Menú principal

Jueves Diciembre 18, 2014

Ricardo María Cañón fue elegido Personero de Bogotá porque no creaba ninguna resistencia. Ésa ha sido su marca a lo largo de su vida política, que ha estado llena de puestos directivos de segundo nivel a donde ha llegado de la mano de políticos tradicionales y donde se ha distinguido por no hacer olas.

En los últimos días, cuando ya la elección había entrado a la recta final y quedaban solo tres candidatos con opciones reales de ganar - los ‘tres K’: Alberto Casas, Carlos Camargo y Ricardo Cañón- el nombre de Cañón surgió como una tercería pues los otros dos tenían la sombra de algunas relaciones que tenían vínculos lejanos con el Cartel de la Contratación o que se veían demasiado cercanos a algún sector (Camargo al Registrador Nacional y Casas a Hipólito Moreno y al saliente personero Rojas Birry).

En cambio, Cañón, un abogado y político liberal bogotano, que tiene fama de ser un hombre serio, estudioso de los asuntos de los que se ocupa y no muy dado a asumir grandes protagonismos, y que además había sido concejal durante el Gobierno de Peñalosa, hizo directamente campaña entre los concejales y se perfiló como alguien que no era ficha de nadie.

Eso no quiere decir que la elección haya sido sencilla. Hubo largas discusiones internas en bancadas como las de La U o la del Partido Verde, pero finalmente Cañón cosechó los 30 votos de la coalición mayoritaria y cuatro del Polo; Progresistas no se retiró de la sesión (ni renunció a cobrar honorarios) sino que votó en blanco; el MIRA votó por Plinio Alarcón, y Juan Carlos Flórez, de ASI, votó por Ángela María Buitrago. De carambola, el Partido Liberal ganó, por lo menos nominalmente: terminó con los dos órganos de control de Bogotá.

Cañón es un candidato de compromiso, que les da tranquilidad a la gran mayoría de los concejales: a unos porque a lo largo de su vida profesional no parece haber tomado ninguna decisión realmente drástica y a otros porque no parece muy comprometido con nadie.

Ésta ha sido la trayectoria de Cañón y las personas que le han ayudado a llegar donde está.

Las barras naranjas corresponden a los períodos en los que Cañón ha tenido cargos públicos. Haga click en ellas para más información.

Octubre de 1986 a octubre de 1988: Subdirector de Servicio Civil Distrital
Contacto: Julio César Sánchez

El primer cargo público de Cañón fue la subdirección del Servicio Civil Distrital a la que llegó en octubre de 1986, durante la alcaldía del político liberal Julio César Sánchez. Su función consistía en manejar la planta de personal del Distrito. Cañón estuvo en ese cargo hasta octubre de 1988, poco después de que Andrés Pastrana llegar a la alcaldía, que ocurrió en junio de 1988, salió de ese puesto.

 

 

Perfiles relacionados: 
Ricardo Cañón Prieto
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Lun, 2012-02-20 17:20

Se lavaron las manos los progresistas, como Pilatos y se eligió un personero al que hay que darle la posibilidad de que haga el trabajo como corresponde. Por que esa maña de descalificar per se?

Sáb, 2012-02-18 22:28

Pues..., del ‘suizo’ asusta que no asuste.

Sugerencia: como a Rodrigo Rivera, que le regalen Testoviron.

Sáb, 2012-02-18 15:35

Esa táctica de no pisar ningún callo funciona, sobre todo aquí en Bogotá. Ese es mi problema que me encanta pisarlos..

Vie, 2012-02-17 18:17

CAÑÓN, un personaje opaco como suelen decir algunos. El finado JUAN DIEGO JARAMILLO, un columnista conservador de sangre azul decía también que la Personería de Bogotá "es una Personería que no asusta a nadie". Lo que sí queda claro es que la Personería del Distrito Capital mueve un monto presupuestal alto, una nómina grande y el Personero tiene la facultad de nombrar 20 personeros locales y una red de personerías delegadas para los distintos asuntos que conciernen a esta entidad del Ministerio Público.
Paradojicamente en el famoso referendo que perdió ÁLVARO URIBE VÉLEZ se propuso la eliminación de las personerías y de las contralorías departamentales. Y de verdad que importando poco lo controversial y controvertido que es el personaje que hizo la propuesta, es lo más conveniente en el momento actual. En las entidades territoriales departamentales las contralorías están perforadas por la corrupción. Igual sucede con las personerías municipales que son meros apéndices de los concejale

Vie, 2012-02-17 16:30

Cualquiera de los posibles candidatos le hubiera caido como anillo al dedo a los Concejales de Bogotá. Ellos no buscan a alguien que de pronto les vaya a pisar las mangueras, sino alguien de bolsillo, manejable y que finalmente haga lo de Rojas Birry, pasar de agache. Hizo bien el movimiento progresistas al votart en Blanco, así nadie los puede acusar de nada.

Añadir nuevo comentario