Por Ana Karietna León Quiroga · 06 de Agosto de 2017

1457

0

En Barrancabermeja la modernización de la refinería es vista como la gallina de los huevos de oro. Por eso, como contó La Silla, desde 2011 todo el municipio se endeudó esperanzado en que recuperaría la inversión rápidamente una vez la refinería se tecnificara y aumentara su rendimiento.

 

Pero como eso no se dio y el precio del petróleo sigue tan bajo, el municipio sigue sumido en una crisis económica y social de la que no se veía mucha salida hasta hace tres semanas cuando el presidente de Ecopetrol, Juan Carlos Echeverry, dijo que la modernización solo sería viable si se empieza a implementar el fracking.

Sus polémicas declaraciones no solo encendieron las alarmas tanto de ambientalistas como sindicalistas y políticos de izquierda, que las calificaron de chantaje, sino que convirtieron la crisis social y económica del puerto petrolero en la llave que podría abrir la puerta a esa controvertida técnica de extracción de crudo que consiste en inyectar a presión millones de litros de agua y químicos  para fracturar rocas en las que está atrapado el crudo, a profundidades de hasta tres kilómetros.

Y es que como el tema de la modernización es tan taquillero en el puerto petrolero que hasta le sirvió al alcalde Darío Echeverri para defenderse de la revocatoria que promovieron en su contra liderando una movilización para exigir el proyecto al gobierno e incluso amenazando con un paro cívico, el hecho de que el debate se haya puesto sobre la mesa a pocos meses de que arranquen las campañas al Congreso y Presidencia, se convirtió en una jugada a varias bandas del Presidente de Ecopetrol.

Por un lado, porque dada la necesidad de la modernización el discurso de varios en el puerto está más del lado de darle luz verde al fracking para la extracción de crudo.

Por ejemplo, el alcalde Darío Echeverri hace tres semanas en un foro de Ecopetrol sobre el fracking dejó ver que lo que le importa es sacar la modernización adelante y que no le molestaría esa técnica de extracción si redunda en empleo para su ciudad.

“Con petróleo convencional o con petróleo no convencional (fracking) pero no vamos a renunciar a la modernización de nuestra refinería”, dijo el alcalde.

Además, en la Unión Sindical Obrera, en el sindicato de trabajadores de Ecopetrol, las opiniones se dividieron respecto al uso de esta técnica y está tomando fuerza la que está a favor, tanto así que desde la corriente del Partido Comunista dentro de la USO, a la que pertenece el presidente César Loza, emitieron un comunicado en el que plantean que se haga una prueba piloto de fracking en Colombia y con base en sus resultados decidir si se hace en todo el país o no. 

A esa posición se suma la del vicepresidente de la USO Edwin Palma Egea, quien es el dirigente más político y mediático, y quien dice que su intención es defender la industria petrolera y en esa medida ahondar en si el fracking puede ser ambientalmente sostenible.

“No tienen la última palabra ni ambientalistas ni extractivistas” le dijo a La Silla Palma. 

Y como tanto la USO, como el alcalde Darío Echeverri han sido aliados de los dirigentes del Polo en la pelea por la modernización, los políticos de ese partido pueden quedar en jaque, y con ello Echeverry le pega a otra banda.

Y es que aunque el diputado Roberto Schmalbach, el candidato al Senado Leonidas Gómez, y el mismo precandidato presidencial Jorge Robledo, quienes van a salir a buscar votos el próximo año, habían capitalizado apoyos poniéndose la camiseta de la modernización, con lo del fracking sobre la mesa, quedan entre irse apoyar esa posibilidad y darle la espalda a la bandera de la protección ambiental, o quedarse en el lado del No a esa técnica pero sacrificando parte de su capital político, y más si en el cabildo abierto que planean hacer sobre la modernización de la refinería en Barranca se deciden por aceptar esta técnica.

Precisamente, la intervención del diputado Schmalbach en el mismo foro de Ecopetrol sobre fracking, dejó sinsabores entre los sectores ambientalistas y dejó ver que también iniciaron los matices

Si bien el diputado dijo que para el país era inconveniente el fracking, lo hizo desde el punto de vista económico y no ambiental (aseguró que ese tema ya había sido analizado por otros panelistas) y dejó una pequeña puerta abierta.

“¿Qué pasa en los lugares en donde ya hay desarrollo de eso (industria petrolera) Verbigracia, en el campo de la Cira Infantas (campo petrolero en Barrancabermeja)? Se debe medir exactamente dónde se ocasiona (daños ambientales) y dónde no se ocasiona y con base en eso se debe determinar la conveniencia de si eso (el fracking) le sirve o no al país” dijo Schmalbach en el foro.

Por el lado de Leonidas Gómez, una fuente de adentro de Dignidad Santandereana, el movimiento que él lidera, le dijo a La Silla que allí también habían matices. Mientras unos, por ser netamente ambientalistas le dicen no rotundo al fracking, hay otros que conciben casos excepcionales.

La Silla le preguntó al senador Jorge Robledo cuál sería su posición si en Barranca le dan vía libre al fracking y aseguró que si ese fuese el escenario “Yo estaría en contra. Mis puntos de vista obedecen a racionamientos  y análisis técnicos, aunque la comunidad lo apruebe”.

Habrá que ver si la gente que lo respalda a él y a sus aliados en la región se mantiene en esa línea durante la campaña o si hay desbandada con la crisis en Barranca tocando la puerta.

Nota de la editora: En la historia original contamos que el año pasado el Alcalde Darío Echeverri había liderado un foro en contra del fracking por información que nos dieron en el proceso de reportería pero que no confirmamos y que resultó no ser cierta. Ya aclaramos ese dato en el artículo. Pedimos disculpas al Alcalde y a los lectores por la imprecisión. 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia