5145

0

Con este comunicado de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, se supo finalmente cuántas serán las zonas y campamentos para que las Farc entreguen las armas.

De las 20 zonas y 7 campamentos que quedaron, 12 son en veredas diferentes a las anunciadas hace apenas 3 semanas. En casi todos los casos, los cambios fueron menores porque se corrió el lugar apenas unos cuantos kilómetros.

Salieron dos zonas: Filipinas en Arauca y Puerto Colombia en Guainía. La última porque quedaba muy cerca a la frontera con Venezuela, que era una de las líneas rojas del Gobierno. Y agregaron un nuevo campamento en la vereda El Carmín de Anorí, Antioquia, por “cuestiones de logística”.

De los 27 puntos, en 19 hay población civil a pesar de que una de las líneas rojas del presidente Santos era que “por ningún motivo en esas zonas podrá haber población civil.”. Aunque en unos casos se trata de casas muy dispersas, en 14 de las 27 hay más de cien habitantes.

En 22 las Farc han hecho presencia tradicionalmente; en 6 hay presencia muy cerca de otros grupos armados como ELN, EPL o bandas criminales; en 10 hay cultivos de coca (en unos casos las fuentes en terreno hablan de dos hectáreas, en otros de aumento de cultivos); y en 3 las fuentes oficiales nos hablaron de minería ilegal.

Otro dato interesante es que algunas de las fuentes oficiales no tienen clara la información. Por ejemplo Luis Francisco Vargas, alcalde de Cartagena del Chairá, se enteró del cambio de vereda por nosotros. Y en Vistahermosa.la secretaria de Gobierno, Daisy Melo, nos dijo que seguían con la misma zona, a pesar de que el comunicado decía que era otra.

Así son, por fin, las zonas de concentración y campamentos de las Farc.

Instrucciones: haga clic sobre las pestañas para ver como es la situación actual de estas veredas

 
 
 
El Carmín (Anorí, Antioquia)

La vereda El Carmín queda a dos horas por carro desde la cabecera municipal de Anorí. Es vecina de municipios como Yarumal, Valdivia y Tarazá. Anorí ha tenido presencia histórica del frente 36 de las Farc. Es un caserío con 25 casas aproximadamente. De acuerdo con datos de Naciones Unidas, Anorí es una de las regiones más contaminadas por mercurio a causa de la minería ilegal. Aparte de las Farc, muy cerca a la vereda hay presencia del Eln y de bandas criminales.

 
Llano Grande Chimiadó (Dabeiba, Antioquia)

No pudimos hablar con fuentes de terreno en Dabeiba, pero según contó Caracol Radio, los servicios públicos son precarios y el acceso es difícil. En la visita de verificación al parecer quedó claro que ninguna vereda cumplía con las condiciones, sin embargo terminó escogiéndose Llanogrande Chimiadó para albergar la zona. La presencia de las Farc ha sido permanente en Dabeiba, un municipio que sufrió largos enfrentamientos entre la guerrilla, los paramilitares y el ejército.

 
Santa Lucía (Ituango, Antioquia)

Hernán Darío Álvarez, alcalde de Ituango, le contó a La Silla que Santa Lucía es una vereda con 252 habitantes y 26 casas, ubicada a dos horas del casco urbano de Ituango. La vía de acceso no está en las mejores condiciones, por lo que se prepara una intervención por parte de los ingenieros militares, y aunque no hay policía, sí hay una brigada movil, que está haciendo capacitaciones de seguridad para la llegada de los guerrilleros. El ICBF tiene presencia en una vereda cercana y algunas personas están afiliadas a Familias en Acción. Santa Lucía "siempre ha estado bajo el control de las Farc, por alrededor de 20 años", lo que hace sencillo el desplazamiento. La zona quedará ubicada a 800 mts de la población civil.

 
Carrizal (Remedios, Antioquia)

La alcaldesa Lucía del Socorro Carvajal le dijo a La Silla que la zona quedará a dos kilómetros de la zona poblada de la vereda Carrizal, que queda a seis horas por carro de la cabecera municipal, tiene unos 500 habitantes y hacen presencia las Farc y el Eln. En Carrizal no hay ni jueces, estación de policía, conexión a internet ni agua potable, y la luz se va a cada rato.

 
Vegáez, Vereda Vidrí (Vigía del Fuerte, Antioquia)

La personera Mirna Chaverra Robledo le dijo a la Silla que la zona se encuentra ubicada en el corregimiento de Vegaez, en la vereda Vidrí, a la cual se accede a traves del río Arquía, luego de un trayecto de 5 a 6 horas en una lancha rapida. El corregimiento no tiene Estación de policía y la más cercana está en el Chocó, en el corregimiento de Tagachí, municipio de Quibdó. El desplazamiento desde Tagachí debe hacerse a través de la margen derecha del rió Atrato bajando, para luego entrar en el rió Arquía. El trayecto tiene una duración aproximada de 4 horas en bote. En el municipio de Vigía del Fuerte hay un juez promiscuo, la registraduría municipal, una estación de policía y tropas de la Armada. La condiciones básicas en Vegaez y específicamente en la vereda Vidrí son limitadas. No tienen luz ni agua. El río es la fuente de abastecimiento. En la zona hay aproximadamente 85 familias, quienes son beneficiarios de programas estatales como Familias en acción, Red Unidos e ICBF. Tambien le dijo la personera a la Silla, que en la zona existen cultivos ilicitos y minería ilegal, que no podría atribuir a un único actor armado ilegal, por que hay presencia del Eln y Bacrim (Clan del Golfo).

 
Bocas del Ele (Arauquita, Arauca)

En Bocas del Ele no hay cultivos ilícitos ni minería ilegal, pero sí población civil. Viven 80 familias en una vereda que no tiene ni acueducto, ni señal de internet. Solo hay luz. Tampoco queda cerca a una frontera. Tradicionalmente ha operado el frente décimo de las Farc.

 
La Esperanza (Cartagena del Chairá, Caquetá)

Para llegar a la vereda La Esperanza desde el casco urbano de Cartagena del Chairá, primero hay que tomar una lancha por cinco minutos por el río Caguán y luego media hora en carro. El alcalde del municipio, Luis Francisco Vargas, no sabía que le habían cambiado la zona y se enteró por La Silla que ya no era Las Marimbas, a pesar de que el anuncio sobre las nuevas zonas se conoció hace varios días. Nos dijo que La Esperanza queda más "adentro" que Marimbas, que tiene unas 40 fincas dispersas, no hay luz, agua ni teléfono y hay cultivos de coca, aunque según él, solo en dos fincas. El frente 14 de las Farc ha hecho presencia desde siempre allí y asegura que fuera de ellos, no hay otros actores armados.

 
El Carmen (La Montañita, Caquetá)

La vereda El Carmen tiene aproximadamente 30 viviendas separadas por varias hectáreas. Una fuente en terreno le dijo a La Silla que la gente se gana la vida con el cultivo de coca allí. No hay minería ilegal, tampoco presencia de otros actores armados (las Auc hizo presencia entre 2000 y 2002) fuera de las Farc. "La única presencia del Estado es la del profesor de la escuelita, si eso se puede llamar Estado", nos dijo la fuente. El Gobierno ya estuvo hace una semanas mirando el terreno y en la vereda se dice que demarcaron ya diez hectáreas donde quedaría la zona.

 
Miravalle (San Vicente del Caguán, Caquetá)

No pudimos hablar con fuentes en la zona a pesar de buscar insistentemente al alcalde. Miravalle es una de las 287 veredas de San Vicente del Caguán, ubicada en la jurisdicción de la inspección de policía de Guayabal, una de las 14 que compone dicho municipio. La vereda ha estado bajo el control de las Farc, siendo punto estratégico donde el Ejército ha asestado varios golpes a esa guerrilla, como la destrucción de laboratorios de coca y la incautación de explosivos. En 2015 el Ejército encontró oculto un depósito clandestino de explosivos, 25 kilos tipo anfo y radios de comunicación.

 
Robles (Buenos Aires, Cauca)

La vereda el Robles, queda ubicada en el Coregimiento de Ceral, a 20 minutos en carro desde el corregimiento, antes de la entrada al naya, cuenta con aproximadamente 50 habitantes, ubicados de manera dispersa. Franklin Ramirez Peña, Ex personero de Buenos Aires le dijo a la silla que la vereda cuenta con servicio de energía, abastecimiento de agua comunitaria, y servicio de telefonía compartel. En la cabecera municipal hay presencia del Banco Agrario, un juazgado promiscuo, la Registraduría y la ESE Norte 1 en la que se prestan los servicios de salud. La subestación de policia mas cercana se encuentra ubicada en el corregimiento de la timba. Los programas estatales en la zona son Red Unidos, Familias en Acción y algunas acciones del ICBF. En el municipio, mas hacia al corregimiento de San Ignacio, algunos lideres comunitarios han manifestado ver la presencia del Eln y en los alrededores de Palo Blanco tambien se han evidenciado la presencia de Bacrim. Las Farc han estado en la zona tradicionalmente en donde tiene control de cultivos ilicitos y minería ilegal.

 
Los Monos (Caldono, Cauca)

Los Monos es una vereda que queda dentro del resguardo indígena de los Nasa, en Pueblo Nuevo. Según le contó a La Silla Alcibiades Escué, de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, Acin, los seis cabildos de ese resguardo tomaron la decisión de ofrecer voluntariamente su territorio "como gesto del fin del conflicto" para que haya una zona de concentración allí. De acuerdo con Escué, dentro del resguardo viven aproximadamente siete mil indígenas. Nos contó que no hay registro de cultivos ilícitos y que aunque sí había minería ilegal, "la comunidad expulsó a los civiles que se metieron a hacerla hace varios meses". Los Monos queda a unos cuarenta minutos de Caldono por carro.

 
La Cominera (Corinto, Cauca)

En La Cominera no hay presencia de policía pero si del Batallón de Alta Montaña #8. Cuentan con energía eléctrica y acueducto interveredal pero la señal del celular no es buena. Son alrededor de 300 personas las que habitan allí, una vereda que queda a 40 minutos de la cabecera municipal de Corinto. Las Farc ha tenido control de la zona "desde hace cincuenta años", nos dijo un funcionario de gobierno. Hay cultivos ilícitos y aún no está definido el punto exacto donde quedará lel campamento, por lo que no es claro si habrá cerca población civil.

 
Los Encantos (La Paz, Cesar)

En Los Encantos se va la luz a cada rato en las cincuenta casitas que tiene la vereda. No hay médicos ni policías y 87 niños estudian en una escuelita de dos aulas, mientras sus cuatro profesores foráneos se hospedan en lo que alguna vez fue un puesto de salud. El frente 41 de las Farc ha hecho presencia tradicionalmente ahí y también han hecho presencia los paramilitares. No tiene cultivos ilícitos ni minería ilegal y queda a dos días a pie de la frontera con Venezuela. Otra cosa que preocupa en esta zona es que a cuatro kilómetros está la comunidad indígena Yukpa, que se opone a que las Farc se desarmen allí porque reclaman la zona de la serranía del Perijá como su territorio ancestral.

 
Brisas (Riosucio, Chocó)

La vereda Brisas hace parte del Municipio de Carmen del Darien. Se encuentra en limites con la vereda La Florida del municipio de Riosucio. En esta area habitan aproximadamente 300 familias y es un punto de conexión entre el Río Atrato y la región del Urabá Antioqueño. No cuentan con servicios de energía ni agua potable. En la zona no existen cultivos ilicitos y minería ilegal. Las Farc tuvieron presencia hasta el 2000 cuando incursionaron los paramilitares, que aun permanecen en el territorio como Bacrim.

 
El Gallo (Tierralta, Córdoba)

La guerra ha visitado Tierralta con todos sus vestidos y formas, incluyendo en este momento el azote al mismo tiempo de la banda criminal de Los Úsuga y de las Farc que, según habitantes y autoridades y como contó La Silla http://lasillavacia.com/historia/tierralta-donde-la-paz-se-encuentra-con..., han tenido una suerte de alianza para el narcotráfico justo en el área en la que se hará la concentración guerrillera. El Gallo pertenece al corregimiento de Crucito. Tiene 31 casas y 152 habitantes. Para llegar hay que tomar un transporte terrestre más o menos una hora hasta el puerto de Frasquillo, en la represa de Urrá. Desde ahí una canoa o “Johnson” otra hora hasta la cola del embalse, a pocos kilómetros del parque nacional natural Paramillo. La mayor autoridad allí ha sido el frente 58 de las Farc. La mayoría de sus habitantes viven del cultivo de coca.

 
Los Pondores (Fonseca, Guajira)

En este caserio se viola una de las líneas rojas del Gobierno porque hay población civil muy cerca de donde quedaría la zona. La Silla fue hasta allá la semana pasada y encontró que hay 20 casitas en las que se estima que viven unas quince familias que, en todo caso, tendrían que ser reubicadas. Es una zona agrícola en la que se cultiva yuca, plátano, pero no coca y tampoco hay minería ilegal. Lo que sí ha tenido desde hace veinte años es un desfile de actores armados: desde los paras, hasta las Farc.

 
Las Charras (San José del Guaviare, Guaviare)

Las Charras queda a 105 kilómetros de San José. Es un caserío de 25 familias y según le contó a La Silla el alcalde de San José, Efraín Rivera, ya se hizo la delimitación. Las familias viven de la hoja de coca, en parte porque no hay vías de acceso para llevar y traer otros productos y porque las Farc ha tenido presencia histórica en la zona. Aunque los paramilitares alcanzaron a llegar a la región, esa guerra la ganó las Farc sacándolos de ahí. No hay minería ilegal y tampoco cuentan con servicios básicos.

 
La Colina. El retorno (La Macarena, Meta)

No pudimos hablar con fuentes en terreno. Lo que sí nos confirmó la fuente con la que hablamos para recoger información de Yarí, es que en la región donde queda la vereda El Retorno hay presencia del Frente 1 de las Farc, que fue el que se declaró disidente al proceso de paz.

 
Yarí (La Macarena, Meta)

El Yarí es un caserío de la vereda Playa Rica, a cuatro horas de la Macarena. Como nos contaba una persona que vive allá y pidió no ser citada, en esa región se han multiplicado los cultivos de coca al punto de que no se ha podido hacer el programa de guardabosques y algunas familias incluso se han negado a sustiuir sus cultivos. Vivir ahí, como nos decía la fuente, es como estar en una zona de frontera porque es un punto de litigio entre Caquetá y Meta. Viven entre 20 y 30 familias. En la zona hay presencia de la Brigada móvil 3 y 9 del Ejército. Según la fuente con la que hablamos, hace pocos días también llegó a la región 38 polícias de la Unipep, la Unidad para la Ediciación de la Paz que creó la Policía desde abril. "Me llamó la atención que son tipos muy jovenes y ellos son los que van a hacer el anillo de seguridad de la zona", nos dijo.

 
La Guajira (Mesetas, Meta)

El Alcalde encargado de Mesetas, Alexander Muñoz, le dijo a La Silla que la zona de concentración sigue siendo en la vereda Buenavista, y que en La Guajira funcionarán "las oficinas de reclamos de la comisión de verificación". En Buenavista tienen energía eléctrica y agua potable, pero las vías están en muy mal estado, lo que dificulta ir desde el casco urbano hasta allá. Otro funcionario de Gobierno nos dijo que después del despeje hubo presencia paramilitar, pero que ahora solo existe control de las Farc, que ha tenido presencia desde que se recuerda. La erradicación en esta zona fue efectiva, pues ya no hay cultivos ilícitos, y las extorsiones se acabaron también. La economía es fundamentalmente ganadera en la región. Muñoz nos dijo que La Guajira queda a una hora por carro de Mesetas.

 
La Reforma (Vistahermosa, Meta)

La secretaria de Gobierno de la alcaldía de Vistahermosa, Daisy Milagros Melo, le dijo a La Silla que La Reforma es una vereda a tres horas largas del casco urbano, pero que allá creen que la zona es La Cooperativa, como inicialmente habíamos contado. "Todos los eventos y visitas del Gobierno han sido ahí y no en La Reforma", nos contó. La Cooperativa es una vereda ubicada a cuatro horas del casco urbano (acaban de arreglar la carretera). No hay luz, ni agua ni teléfono. La subestación de Policía más cercana está en Piñalito. En La Cooperativa hay 300 familias, según supimos, que sí tienen acceso a programas del Gobierno como Familias en Acción, Red Unidos e Icbf. Tiene comisaria de familia y un juez. No hay minería ilegal, ni cultivos ilícitos, aunque estos últimos si están relativamente cerca. Las nuevas tropas del Ejército y Policía que van a hacer el anillo de seguridad ya llegaron a la zona.

 
Alto La Paloma (Policarpa, Nariño)

La zona de concentración, según le contó a La Silla la alcaldesa de Policarpa, Claudia Cabrera, quedará en el corregimiento el Madrigal, en la vereda Betania, en el alto de la Paloma. Para ir de Policarpa al corregimiento son dos horas de camino. No hay minería ilegal ni cultivos ilícitos en el La Paloma, aunque sí hay cerca. Tradicionalmente ha hecho presencia el frente 29 de las Farc.

 
La Variante (Tumaco, Nariño)

La Variante, como nos confirmó una fuente en terreno, es una vereda al pie deuna carretera y pertenece a la misma región donde quedaba la zona inicialmente dicha, que era La Playa. Ésta última queda a diez minutos de La Variante, así que la ubicación de la zona no cambió significativamente. La Playa tiene fluido eléctrico parcial (16 horas diarias), no tiene a agua potable, ni servicios de comunicación (Telefonía e Internet). En la vereda no hay cultivos ilicitos, pero en las veredas aledañas si se registran algunos. Es una región con presencia de las Farc.

 
Caño Indio (Tibú, Norte de Santander)

Caño Indio es puro monte, pero tiene 53 familias que viven en casas de palo. Los cultivos ilícitos no están en todas partes ni copan todo el paisaje, pero sí hay y sus habitantes viven de eso. Queda a hora y media de la frontera con Venezuela y las Farc ha mandado desde hace años allí, aunque también tuvo presencia fuerte de paramilitares entre 1999 y 2004.

 
La Pradera (Puerto Asis, Putumayo)

La Silla no pudo hablar con fuentes en terreno, pero supimos que La Pradera hace parte del corredor petrolero Puerto Vega - Teteyé en la que operan 3 empresas, entre ellas Ecopetrol. En el municipio de Puerto Asís hay registradas 35000 víctimas por lo que el Estado ha llegado allí con programas de tierras para beneficiar a alrededor de 480 familias. En el casco urbano hay Familias en Acción. El control tradicional de la zona ha estado en manos del Frente 48 de las Farc quienes, pese a no ejercer minería ilegal, han hecho afectaciones ambientales mediante derrames de crudo en fuentes hídricas como el Río Cohembí. Teteyé, que hace parte del corredor, es zona fronteriza con Ecuador y en la zona hay presencia de cultivos ilícitos, lo que ha hecho de Puerto Asis el segundo productor nacional de coca después de Tumaco.

 
El Jordán (Planadas, Tolima)

Inicialmente la vereda en la que se concentrarían las Farc era San Miguel, pero en el último comunicado de la oficina del Alto Comisionado la cambieron por El Jordán. Según el alcalde de Planadas, José Funor Dussan, El Jordán queda a 45 minutos por carro del casco urbano y es una vereda con 67 casas (según el censo de la Fundación Yapawayra hay 150 hombres y 124 mujeres). Tiene junta de acción comunal legalmente constituida. Hay agua (a veces llega mal) y luz, pero no servicios de internet ni teléfono fijo.

 
Guanacas (Villarrica, Tolima)

El concejal Jorge Gutiérrez le contó a La Silla aunque ya el Gobierno había visitado dos veces con funcionarios de la ONU a la vereda La Colonia, cambió por la vereda Guanacas, donde él tiene casa. Nos contó que queda a cuarenta minutos del casco urbano de Villarrica. No tiene estación de Policía, pero sí hacen rondas una vez a la semana en la zona. Según él, la vereda tiene unas 60 casas y aunque tienen todos los servicios, no les llegan bien. "La luz se nos va bastante, el agua ni hablar porque ni a Villarrica le llega bien." No tiene cultivos ilícitos ni minería ilegal. Históricamente hacía presencia el frente 25, pero desde 2014 no se volvió a sentir en la región.

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia