Por LaSillaVacia.com · 20 de Febrero de 2017

1055

0

Con la caída en diciembre pasado del contralor de Santa Marta Wilfrido Gutiérrez Ospino, el grupo político del alcalde Rafael Martínez se quedó temporalmente sin un aliado en la Contraloría Distrital. Sin embargo, con la nueva elección que se avecina, Martínez gana con cara o sello porque los tres aspirantes que siguen en la pelea han tenido algún vaso comunicante con su jefe político, el exalcalde Carlos Caicedo.

Resulta que el Consejo de Estado tumbó al contralor de Santa Marta el 7 de diciembre porque encontró que Gutiérrez Ospino ocupaba un cargo directivo en la Universidad del Magdalena cuando fue elegido, lo que lo inhabilitaba. Esto porque la Unimag es una institución del orden departamental y en la Constitución está escrito que quien haya ocupado un cargo distrital, municipal o departamental un año antes de la elección no podrá ser nombrado contralor.

 

El anulado contralor, quien es amigo de Caicedo desde cuando ambos trabajaban en la Unimag, salió de la Contraloría el 18 de enero y en su reemplazo está la funcionaria Viviana Támara Coyante. Hasta antes del encargo, ella era la jefe de responsabilidad fiscal de la Contraloría.

Dos meses y medio después del fallo del Consejo de Estado, los concejales de Santa Marta siguen sin escoger al contralor en propiedad porque la corporación está de vacaciones y el alcalde Martínez no ha convocado a extras. De hecho, no las convocará y la elección se hará en el periodo ordinario, que comienza el 1 de marzo, le dijo el mismo Martínez a La Silla.

El mandatario y Caicedo no tienen mucho de qué preocuparse porque los tres que hacen parte de la lista de elegibles, de la que el Consejo de Estado ordenó escoger contralor, son cercanos a ellos. Se trata de Ana María Medina Romero, Miguel Alberto Tejeda Meza y Edilson Miguel Palacio Castañeda.

Ana Medina es amiga desde hace tiempo del exalcalde Caicedo y la exprimera dama distrital Elisa Villarroel, y el año pasado trabajó con el contratista que se ganó la alimentación escolar. Según medios locales, aunque ella no figuraba en los contratos, los operarios de las dos empresas que conformaron la Unión Temporal Nutrir Caribe sí la reconocieron como la jefe de operaciones de dicho proceso.

El segundo que tiene vasos comunicantes con el caicedismo es Miguel Tejeda. Estos se dan vía los dos contratos que obtuvo el año pasado en la Contraloría Distrital para ser asesor jurídico del saliente contralor Wilfrido Gutiérrez Ospino.

Además, desde que en diciembre de 2015 el Concejo publicó la lista de elegibles al cargo de Contralor, en Santa Marta lo reconocieron como otro candidato con el que el grupo político del exalcalde le apostaba a la Contraloría. Especialmente, por ser miembro del movimiento político del concejal de Cambio Radical Carlos Pinedo Cuello, aliado del caicedismo.

El tercer aspirante a contralor es Edilson Palacio, quien fue jefe de control interno y catedrático de la Universidad del Magdalena cuando Carlos Caicedo era el rector. Volvió a trabajar con Caicedo en la Alcaldía como jefe de la oficina jurídica y director de la Casa de Justicia de Santa Marta. De hecho, antes de ocupar esos puestos había sido uno de los aspirantes a la Contraloría para el periodo 2012 - 2015 y era visto como el candidato del entonces alcalde Caicedo.

Un concejal samario le dijo a La Silla que la elección del nuevo contralor no estará fácil porque dos de los aspirantes (Tejeda y Medina) podrían estar inhabilitados por los contratos que recibieron el año pasado, y porque entre sus colegas hay temor por una posible investigación de la Procuraduría, tal como les ocurrió a los concejales de Valledupar con la elección del contralor de esa capital.

La próxima semana se sabrá quién será el elegido para garantizarles al alcalde samario y a su jefe político, nuevamente, una Contraloría amiga.

Las historias más vistas en La Silla Vacia