Publicidad
Publicidad

Menú principal

Jueves Diciembre 18, 2014
Los ex alcaldes llegaron a un acuerdo y aceptaron la propuesta de los antiguos directivos de Opción Centro de irse con una lista abierta al Senado.

 

Después de un tira y afloje que tiene en veremos el futuro del Partido Verde hace varias semanas, los antiguos dirigentes del partido Opción Centro y los ex-alcaldes Antanas Mockus, Enrique Peñalosa y Lucho Garzón finalmente se pusieron de acuerdo en sus listas para el Congreso. Sin embargo, aún no las anuncian oficialmente, pues siguen esperando la decisión de la Corte que definirá si Gilma Jiménez podrá encabezar la lista al Senado.

La concejala, conocida por organizar el referendo para imponer cadena perpetua a los violadores de niños, está pendiente del fallo de la Corte Constitucional sobre un artículo de la Reforma Política que inhabilita a concejales que no hayan renunciado con seis meses de antemano para buscar una curul en el Congreso.

 

 

 

 

Gilma Jiménez demandó el artículo de la Reforma Política que obligaba a los concejales a renunciar seis meses antes de las elecciones si querían saltar al Congreso

A pesar de haber estado en la orden del día de la Corte ayer, aún no hay una decisión definitiva, y los Verdes siguen en ascuas.

Desde el principio, el proceso de armar las listas del Partido Verde se ha caracterizado por el desorden y la discordia. El debate sobre si las listas serían cerradas o abiertas y quién debería componerlas casi desgarra el partido (ver artículo) . Y cuando finalmente se estaban tomando decisiones, la incertidumbre sobre el fallo de la Corte los tiene aplazando el lanzamiento oficial de sus listas una vez tras otra.

En la página web del partido se publicó que la decisión se tomaría el martes pasado pero, esperando que la Corte anunciara su fallo el jueves, el anuncio de las listas se aplazó para el lunes 18. Y ahora, tampoco saldrá el lunes pues la sala plena no se reúne sino hasta el próximo martes. Es posible que el lanzamiento se haga el próximo miércoles, dice la jefe de prensa del partido, quien asegura que fueron consideraciones logísticas las que los llevaron a aplazarlo.

Si no se hace antes de ese día, tendrán que esperar hasta la siguiente semana, pues Antanas Mockus estará en Estados Unidos a partir del jueves 21.

Mientras tanto, la incapacidad del partido de tomar decisiones eficaz y consistentemente le está haciendo daño a un movimiento que busca renovar la política en el país.

 

 

 

 

Cámara cerrada, Senado abierto

Para no tener que abandonar el partido tras la crisis de fin de año, los ex alcaldes acordaron con los antiguos directivos de Opción Centro que irían con una lista abierta al Senado y con una lista cerrada a la cámara por Bogotá.

Los ex alcaldes cedieron y como lo quería la vieja dirigencia del partido, la lista para el Senado será una lista abierta.

Los de Opción Centro tienen candidatos con una fuerte presencia en las regiones y un apoyo político bien establecido como el ex-gobernador de Boyacá Jorge Londoño y temían que su gente no obtuviera ninguna curul si se iban con una lista cerrada, así la liderara una figura tan carismática como Lucho Garzón. Al fin y al cabo, ellos tienen la maquinaria y los recursos de los que carecen los alcades para recoger suficientes votos.

Y en todo caso, para que todo el partido político tenga futuro, conserve su personería jurídica y evite la suerte que corrió el movimiento Peñalosista Por el País que Soñamos en las elecciones del 2006, es indispensable que en las elecciones legislativas los Verdes superen el umbral y obtengan por lo menos el 2% de los votos válidos. Ese fue uno de los argumentos que inclinó la balanza hacia la lista abierta.

En esa misma lista se encuentran candidatos que representan los intereses políticos de los ex alcaldes. De primera, si la Corte se lo permite, figurará Gilma Jiménez, muy cercana a Peñalosa. En segundo y tercer lugar estarán el empresario John Sudarsky, por Mockus, y el actor Nicolás Montero. De quinto va el ex constituyente Jaime Villa, por Lucho Garzón y finalmente la ex alcaldesa de la Calle en Cartagena Mercedes Maturana. Pero lo cierto, es que salvo Jiménez, es improbable que los otros logren llegar al Capitolio.

A cambio de esa concesión, los ex alcaldes lograron una lista cerrada para la Cámara por Bogotá. La lista cerrada permite un sistema único de financiación, y genera más reconocimiento por el partido que por los candidatos individuales y es coherente con la verdadera aspiración de Mockus, Peñalosa y Lucho que es construir un partido fuerte a largo plazo. En este caso buscarán apoyarse en la popularidad de los ex alcaldes en la capital.

Los primeros puestos de la lista quedaron reservados para la gente de los trillizos: en primer lugar, quedó Alfonso Prada, aliado de Peñalosa y ex-concejal de Bogotá; de segunda quedó Angela María Robledo, decana de la facultad de Psicología de la Universidad Javeriana y muy cercana a Mockus; en tercer lugar, quedó Angélica Lozano, ex-alcaldesa de Chapinero por el Polo y líder del movimiento LGBT. Solo el cuarto lugar quedó reservado para la antigua dirigencia del partido: el puesto le tocó a Daniel García, actual secretario general y fundador de Opción Centro.

 

 

 

 

La carrera de tortugas por la presidencia

Por otro lado, la carrera por la Presidencia ha estado marcada por la falta aparente de entusiasmo.

Lucho sólo se metió al ruedo presidencial cuando se decidió que la lista del Senado no sería cerrada y que por lo tanto, le tocaba pelearse los votos con gente con fortines políticos como el ex gobernador de Boyacá. En todo caso, a Lucho siempre le ha emocionado más la Presidencia y los ex alcaldes pensaron que serían más fuertes sacando un frente unido para el ejecutivo. Mockus se la ha pasado más tiempo por fuera del país dando charlas que organizando la casa por dentro; y Peñalosa parece más interesado en volver a la alcaldía de Bogotá.

La retórica se ha centrado en que la campaña sea, como lo describió la candidata a la Cámara Angélica Lozano, “un ejercicio de pedagogía política”. Los candidatos dicen querer enfatizar la competencia limpia, y empezarán a recorrer el país juntos a partir del lunes de la semana entrante (por lo menos hasta que Mockus vuelva a salir del país el jueves).

Lo que buscan realmente los tres alcaldes es consolidar su propio peso político en el país. Si se hubieran unido a Sergio Fajardo, como parecía probable cuando las peleas entre los Verdes estaban en su peor momento, tendrían que limitarse a seguir su iniciativa. Por el contrario, al tener su propio partido, podrán darse a conocer mejor nacionalmente, hablar sobre los grandes temas del país frente a la televisión y entrar con fuerza a las elecciones de alcaldes y gobernadores del 2011. Existe el rumor de que los Verdes le tienen puesto el ojo a la vice presidencia con Rafael Pardo. La Silla Vacía confirmó con la campaña de Pardo y con los Verdes, y ambos dijeron que no han habido acercamientos en ese sentido y el Partido Verde niega oficialmente que los ex alcaldes hayan discutido esa posibilidad.

Hasta ahora, parece que le están apostando a la enseñanza de la liebre y la tortuga.

 

 

 

 

 

 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Lun, 2010-01-18 10:25

Creo que los intereses personales de estos señores del partido Verde tanto de los trillizos como de la antigua dirigencia esta causando un efecto negativo a tan importante proyecto..... porquepara nadie es un secreto que cntar en el congreso con todaos estos señores....será una ganacia para el pais......

Espèremos que pronto se decidan a contruir.... esperamos que se decidan a apoyar a Fajardo... que dejen sus celos y se unan al cambio que esperamos en la policia nacional

Vie, 2010-01-15 17:38

Demasiada desorganización entre las propuestas para la constitución de las listas del Partido Verde; esto los termina perjudicando.

Vie, 2010-01-15 17:09

Peñalosa y Mockus no aprenden de la mala experiencia de presentar listas cerradas en las elecciones al Congreso. Hace cuatro años los Visionarios se quedaron sin candidatos electos y PEPQS consiguió sólo un par de representantes. Parece que por tercos se les va a repetir la misma historia este año.

Vie, 2010-01-15 16:55

Está claro que desarrollar un partido desde un núcleo requiere de tiempo. Las respuestas tardan y puede suceder que parte de la expectativa se evapore. La conformación de las listas muestra cuatro grupos des-unidos bajo un partido, pero ya se andará el camino. Con seguridad algunos (apuesto a Mockus y Lucho) se desprenderán más fácil de sus anteriores identidades y organizaciones.

De otra parte, las posibles alianzas son improbables. Mientras que el partido verde se opone a la reelección, Fajardo no se pronuncia (para nada, excepto para decir que el candidato debe ser él y sólo él... sin posibilidad de negociación); por otro lado, está claro que la viceprecidencia no significa ningún poder, así que siempre se tratará de personas con imagen y poco interés en el poder.

Fajardo tiene el mismo comportamiento del Uribe pre candidato presidencial: no se deja identificar y no se sabe que pretende. Ante la duda, abstente.

Añadir nuevo comentario
¿Tiene más información sobre lo que publicamos o nueva información que deba salir en este espacio?Cuéntenos lo que sabe