Domingo Abril 20, 2014

Menú principal

Campaña para elección de alcalde en Magangué: ¿un anticipo de lo que pasará en el 2010?

Hernando Padauí, candidato de Cambio Radical, denunció que hombres de la campaña del candidato Arcesio Pérez están presionando a los electores para que voten por él. 

De la política en Magangué sólo han quedado desilusiones, fraudes y pobreza. Las elecciones atípicas de alcalde del próximo 5 de julio prometen no ser la excepción. “Dile a tu candidato que mi novia tiene una funeraria por si necesitan cajones y servicios fúnebres para algunos de sus líderes”. Con estas palabras, Gabriel Tejeda amenazó a un líder de la campaña de Marcelo Torres, candidato a la alcaldía de Magangué, según la denuncia interpuesta por Torres ante las autoridades. Gabriel Tejeda es abogado y trabaja en la campaña de Arcesio Pérez, candidato de Apertura Liberal.

Las noticias de presiones al elector por parte del equipo de campaña del candidato de Apertura Liberal son el pan de cada día en periódicos locales como Magangué Hoy, Magangué Online y La Voz del Pueblo. Hernando Padaui, candidato a la alcaldía por Cambio Radical, también denunció que grupos armados presionan a los líderes en veredas y corregimientos para que voten por Arsecio Pérez.

El senador Gustavo Petro dijo que habitantes de Magangué informaron que Enilce López, la empresaria del chance, más conocida como 'la Gata', que estuvo en la cárcel por lavado de activos, lleva 15 días haciendo campaña por el candidato Arsecio Pérez.

Ella niega esta versión, pero en Magangué todo el mundo identifica a Arcesio Pérez con la casa de Enilce López y de su hijo Jorge Luis Alfonso López. Pérez dijo a La Silla Vacía que lo apoya Apertura Liberal y que la familia Alfonso López hace parte de este Partido. Apertura Liberal, un partido fundado en 1993, se ha convertido en el receptor de candidatos que han sido expulsados de otros partidos por vínculos con parapolítica como Jorge Luis Caballero, cuando fue sacado de Cambio Radical. También avaló en el 2002 a Zulema Jattin, hoy investigada por parapolítica, y al mismo Jorge Luis Alfonso López, hijo de Enilce López, quien ha dicho en público que Arcesio dará continuidad a la labor que inició cuando fue alcalde en 2003.

El paso de Jorge Luis Alfonso López por la Alcaldía de Magangué no fue afortunado. Ganó con denuncias de fraude y transhumancia electoral. El 10 de julio de 2006, la Fiscalía General le dictó medida de aseguramiento por lavado de activos y el desvío de siete mil millones de pesos del sistema de salud a empresas de él y de su mamá. El CTI intentó capturarlo pero logró huir y estuvo prófugo de la justicia por varios meses. La Procuraduría lo destituyó y lo inhabilitó por 10 años para ejercer cargos públicos. Pero gracias a una apelación, pudo terminar su período de Gobierno. Fue acusado de violar a una menor de edad pero los jueces lo declararon inocente porque consideraron que la niña era una mitómana. Cuando terminó su mandato sacó de la Alcaldía computadores, cuadros, teléfonos, sillas y escritorios. Dejó el edificio vacío y el periodista que registró el saqueo fue amenazado de muerte.

Arcesio Pérez fue el más fiel aliado de Alfonso López. Fue concejal de Magangué en dos ocasiones y es la segunda vez que aspira a la Alcaldía. “Colombia es un Estado de Derecho y si hay cinco candidatos conmigo aspirando a la Alcaldía es porque hay libertad para ser elegido. Si alguien se siente constreñido que denuncie”, dijo Pérez a La Silla Vacía y agregó que Magangué siempre ha estado en manos de las mismas familias que ahora no soportan que el hijo de un campesino, sin apellido conocido ni clan, aspire a ser alcalde. También defiendió la gestión de Jorge Luis Alfonso López: "Alcanzó logros importantes en la salud a pesar de la persecución de la que fue víctima”.

Con este panorama, no es fácil anticipar que pasará en Magangué, en dónde se concentran ahora muchos ojos. Las elecciones atípicas de este municipio serán un buen test para saber si las capturas por parapolítica ayudan a desmontar las mafias, y en particular, si el arresto de la 'Gata' debilitó su imperio.
 

 

Estos son los tres candidatos que se disputan la alcaldía de Magangué: Marcelo Torres del Polo Democrático, Hernando Padauí de Cambio Radical  y Arcesio Pérez de Apertura Liberal.

Los que compiten

Tres nombres suenan como los más opcionados: Hernando Padaui, de Cambio Radical, Arcesio Pérez, de Apertura Liberal, y Marcelo Torres, del Polo Democrático.

El candidato del Polo tiene el apoyo del sector mayoritario de Cambio Radical, Convergencia Ciudadana, Partido Conservador y del movimiento del ex alcalde Anuar Arana Gechem, a quien el Consejo de Estado le anuló la elección este año por haber contratado con el Estado un año antes de ser elegido.

 

 

Torres fundó el Movimiento Obrero Independiente Revolucionario MOIR, se ausentó por 30 años de Magangué y en 2007 regresó, fue candidato y ahora vuelve a aspirar. Padauí, que ya fue alcalde una vez en 1998, no la tiene fácil pues el ex alcalde Anuar Arana que siempre fue de su casa política, decidió irse con Torres, que aunque en las elecciones pasadas solo obtuvo 5 mil votos tiene más chance de ser elegido que Padauí que ha estado ausente de la política local durante una década.

Ninguno de los candidatos está tranquilo y la campaña se hace en medio de la tensión de las amenazas. Según Marcelo Torres, otra de las modalidades usadas para presionar al elector son los pagadiarios."Muchos habitantes de Magangué están endeudados con amigos de Arcesio y se les pide que consigan votos a cambio de no volverles a cobrar la deuda". Las alertas de fraude, delito común en Magangué, están sobre la mesa. Fabián Hernández, miembro de la Misión de Observación Electoral en Colombia dijo que la MOE estará atenta a estas elecciones.

El senador Juan Manuel Galán visitó la zona, habló con los habitantes de los corregimientos y supo de primera mano que hay proselitismo armado. Galán inició los trámites para enviar una Misión de Observación Electoral de la OEA. Galán explicó que aunque la Cancillería puso trabas para envíar la solicitud a la OEA, la misión irá a Magangué. 

Magangué es un puerto con ubicación estratégica, colinda con el sur de los departamentos de Magdalena y Sucre y sin embargo, es un pueblo olvidado. Si acaso se le nombra cuando hay tragedias o elecciones. El 95% de sus habitantes están en situación de pobreza o miseria. La guerrilla y los paramilitares se han disputado el poder político con secuestros, amenazas y asesinatos. El próximo alcalde solo gobernará 2 años y medio, pero con esta elección, Magangué se juega no solo el destino de sus recursos sino la continuidad o ruptura de la filtración mafiosa en la política.

 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2009-07-01 00:43

Para pensar "En política todo se vale"
Cambio Radical, Convergencia Ciudadana y Conservadores, apoyando un candidato de su opositor ideológico, el Polo Democrático...

Mié, 2009-07-01 00:37

Les faltó un dato de Luis Alfonso López: estuvo al frente de una convivir...
Que tal? si éstas elecciones no fueran atípicas... Yo me temo que ésta historia pasaría inadvertida y que la conoceríamos una vez realizadas las elecciones. Esto es lo que pasa en todo el país: jornadas electorales normales, o atípicas.

Mar, 2009-06-30 18:07

Habría que agregarle al diagnóstico que Magangué es uno de los municipios de la Mojana con amyor número de expulsiones de Desplazados por la Violencia, y uno de los mayores receptores de refugiados durante las inundaciones periódicas de la región. La feria de subsidios que se da con estas poblaciones vulnerables a cambio de votos es una cosa brutal.

Mar, 2009-06-30 15:43

Que buen reportaje. Deja el sinsabor que busca dejar.

Es una triste verdad de muchos pubelos colombianos la que dice el dudoso Pérez: "Magangué siempre ha estado en manos de las mismas familias que ahora no soportan que el hijo de un campesino, sin apellido conocido ni clan, aspire a ser alcalde."

Y es que el problema está ahí, en que el narcotráfico y la guerrilla máximo han logrado un cambio de élites viejas por élites nuevas, en una sociedad igual de excluyente y desigual. Es más, el hijo de esa mezcla de (élites, guerrilla y narcos) al que llamamos paramilitarismo es la fuerza más reaccionaria de, por lo menos, los últimos 50 años.

Así que, en suma, andamos jodidos. Si no hay cambios de fondo, seguirmos en el desangre y la ruina que crean esta lucha por el curubito de la élite (y el de uribito)

Añadir nuevo comentario