Miércoles Abril 23, 2014

Menú principal

Uribe evitó el abrazo de Chávez y Santos, pero la agenda bilateral va por otro camino 

Venezuela volvió a romper relaciones con Colombia. El detonante fueron las denuncias del embajador colombiano Luis Alfonso Hoyos sobre presencia de las Farc en el vecino país. Su par venezolano, Roy Chaderton, rechazó las pruebas y criticó que Hoyos se metiera a opinar sobre la situación interna venezolana. 

La tormenta que se veía venir, llegó. Cuando aún no había terminado la sesión extraordinaria del consejo de la Organización de Estados Americanos (OEA), el presidente Hugo Chávez rompió relaciones con Colombia. El episodio probablemente evite el abrazo entre Chávez y Santos el próximo 7 de agosto en Bogotá, pero no desviará el rumbo de la nueva agenda entre ambos países, que se necesitan mutuamente con urgencia. Eso sí, podrá dejar en orillas opuestas e irreconciliables a Uribe y a Santos.

“Es sobre todo un rompimiento de relaciones con Álvaro Uribe”, dijo a La Silla Vacía la analista internacional Laura Gil, para quien el episodio no pasará de ser fuegos artificiales. “La relación política entre los dos países ya está muy deteriorada. El problema para Colombia vendría si Chávez concluye que esto que hizo Uribe fue concertado con Santos”.

El último round en la OEA

Durante su intervención, el embajador ante la OEA Luis Alfonso Hoyos mostró fotos satelitales, videos y mapas de la ubicación de guerrilleros en territorio venezolano, y pidió la creación de una comisión internacional que verifique en los próximos 30 días la presencia de campamentos de ese grupo armado en Venezuela. Dijo que al menos 1.500 integrantes de las Farc vivían allí y recibían entrenamiento militar en 87 campamentos.

A pesar de la aparente contundencia de las pruebas, dentro de los documentos que expuso el Embajador no había ninguno que relacionara directamente a Chávez o a su gobierno con las Farc y su presencia en Venezuela.

Pero Hoyos no se quedó en las pruebas: en un tono más propio de un político en campaña, criticó a Hugo Chávez por las restricciones a la prensa, la situación de la oposición en ese país y los gastos a manos llenas por los ingresos del petróleo.

El embajador venezolano Roy Chaderton no desaprovechó la oportunidad que le sirvió en bandeja de plata Hoyos. “Si se meten en nuestros asuntos internos, nosotros también lo hacemos”, dijo. Y así lo hizo. El embajador venezolano recordó los escándalos del gobierno de Uribe del DAS, los falsos positivos y los cultivos de droga en las fronteras, e hizo alusión a los supuestos montajes de los que ha sido víctima Hugo Chávez.

En cuanto a las pruebas, Chaderton las descartó. Dijo que las playas de las fotos parecían más bien colombianas y que tanto las coordenadas como los videos no tenían ningún rigor jurídico. Y fiel a su estilo enredó la sesión con alusiones a su niñez y a películas que vio. Al final dijo que esta sesión había sido simplemente un capricho de Uribe por su obsesión con el mandatario venezolano. “Esto no fue una crisis, no fue una emergencia, no fue el bombardeo de Ecuador; esto fue el capricho de un gobernante que no tiene capacidad para controlar sus emociones", dijo.

La mayoría de los países que intervinieron después tuvieron reacciones tibias. Brasil, por ejemplo, se limitó a pedir una salida negociada a las diferencias. Lo propio hizo el secretario general de la OEA José Miguel Insulza, que pidió que se “calmaran los ánimos”.

¿Uribe vs Santos?

Las peleas entre Uribe y Chávez se volvieron costumbre. La última fue en julio de 2009, cuando por un lado se dijo que un lanzacohetes incautado a las Farc era del ejército venezolano y, por el otro, se conoció el acuerdo de las bases militares gringas en Colombia. Uribe acusó a Chávez de colaborarle al terrorismo, y éste dijo que el gobierno colombiano era mafioso. Los dos países terminaron rompiendo relaciones y en medio de una gran tensión a finales de año. 

Desde entonces el gobierno de Uribe viene hablando de denunciar a Venezuela ante la OEA por éste y otros episodios (como el sobrevuelo de un helicóptero venezolano en Colombia), y ante la Organización Mundial del Comercio por la restricción a la importación de productos colombianos. 

Muchos se preguntan entonces por qué el Gobierno pide esta sesión extraordinaria a 15 días de terminar su gobierno, cuando tiene información desde hace años sobre la posible colaboración de Chávez a las Farc. El ministro de Defensa Gabriel Silva insistió hace unos días en que las pruebas que tenían no eran un refrito, y el canciller Bermúdez dijo que no había ningún interés en sabotear a Santos. Y si bien los videos y las fotos son bastante dicientes, reafirman lo que ya se da por sentado, y es que las Farc tienen campamentos en Venezuela. 

Otra posibilidad es que esta jugada haya sido concertada entre el Presidente actual y el entrante, y que Uribe le haya hecho el 'trabajo sucio' a Santos de denunciar a Venezuela ante el Mundo. Sin embargo, desde que ganó las elecciones, Juan Manuel Santos viene dando señales de prudencia y no de beligerancia. Invitó a Hugo Chávez y al presidente de Ecuador Rafael Correa a su posesión, y puso a la canciller designada María Ángela Holguín a reestablecer los puentes de diálogo.

Y una teoría más es que el presidente Uribe, fiel a su temperamento explosivo, no quiso irse de la Casa de Nariño sin poner contra las cuerdas a Venezuela en un escenario internacional. Lo cual logró apenas parcialmente, debido al poco ambiente que había entre los miembros de la OEA para la discusión, y al hecho de que en su exposición el embajador Hoyos terminó metiéndose en asuntos internos de Venezuela. 

Más allá de todo eso, con el episodio de hoy el Presidente evitó que Chávez y Santos arranquen las relaciones en un bueno punto y que se den un abrazo en Bogotá el próximo 7 de agosto. Un abrazo que sería una bofetada para Uribe.

La nueva agenda

Colombia y Venezuela se necesitan mutuamente ahora más que nunca, y bajo esa premisa los gobiernos de Santos y Chávez tendrán que recomponer las relaciones. Por un lado, Santos quiere aumentar el comercio con Venezuela, lo cual le permitiría generar empleo de manera rápida. Si bien cerca del 50% de las exportaciones a ese país ya encontraron otros mercados, los pequeños empresarios han sido los más afectados.

Chávez, por su parte, tiene todo un menú de problemas. La administración de divisas de ese país está infartada, el apartado productivo colapsó y la inflación sigue disparada. Además, su popularidad continúa bajando. En esa condición, los venezolanos no están interesados en comprar guerras con Colombia sino en reestablecer la relación comercial de vecinos.

Dentro de los empresarios hay una percepción de que la voluntad de ambos países está dada para que las cosas cambien en el próximo gobierno. Frente a la crisis que se desató hoy, la Cámara de Comercio Colombo-Venezolana le pidió a los comerciantes que tengan paciencia. “Les estamos diciendo a los empresarios que esperen unos días, y que tengan en cuenta que estamos a 15 días del cambio de gobierno”, dijo a La Silla Vacía Magdalena Pardo, directora de la Cámara.

Con ese mismo ánimo de espera están tanto el presidente electo Juan Manuel Santos como el propio Hugo Chávez, a pesar de la tempestad. “La mejor contribución que podemos hacer es no pronunciarnos. Uribe es el Presidente hasta el próximo 7 de agosto”, dijo Santos hoy en la tarde. En términos similares habló Chávez: "Ojalá que después del siete de agosto podamos iniciar reuniones de cancilleres, plantear las cosas bajo el respeto mutuo y alguna vez poder sentarnos nuevamente los presidentes", dijo antes de irse a jugar fútbol, como dijo, con Diego Maradona, quien lo acompañó durante la rueda de prensa. 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2010-07-22 18:22

Uno pensaría que, más que una sesión extraordinaria, se desarrolló una ‘terapia de pareja’ -con familia extensa incluida-. La injerencia de parte y parte como que fue un espacio para sendas ‘abreacciones’. Eso sí, cada embajador, fiel al estilo de sus presidentes, estuvo a la altura de los respectivos predicamentos: Roy ‘Chandaerton’, trapisondista como el manteco de su jefe, y Hoyos, contendiente como el huevero saliente. Ni hablar.

Descarado el embajador venezolano, dizque playas colombianas.

P.D. La mutua necesidad, así como la inteligente, preparada, y bonita (muy bonita) canciller allanarán el camino para que ‘Juancho’ y el cuadrúmano, aunque farisaicamente, se abracen.

Jue, 2010-07-22 23:45

Sera que JuanMa realmente abrasara a nuestro poco querido vecino. Yo la verdad lo dudo.

Vie, 2010-07-23 12:09

Gracias por leer el comentario, hombre.

Creo que sí. A las razones expuestas en el artículo, podría agregarse que, aunque Venezuela importa de otros países (v.g. Argentina) algunos de los productos que importaba de Colombia, le ha resultado más costoso.
Igualmente, aunque nuestro país ha logrado encontrar nuevos destinos (p. ej. Brasil) a las productos que se exportaban a la Venecia chiquita, los empleos que genera el comercio binacional son muy importantes (como señala LSV).

Vie, 2010-07-23 12:11

Ahora, cabe recordar que el cuadrúmano, en sus declaraciones cuando la ruptura, dijo que era optimista -y mencionó a la designada Canciller-.

‘Juancho’ sabe que “Brochavez” consiente –o, por lo menos, cohonesta implícitamente- la presencia de las hienas de ruso fusil en el país vecino. No obstante, el huevero entrante es un tipo pragmático, eminentemente racional y estratégico, que le apuntará al restablecimiento de las relaciones.
Al fin y al cabo, a ambos les conviene.

De manera que, sí, uno consideraría probable que ‘Juancho’ abrace al muy “poco querido vecino”.

Lun, 2010-07-26 17:43

Bueno, igual esta Uribe de por medio.
La verdad es que en declaraciones recientes Chávez me sorprendió con lo que le dijo a las FARC. (Que replantearan su estrategia militar).

Aunque lo que dijo deja una estela que se debe estudiar (luego), lo importante es que su tono está bajando, y espero que a futuro al menos se recupere el comercio.

Dato: (El comercio con Venezuela dejaba 280.000 empleos directos)

Jue, 2010-07-22 17:33

La verdad, yo si creo que Uribe le hizo un favor a Santos, mostrando las pruebas al mundo de la complacencia del ejecutivo Venezolano a los narcoterroristas de las FARC y del ELN. Con esto, no desgasto al presidente electo, poniéndolo en discusiones en las que él lleva cuatro años enfrascado, sin lograr nada; por el contrario, pone a Santos en una situación favorable, ya que la critica del mundo -que poco le importa a Chávez- va a estar encima de él, lo que podría entorpecer sus aspiraciones de imponerse en las votaciones del 26 septiembre, en donde podría perder la mayoría en la Asamblea Nacional AN -que si le importa a Chávez-. Así que no me sorprendería, que el señor de Miraflores se porte como todo un angelito con el presidente electo, mientras pasa lo de las elecciones, luego.........jum........

Jue, 2010-07-22 17:24

SILENCIO DE TEODORA

Jue, 2010-07-22 16:59

Feliz juansalas???

Páginas

Añadir nuevo comentario