Menú principal

Lunes Julio 28, 2014

Historia de Usuario

El campo político-electoral en el Valle se viene moviendo por cuenta del reacomodo de sus principales figuras. La realidad es que el escenario actual frente a las pasadas elecciones legislativas y locales parece tomar un nuevo rumbo: por un lado, la influencia directa de Juan Carlos Martínez parece desvanecerse, por el otro, la reciente renuncia de Dilian Francisca Toro a su curul por cuenta de las investigaciones en su contra parecen abrir un espacio para el cambio frente al dominio existente en los últimos años.

Para comprender este escenario es necesario mirar primero la baraja política que se definirá en los próximos meses, y en segunda instancia, comprender cómo esos movimientos se encuentran atravesados por un contexto más amplio de disputa política en el departamento.

¿Un posible reacomodo?

Si algo reina en el ambiente de los corrillos políticos por ahora es la incertidumbre: ¿se puede pensar que el caudal electoral de Dilian Francisca y Martínez estará abierto para ser cooptado por otras fuerzas políticas o que debemos esperar a ver cómo ellos intentarán mantener su presencia en el departamento “en cuerpo ajeno”? 

Los golpes a estas dos grandes figuras de las últimas contiendas supondría la apertura de un espacio para el avance de las corrientes más tradicionales, sin embargo el panorama no es del todo claro y aún falta ver a que acuerdos internos llegan cada una de ellas. Los conservadores tienen la gobernación y de alguna manera también representación en la alcaldía de Cali, por tanto son quienes, en el papel, tal vez pueden sacar mayor provecho de este momento. El gobernador Delgado designó a su sobrino –ex concejal de Cali- como reemplazo de su hermano en el senado y a un ex diputado de su organización para pelear curul en la Cámara. El senador y ex gobernador German Villegas buscaría reelegirse e iría en llave con el ex candidato a la alcaldía y ex concejal Milton Castrillón. Se dice que Carlos José Holguín, actual secretario de gobierno de Cali, podría aspirar al Congreso o la alcaldía. Como en otros lugares del país, varios líderes conservadores están a la expectativa de montarse al bus de la lista uribista o armar lista propia.

Por los lados de la U, Dilian Francisca seguramente ya tiene armada una estrategia para jugar con un grupo de representantes e intentar mantener influencia en el congreso ante un eventual regreso a la arena política. Suena en esa línea el actual representante y ex concejal de Cali Roosevelt Rodríguez. Va a ser muy difícil confrontar su fortaleza en la región, por ello la pregunta es si Roy Barreras, el otro gran elector del partido de la U, podría competir por ese electorado. Se sabe que muy probablemente no aspirará a la reelección sino que buscará algún cargo ejecutivo en un supuesto segundo gobierno de Santos. Su hijo es actual concejal de Cali, y se especula que su esposa pueda aspirar a tomar su curul.

En el caso de los liberales, Jorge Homero Giraldo actual secretario de gobierno departamental podría tener aspiraciones a una curul en el senado. Otras figuras como Griselda Restrepo, actualmente en la beneficencia del Valle, y el representante Roberto Ortiz se lanzarían al senado dependiendo de la conformación de formulas y apoyos internos.

Por su parte, Cambio Radical pretende hacer del Valle una de sus regiones centrales con José Luis Pérez y Carlos Fernando Motoa como formula al congreso. Otros que irían son Fabio Arroyave y Juan Carlos Salazar –actualmente en el PIN–, así como la posible reelección de Carlos Jiménez.

Tampoco encontramos mayor certeza mirando el panorama de otras fuerzas políticas que podrían aspirar a pescar en este río revuelto. En el congreso joven del partido verde se pretendió mover el nombre de Michel Maya, actual concejal de Cali para aspirar al Congreso, pero lo más probable es que apoye a un nombre aún no definido. Otro candidato que suena por esa colectividad es Juan Fernando Reyes Kuri, de quien se dice podría renunciar a su cargo como secretario privado del alcalde de Cali en los próximos días para aspirar a la Cámara, sin embargo, también está mirando opciones con los liberales y Cambio Radical. Además, los verdes pretenden aprovechar la fuerza electoral en la alcaldía de Yumbo de Fernando Murgueitio postulando a Yuri del Pilar Reina, ex concejal por el partido de la U. 

El senador del Polo Democrático Mauricio Ospina depende de las posibles aspiraciones de su hermano a la gobernación o la alcaldía de Cali, pero es posible que pretenda ser reelegido dentro del Polo Democrático. Se especula mucho también sobre las aspiraciones de Alexander López, pues no es claro si buscará mantenerse en el senado o si le apuntará a la alcaldía, en especial frente a las posibles pretensiones de quien fuera su fórmula en el pasado, el representante a la cámara Wilson Arias, con quien se han deteriorado las relaciones en el último tiempo, y buscaría llegar al senado. 

El caso de Martínez es algo distinto ya que dependería de su capacidad para afrontar las elecciones desde la cárcel, lo cual parece poco probable si se toman en cuenta sus resultados más recientes a nivel local. Aquí la pregunta importante es si la influencia mafiosa y criminal seguirá operando transfigurada en otros movimientos políticos como ha pasado antes con el PIN, MIO, Afrovides, entre otros. Esto significa que se debe estar atento a la competencia que podría darse entre estos candidatos y las fuerzas políticas ya mencionadas.

¿El fin de la mafia y el retorno de la clase política tradicional?

Este último punto nos invita a ver más allá de estos movimientos que definirán el futuro de las fuerzas electorales del departamento. La pregunta central es qué va a pasar con el descalabro político sufrido en los últimos años, ya que la inestabilidad ha sido palpable en alcaldías y gobernaciones por cuenta de la corrupción y la inmensa influencia que las fuerzas mafiosas han tenido sobre la contienda electoral.

Ahora bien, una lectura podría señalar que lo que ha sucedido en las últimas décadas es que la política financiada y apoyada por fuerzas asociadas con el negocio del narcotráfico, la corrupción o simplemente la guerra derrotó exitosamente el dominio de la élite político-económica tradicional del Valle.

Las actuales administraciones de Delgado en la gobernación y Guerrero en la alcaldía, que asociaríamos con estas últimas, podrían ser vistas como un retroceso de esa tendencia. Aunque no han hecho nada estructuralmente transformador en términos de política pública, parece haber un esfuerzo por “cuadrar caja” frente al gran desfalco que se venía arrastrando y realizar una política más o menos exenta de esta influencia. El mensaje ha sido “no hay plata para nada”, pero el objetivo –especialmente en el caso de Cali– sería ordenar la casa con funcionarios con un perfil técnico que lleven a cabo una importante reorganización administrativa.

La realidad, sin embargo, es que no se puede obviar la responsabilidad que la clase política tradicional ha tenido en la situación del departamento. Los políticos han sabido acomodarse por muchos años con el poder del negocio del narcotráfico, más que entrar en competencia con él. Por eso, depende de las fuerzas políticas mismas sacudirse de este flagelo que a la postre ha acabado con las posibilidades de desarrollo de la región.

Aquí no se trata sólo de desarrollo económico o estabilidad política, pues lo paradójico es que la política y la economía andan en una realidad paralela que les permite operar sin entrar en mayor conflicto con la grave situación social del departamento. Se trata de abordar el problema que permite a los señores de la guerra mantener su hegemonía territorial mientras la administración pública y los macro-proyectos económicos no se inmutan y siguen su juego de transacciones, a veces incluso favoreciendo su existencia.

¿Será que sin la existencia candidatos como Martínez el problema se resuelve? ¿Será que ahora podemos esperar unas elecciones menos atravesadas por esta influencia mafiosa? ¿Será que esta generación de técnicos, los políticos tradicionales, o los nuevos liderazgos están en disposición, les interesa y son capaces de disputar el campo político dominado en los últimos años por la alianza mafia-política-corrupción?

La gravísima situación social en lugares como Buenaventura y Tuluá no permiten ser optimistas, pues mientras el desangre ocurre y las desapariciones son la nota diaria por cuenta de lo que todo el mundo sabe pero nadie habla (la guerra entre mafias por el dominio territorial), la clase política se ha mantenido una vez más inmóvil, su reacción ha sido lenta mientras espera la resolución de su propio futuro en las próximas elecciones. La bancada valluna en el congreso no ha mostrado mayor liderazgo conjunto para sacar adelante un proyecto de región o por intentar afrontar sus problemas más acuciantes, aquello que constituye una de sus responsabilidades fundamentales. 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Dom, 2013-04-07 13:14

POLITIQUERÍA,CORRUPCION, CLIENTELISMO, ALIANZA CON GRUPOS ILEGALES...
CARACTERISTICAS INHERENTES A LA MAYORÍA DE ESTOS POLÍTIQUEROS VALLECAUCANOS.
ESTO NO CAMBIARÁ, MIENTRAS CONTINUEMOS VOTANDO POR LOS MISMOS BANDIDO(a)S DE SIEMPRE O SUS SECUACES.

Jue, 2013-03-21 13:02

Diego, personalmente creo que mas allá de poner al narcotráfico y a la corrupción como parapetos, para no hablar de temáticas urgentes del departamento.
Por ejemplo la ausencia de liderazgos o lo que es peor que estén coptados por las clientelas/estructuras electorales.
Que hacen las instituciones educativas para formar a su alumnado no solo para cuestionar, criticar y hacer veeduría, sino para proponer y desarrollar estrategias para que salgamos de la dinámica CALIbalismo a construir una verdadera identidad Vallecaucana, en la cual se valore los aportes de todas las diversidades.
Además tener en cuenta que el Valle del Cauca, ha perdido su industria; por ejemplo el azúcar, hoy es manejada por grupos económicos de otras regiones, entonces las únicas fuentes de empleo que quedan para trabajar con un estado tercerizado. Entonces es el contratista quien REALMENTE eligen las autoridades locales pues ellos son quienes tienen el capital y los puestos facebook.com/elmaog

Jue, 2013-03-21 10:31

Los vallunos cada vez mas estamos en peores condiciones,con una dirigencia tan egoista que nos hace ver la Paisa aun con sus problemas y tejemanejes propios de la politica,con envidia de esa que llaman de la buena,pero que no deja de ser envidia.Hemos estado tan acostumbrados a tanto descalabro moral,economico,social etc, etc, que es muy frecuente escuchar en las conversaciones de esquina:''no importa que roben,pero que se vea que hacen algo'',y me refiero precisamenye a alcaldias anteriores como la de GUZMAN CUEVAS y la mas reciente de OSPINA que nos dejo unas megaobras bastante avanzadas y necesarias por cierto(por que la de mi conocido Guerrero no despega,por lo menos no para la ciudadania del comun y corriente).Asi las cosas seria mejor malo conocido que bueno por conocer,por que precisamente del listado de ''lo bueno'' no veo mas que la repeticion de la repetidera,...o que entre el diablo y escoja?.

Añadir nuevo comentario
Hilos temáticos:
Tags: