Menú principal

Lunes Noviembre 24, 2014

La Represa del Quimbo, en el Huila, es uno de los proyectos más grandes de infraestructura que se adelantan en el país. Se espera que la hidroeléctrica comience a funcionar en 2014.

Sin embargo, del mismo tamaño del proyecto son las implicaciones ecológicas y sociales de esta mega obra. El peñón sobre el Río Magdalena abajo de la Jagua, el puente sobre la quebrada Yaguilga, la iglesia de San José de Belén, las labranzas de cacao de Río Loro, la historia de La Escalereta, el Poira, son algunos de los lugares que han existido desde siempre y que la represa amenaza con destruir.

Durante los últimos meses, la población local se ha organizado para defender sus derechos y su territorio y demandar a Emgesa-Endesa-Enel, la empresa constructora, el cumplimiento de su responsabilidad social y ambiental.

La región del Quimbo es rica en biodiversidad endémica y fértil en tierras agrícolas. Durante los últimos meses se han denunciado daños ecológicos, aumento del costo de vida local, perjuicios psicológicos y abusos contra la comunidad., como la destrucción de las fuentes económicas de los pobladores de la zona.

Los ires y venires del proyecto de la Represa

Desde 2007, Emgesa ya estaba recorriendo el territorio alzando banderas de distintos colores para mostrar donde estarían las orillas del embalse, repartiendo regalías a escuelas de la región e iniciando las mesas de concertación con las comunidades que serían afectadas, dirigidas por el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial y la gobernación del Departamento del Huila.

“El objetivo de estas mesas era proteger los derechos de los habitantes de las comunidades y llegar a unos acuerdos entre las comunidades y la empresa. Después de un tiempo sentimos que lo que se estaba socializando en esas mesas era un engaño, eran mentiras y el interés verdadero del Ministerio era recoger firmas como pruebas de que si había apoyo local, entonces nos salimos de ese proceso. Nos fuimos por otro lado, recibimos asesoría jurídica y de proceso y formamos la Asociación de Afectados por el Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo –Asoquimbo, integrado por los habitantes de todas las comunidades que serían afectadas por el proyecto y donde todas las decisiones se toman por medio del consenso” explica Elsa Ardila, Presidenta de Asoquimbo. “Luchamos para defender nuestros derechos como afectados y los derechos del territorio”.

Desde entonces, hay una ola constante de declaraciones, encuentros, artículos, conciertos, teatro, documentales e informes internacionales de por qué este proyecto no se debe hacer y de por qué la propuesta alterna de crear una Reserva agro alimentaria campesina es una mejor opción para la región. En marzo y mayo de 2009 hubo protestas en Neiva, y en diciembre pasado hubo bloqueos en Río Loro -El caso de esta mega obra tampoco escapó de ser mencionado en los cables de WikiLeaks.

A pesar de todo, en mayo del 2009 se otorgó la Licencia ambiental No. 150509 a Emgesa-Endesa-Enel, para construir la represa. Hasta ahora la licencia se ha modificado tres veces y la empresa ni siquiera ha cumplido con todas las obligaciones que tiene con el medio ambiente y la comunidades.

Una investigación de International Rivers sobre El Quimbo dice al respecto que hay un “desconocimiento de la normatividad ambiental y de procedimientos legales” y que el proyecto se ha “implementado con la omisión de la participación de los afectados”.

Ante esto, Sandra Chavarro Montero, del equipo de Dirección Técnica del Proyecto del Quimbo afirmó en marzo que “en el estudio de impacto ambiental se identificaron todos los impactos… y se planteó un plan de manejo ambiental para mitigar, compensar o controlar los impactos identificados”. Al preguntarle sobre la Reserva Forestal Protectora de la Amazonia, la resistencia local al proyecto, las frustraciones de los afectados o las irregularidades del proceso, Chavarro insistió una y otra vez en el apoyo del Estado diciendo que "Emgesa debe cumplir con el Plan de Manejo aprobado por el Ministerio y los demás requerimientos establecidos en la licencia ambiental”.

El 24 de febrero de este año, mientras el Presidente Santos y los medios de comunicación llegaron para poner la primera piedra de la obra, hubo un cabildo abierto contra la represa en el municipio de Gigante, Huila. Las movilizaciones continuaron en varias ciudades, seguidas por una audiencia publica en Bogotá contra los megaproyectos.

El 30 de marzo la Defensoría del Pueblo exigió la revocación de la licencia ambiental de Emgesa para el proyecto el Quimbo. Poco después Asoquimbo organizó una asamblea con más de 300 personas. “Queda claro que la Defensoría del Pueblo se opone a este proyecto, y que los acuerdos que la empresa tenía que cumplir con respecto al impacto ambiental y las recompensas de los propietarios y las personas que viven de las tierras no se han hecho,” dijo Miller Dussán, de Plataforma Sur de Organizaciones Sociales. “Desde ahora se suspende todo tipo de diálogo con Emgesa-Endesa-Enel. Seguimos firmes en que la zona de afectación necesita ser una reserva campesina agro alimentaria y mientras tanto hay interés de los campesinos, jornaleros y trabajadores de las fincas que ya han sido vendidas a Emgesa a tomarlas de vuelta para resolver su estatus productivo”. Pronto Asoquimbo convocará una mesa por los derechos de los afectados, con la participación de organismos internacionales como la ONU y la OEA.

Mientras tanto, la organización regional sigue creciendo y aumenta la participación de comunidades que cada vez adquieren más experiencia y conocimiento en su lucha por permanecer en sus tierras.

La idea de una Reserva campesina agro alimentaria es hoy un plan de vida para la región, tejido por medio de la participación directa de los habitantes afectados, es un proyecto eco-social generado desde las comunidades, desde su visión propia y sensible a sus necesidades.

Más allá del Quimbo

El Quimbo, en el Huila, es sólo una de las polémicas en las que está implicada Emgesa-Endesa-Enel. En 2008, en la sesión final del Tribunal Permanente de los Pueblos, Emgesa-Endesa (antes de ser adquirido por Enel) fue denunciada por violar los derechos laborales de sus trabajadores, infringir la seguridad industrial y por la destrucción ecológica de los Ríos Bogotá, Guarinó y otros.

Al sur en la Patagonia chilena, un lugar ecológico único, Endesa ha sido acusada de destruir lugares sagrados del Pueblo Mapuche y pretende construir más represas, a pesar del choque constante con las organizaciones locales que también luchan para defender su territorio -Hasta Andrea Echeverry aprovechó una tarima en Miami para rechazar las intervenciones ambientales y mineras del "primer mundo" en el "tercero".

El Quimbo es un mega proyecto que dice ser verde, aun cuando su impacto ambiental y social ya deja entrever otra cosa. Este es solo uno de muchos mega proyectos energéticos para la extracción de los recursos naturales del continente. La historia del Quimbo se repite con muchos de estos mega proyectos energéticos. ¿Qué tan sostenible es el desarrollo si desde antes de iniciar la intervención ya saltan a la vista los conflictos locales? Falta el espacio para un debate nacional -o continental- para definir un verdadero desarrollo inclusivo con las comunidades de las regiones afectadas.

 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Sáb, 2012-03-10 09:16

El impacto ambiental es alto pero qué alternativas se podrían plantear?
1 Construcción de termoeléctricas que contaminan 10 veces mas
2 Generar con energías alternativas , es decir, solar o eólica es un sueño en países como el nuestro.
3 Generar con Nuclear es peligroso y costoso
4 No seguir reproduciendonos como conejos y asi no se necesitaría mas energia!
5 parar la Cosntrucción y en cuatro años empezar a padecer racionamientos
6 Cumplir el Plan ambiental al pie de la letra y constituir un control social serio y responsable. Sin politiqueros que no saben del tema y solo generan amarilismo y terror.

Sáb, 2012-03-10 09:10

Realmente es una diatriba. Por un lado es necesaria la construcción pues se necesita energía para el futuro inmediata y es muy difícil generar energía con la capacidad instalada. No hacerla seria sacrificar el desarrollo de la región porque no se nos olvide que Colombia exporta energía a otros países que realmente la necesitan.
por otra parte está el tema de compensaciones del que no se habla en este articulo, el cual se ha venido cumpliendo. Cuando se hizo el censo inicial había cerca de 150 personas afectadas directamente y cerca de 300 familias que serian reasentadas. Una vez se empezó el diseño fueron apareciendo cada día entre 100 y 200 personas que se fueron asentando alrededor. Hoy día son 3000.
Detrás de asoquimbo hay dos honorables senadores y tres representantes a la cámara que son quienes financian las protestan y pagan para que la gente se asiente en el lugar.
Ahora, frente al tema ambiental si es necesario que la Empresa cumpla y se mitiguen los impactos ambientales.

Vie, 2011-06-03 20:25

Las represas del alto magdalena no han sido reguladoras y se va agravar el problema con la construcción del “Quimbo”, otra hidroeléctrica aprobada recientemente sobre el alto del magdalena, arriba de “Betania”, que puede poner en peligro a esta ultima cuando suceda una creciente milenaria, pues “Betania”, “Hidroprado” y el “Quimbo en caso de creciente milenaria aumentaría el caudal del Magdalena a casi 20.000 m3/seg, algo nunca visto, con un rio que en promedio lleva unos 6.000 m3/seg. No se olvide que las tres estan
en la misma zona de lluvias. Durante todos estos años desde su terminación de construcción Hidroprado en la década de los 70, cada vez que se han abierto sus compuertas y las de “Betania” han producido inundaciones más grandes sobre el rio magdalena, nunca vistas cuando estas represas no existían o sea, nunca han regulado el rio magdalena. Este invierno debe servir de experiencia, como el rey "Midas", no podemos preferir el oro a la seguridad.

Jue, 2011-06-02 00:24

Es lammentable observar como la historia se repite una y otra vez, y sólo nos conformamos con razgarnos las vestiduras pero a la larga no hacemos más, veremos terminada la obra y muchas más , lo que demuestra que sólo las vias de hecho pueden llegar a ejercer presión y esa es la única forma de arrebatar nuestros derechos que por ser colectivos deben primar sobre los individuales. y no es un a problemática exclusiva de los huilenses pues nos afecta a todos en general (colombianos, Latino Americanos y pobladores de el mundo)

Lun, 2011-05-30 09:16

El artículo de Jhonatan Luna está bien situado en los antecedentes del caso y el contexto regional. Se escribió desde una perspectiva poco usual en los medios tradicionales: la de los pobladores afectados y sus organizaciones sociales. Y cumple la función de situar en el plano de la atención nacional una cuestión que ha sido debatida con intensidad en el Huila en los últimos años, con pocos ecos en la opinión pública nacional.
Hay un elemento adicional a tener en cuenta: la clase política regional, encabezada por los parlamentarios huilenses y el propio gobernador del Huila, así como los principales diarios regionales: El Diario del Huila y La Nación ( en sus líneas editoriales ), han cohonestado de un modo u otro con los intereses de la Multinacional Emgesa y le han dado la espalda a los justos reclamos de las comunidades. Se destaca el papel de Asoquimbo y de Plaforma Sur de Organizaciones Sociales como voceras de tales reclamos.

Vie, 2011-05-27 20:11

que tristeza cuando no tenemos en cuenta todo lo que perdemos a cambio de tan poco. pero así son las cosas, los intereses.

Vie, 2011-05-27 15:58

De nuevo los patirrajaos nos hemos dejado "conquistar" por los españolistas

Vie, 2011-05-27 15:53

Y que nos importa a los bobombianos y transnacionales la biodiversidad si somos unos depredadores y vendidos por naturaleza.

Añadir nuevo comentario
Hilos temáticos:
Tags: