Plebiscito

273 resultados
Andrei Gómez Suárez en la Red de la Paz

¿Resistencia Civil o Intransigencia?

La fortaleza de una democracia radica en tramitar disensos dialogando. Uribe ha llamado a la resistencia civil frente a la inminente firma del acuerdo de paz. Está en su derecho. Pero ¿porqué fundamenta su llamado sobre mentiras? La Corte Penal Internacional ha respaldado el proceso porque va en contra de la continuidad de una Cultura de Impunidad. Militares, guerrilleros y civiles tendran que rendir cuentas. ¿Resistencia o intransigencia?

Debate

311

2

Las bacrim sobrevivirán a las Farc

Frase: 
Cuando terminó nuestro gobierno (...) las bandas criminales se encontraban en 2.400 personas, hoy una es del tamaño de las Farc
Álvaro Uribe Vélez

Álvaro Uribe Vélez

Ex presidente de la República y Senador

Chequeo: 
Exagerado
Explicación: 

La afirmación parte de datos ciertos pero Uribe los usa de tal forma que muestra una tendencia real pero de forma exagerada.

Según cifras de la policía, para fines de 2009, cuando quedaba medio año de su gobierno, las Bacrim tenían poco menos de 2.400 integrantes. Pero para 21 de junio de 2010, un mes antes de que Uribe culminara su mandato, eran 3.749 miembros. Es decir, Uribe toma una cifra cierta pero anterior al momento al que se refiere, y así exagera la parte inicial de su comparación.

Decir que una de las Bacrim es del tamaño de las Farc es exagerado porque de acuerdo con cifras de diferentes fuentes las bacrim en su totalidad tienen entre 3.410 y 10.000 integrantes. De acuerdo con Juan Carlos Acevedo, director de la Unidad Nacional contra el Crimen Organizado de la Fiscalía, El Clan Úsuga es la banda más grande con 3000 miembros. Eso es menos de la mitad de los combatientes de las Farc.

Las Farc no tienen chance en política

Frase: 
Si (las Farc) eligen cinco o seis al Senado no pasa nada. En aquella época (cuando llegó el M-19 al Congreso) levantaba la mano un senador del M-19 y le decían: ‘Aquí lo inscribo de número 22’, siéntese en su curul y se sentaba y ¡no pasaba nada! Y llegaba el M-19 y presentaba una proposición en el Senado y se le negaba ¡y no pasaba nada! porque no tienen armas. Lo mismo va a pasar con las Farc.
Efraín Cepeda Sarabia

Efraín Cepeda Sarabia

Presidente del Senado de la República

Chequeo: 
Apresurado
Explicación: 

Es cierto que cuando la AD-M19 llegó por primera vez al Congreso, con nueve senadores, los partidos tradicionales los barrieron y dejaron sin mayor representación en las mesas directivas y poco margen de maniobra para meter proposiciones o tomarse la palabra, por ser minoría. Así lo recuerda uno de los entonces congresistas del EME, Everth Bustamante, hoy senador por el Centro Democrático: “Eso es cierto, fue una época muy dura. Se tenía la esperanza de una participación democrática, pero no nos la permitieron”.

Sin embargo, aunque ese antecedente existe y los políticos tradicionales siguen siendo aplanadora en el Legislativo, aún es muy pronto para decir que eso mismo le pasará al partido de las Farc. Sobre todo porque aún no se sabe cuántas curules directas les dará el gobierno en esta fase final de negociación. Y tampoco cuántas Circunscripciones especiales de paz se crearán ni dónde.

Estas circunscripciones son una figura creada en el acuerdo número dos sobre participación política según el cual, en algunas regiones azotadas por el conflicto (que se presume son aquellas donde más influencia han tenido las Farc) los movimientos sociales podrán postular candidatos que podrían llegar a la Cámara de Representantes con un umbral más bajo al de los partidos tradicionales. Dada la cooptación de muchos movimientos sociales por parte de las Farc, por esa vía, la guerrilla también podría tener más peso en el Congreso del que tuvo un movimiento como la AD-M19.

Vamos para el castrochavismo

Frase: 
El gobierno actual no es castrista pero les está abriendo el camino para las elecciones del 18 o para las elecciones del 22
Álvaro Uribe Vélez

Álvaro Uribe Vélez

Ex presidente de la República y Senador

Chequeo: 
Cierto, pero...
Explicación: 

Es cierto que el gobierno de Santos no es castrista y también que el principal objetivo de la negociación con las Farc es que dejen de buscar el poder a través de las armas para que lo hagan a través de las urnas.

Para eso, en el acuerdo de participación política se le dan garantías y apoyos especiales a los movimientos sociales, varios de los cuales tienen vasos comunicantes con las Farc.

También se acordó que habrán unas ‘circunscripciones especiales de paz’ para que en determinadas zonas (que muy probablemente coincidirán con zonas donde tienen influencia las Farc) candidatos postulados por movimientos sociales lleguen a la Cámara de Representantes con un umbral más bajo del requerido para los partidos tradicionales.

Aunque no se sabe todavía cuántas serán ni en qué regiones, el partido de las Farc no las tiene aseguradas porque se pelearán a voto.

También es posible que obtengan unas curules directas en el Senado, un punto sobre el que aún no hay acuerdo y que dependiendo de cuántas les entreguen podrían darles una ventaja en elecciones futuras.

Aunque si son menos de diez es una ventaja que no parece ser sustancial: bancadas que existen hace varias elecciones en el Congreso, como las del Mira y el Polo, solo logran tener incidencia legislativa cuando logran acuerdos con congresistas de otros partidos, y solo logran resultados electorales en lo local a punta de votos.

En conclusión, el Acuerdo sí busca que las Farc puedan hacer política y ganar elecciones. Pero tiene que ganarlas.