Antioquia

177 resultados

Nuevo mapa de ríos de Colombia: de macroproyectos y otros cauces

El famoso dicho de Heráclito de que “no podemos bañarnos dos veces en el mismo río” sí que se ha vuelto cierto en Colombia. En Caldas, Córdoba, Guajira, Antioquia, Huila, Tolima, Meta, o Santander los pobladores cuentan cómo se está desviando tal río o drenando este otro. Con el auge de los macroproyectos económicos fruto de la confianza inversionista, el mapa hídrico del país está siendo alterado a velocidades impensables hace unos años.


Con el aval del Ministerio de Ambiente, anualmente se otorgan permisos y licencias ambientales para los grandes proyectos impulsados por los ministerios de Minas o Agricultura que buscan desviar ríos u ocupar sus cauces fomentando la exploración de carbón, la construcción de embalses o hidroeléctricas, o la creación de nuevos distritos de riego para cultivar desde palma africana hasta arroz.

Sin la modificación de los cursos de estos ríos muchos de estos megaproyectos serían inviables. Sin embargo, desviar un río u ocupar su cauce tiene un impacto ambiental y social. “Todo el mundo vive del río. Si se afecta el río, se afecta todo el ecosistema humano, vegetal y animal que vive de él,” dijo Juan Martínez de la Defensoría del Pueblo a La Silla Vacía.

Algunos de estos impactos incluyen cambiar la corriente y flujo natural del agua, alterar la calidad y cantidad de agua y las especies que viven de ella, y aumentar o disminuir el caudal que afecta a todos los organismos que viven en las riberas.

El problema es que en muchos casos los impactos no se pueden anticipar y las licencias ambientales se otorgan en la parte final de diseño de los proyectos, a pocos días de comenzar la obra en los territorios que se adecuan para los macro proyectos.

“Cuando se llega a la comunidad a consultar sobre la desviación del río, la decisión ya ha sido tomada y el proyecto ya está armado y las poblaciones – en su mayoría indígenas o campesinas- sienten que no participan de una decisión que afecta su vida inmediata,” explicó la ambientalista Yamile Salinas.

Los ejemplos van desde los más grandes como la construcción y operación de la hidroeléctrica de Urrá I, que ha provocado desbordamientos y erosiones del Río Sinú, hasta el caso del puerto multiusos Puerto Brisas, en Mingueo, en La Guajira, donde por la explotación del río Cañas murieron 15 mil pescados de los estudiantes de la Institución Agrícola de Mingueo,  quienes llevaban varios años trabajando en un proyecto de estanques para la cría de peces.

La Silla Vacía consultó al Ministerio de Ambiente y al ministro Carlos Costa sobre el tema y con la información oficial dibujó un mapa de desviación y represamiento de ríos en función de algunos de estos macro proyectos.

 

 

Haga clic en cada punto para seguirle la pista al curso del agua.



Fuente del Mapa hidrográfico: IGAC

 

 

Imagen mapa: 
Imagen portada: