Por Juan Esteban Lewin | Daniel Morelo | Alejandra Cuéllar · 14 de Noviembre de 2017

16733

0

Aunque muchas de las decisiones de las grandes empresas tienen un impacto público importante, se suele saber poco de quiénes las toman.

Por eso, actualizamos nuestra investigación sobre las personas que están en las juntas directivas y quienes dirigen las 50 empresas más grandes del país, medidas en ventas.

Además de esas 50, tenemos las que estaban en nuestras investigaciones pasadas aunque ya no estén en ese top, las del sector financiero que habrían entrado a él por sus ingresos, y cinco de las más notorias en la contratación pública.

Con la información que logramos conseguir -y que esperamos seguir completando con nuevas empresas y con los datos que nos aporten nuestros usuarios- actualizamos la base de datos de esas 79 empresas, lo que permite comenzar a tener una idea de la cara empresarial del país. Incluye 525 cargos (79 presidentes de empresas y 446 miembros de juntas directivas), que ocupan 460 personas, ya que algunos están en más de una empresa.

Acá están las principales conclusiones:

1 Mas capital extranjero que directivos de afuera

Aunque más de un tercio de las compañías son de propiedad extranjera, totalmente o en su mayoría, menos de uno de cada cuatro directivos son de otras nacionalidades

Y el poder de esos ejecutivos extranjeros es comparativamente menor al de sus pares colombianos, pues están en empresas con menores niveles de ventas:

2 Pocos extranjeros de culturas distantes

De los 114 directivos que no son de Colombia, la gran mayoría son iberoamericanos

Esto refleja la presencia de multinacionales de capitales de esos países (como la chilena Terpel, la española Gas Natural o la mexicana Cocacola Femsa) o de algunos de países desarrollados que ven a América Latina como una región y mueven ejecutivos entre sus países (como Tigo, Bavaria de SAB Miller, Colombia Móvil de Telefónica o General Motors - Colmotores).

3 Casi todos los directivos colombianos vienen de tres ciudades

Aunque solo pudimos averiguar el departamento de origen de 245 de los 408 directivos colombianos, esa muestra de más de la mitad señala que se concentran en muy pocos lugares:

Eso muestra que el llamado ‘triángulo de oro’ entre Bogotá, Medellín y Cali (y sus alrededores) sigue concentrando el poder empresarial, por lo menos en la cúpula. Además, porque la gran mayoría de empresas tienen su sede principal en esos tres puntos (las excepciones son las empresas regionales de contratistas que incluímos y Reficar, que queda en Cartagena).

 

4 Los hombres siguen mandando

La participación femenina es muy baja y arroja un resultado soprendentemente similar al de un estudio internacional de la multinacional de la consultoría Deloitte, que encontró en su muestra un 11 por ciento de mujeres en las juntas directivas.

Al mirar las cabezas de las empresas, el poder empresarial está aún más concentrado en los hombres. Solo hay cinco. En empresas privadas apenas hay dos: SIlvia Inés Gómez en Condesa (la constructora de la familia Name) y Sylvia Escovar en Terpel.

La tercera es Luisa Fernanda Lafaurie en Cenit, filial de Ecopetrol. Y Enrique Peñalosa puso las otras dos: Astrid Álvarez en el Grupo EEB y María Carolina Castillo en la EAB.

5 La cúpula no exige posgrado pero hay muchos con MBA

Un tercio de los directivos no tienen ningún posgrado (por lo menos hasta donde logramos averiguar) y casi la mitad no tiene maestría.

Eso refleja por un lado que muchos estudiaron cuando hacer maestrías no era tan usual y, por otro, que quienes hacen carrera en una misma empresa no necesariamente tienen que tenerlos.

6 En un país de abogados, los directivos son ingenieros

Aunque Colombia tiene la imagen de ser un país de abogados, en la cúpula empresarial dominan los ingenieros:

7 Las universidades privadas son las reinas, las públicas son menos que las extranjeras

Con los datos de dónde hicieron su pregrado los directivos (tenemos datos de 401 cargos), encontramos que las universidades privadas colombianas son las reinas. Y, entre ellas, de lejos gana Los Andes, con casi un cuarto de todos los directivos:

Las universidades públicas colombianas quedan muy abajo, a pesar de que aparecen las  de mayor nivel (la Nacional, las de Antioquia y el Valle y la Industrial de Santander): representan menos de la mitad de los pregrados en universidades extranjeras.

Los que estudiaron en las universidades públicas tienden a ser de las generaciones mayores (cuando las élites empresariales iban a ellas) o de trayectoria más técnica y en carreras que tienen una fortaleza particular en esas universidades, como los ingenieros y los químicos de la UIS, los ingenieros de la Nacional  o los economistas de la Universidad del Valle.

8 Hay poca concentración del poder en las cúpulas

Solo 40 personas aparecen en juntas de más de una empresa y la corona la tiene el ex presidente de ISA, Luis Fernando Alarcón, quien está en la junta de cuatro empresas (Éxito, Seguros de Vida Suramericana, Emgesa y Pacific E&P); el año pasado solo estaba en las dos primeras. Por su lado, como el año pasado, David Bojanini y Jorge Mario Velásquez están en tres juntas y son presidentes de una cuarta empresa.

La mayoría de las personas de la lista solo están en una junta directiva y un puñado está en más de una. Pero siete personas (Astrid Álvarez, Jorge Londoño De la Cuesta,Luisa Fernanda Lafaurie, Carlos Ignacio Gallego, Gonzalo Pérez Rojas, Efraín Otero, Alejandro Figueroa y Antonio Celia) están en tres empresas.

Si quieren conocer más, indagar en los perfiles y hacer sus propios cruces, acá pueden revisar toda la base de datos.

Nota metodológica: tomamos información de certificados de existencia y representación legal, de los reportes obligatorios de las empresas que cotizan en bolsa y de solicitudes directas a algunas compañías. Para las entidades financieras, que tienen estados financieros diferentes alas de las demás (y por eso no pueden ser comparadas directamentes), tomamos como ventas los ingresos por intereses y comisiones (para el caso de bancos) o por venta de primas (para el caso de compañías de seguros).

Contexto