Por Juanita Vélez | Daniela Garzón | Daniel Morelo · 05 de Agosto de 2016

6693

1

Si se firma la paz, cinco días después las Farc comenzará a desplazarse a 23 zonas de concentración y ocho campamentos que pactó con el Gobierno para desarmarse en máximo seis meses.

Aunque el gobierno no ha dicho específicamente en qué veredas se ubicarán,  La Silla verificó con líderes y autoridades en cada uno de los 31 municipios elegidos, y confirmó que en siete ya hay información oficial sobre dónde quedarán las zonas, en casi la mitad hay indicios sobre dónde serían, ya sea por rumores en el municipio o porque las Farc ya han estado haciendo jornadas de pedagogía o porque los lugareños de la vereda donde puede quedar lo comentan. Y en los demás, no saben todavía.

Del cruce de datos y el mapa se pueden sacar varias conclusiones. La primera es que en todas las cabeceras municipales hay por lo menos un juez y un inspector de Policía, aunque en muchos casos hay que recorrer varias horas para llegar a donde estarán las zonas.

La segunda es que en doce municipios hay presencia de población civil muy cerca al lugar en el que se planea concentrar a la guerrilla, a pesar de que esa era una de las líneas rojas del Gobierno.

Y otro dato interesante es el de los servicios públicos. En casi todos los municipios hay agua, luz y teléfono en los cascos urbanos, pero en las zonas rurales se vuelve más difícil.

En dos municipios no se consiguieron datos: Vistahermosa en el Meta y Puerto Colombia en Guainía, porque las fuentes en terreno no contestaron.  

Instrucciones: haga clic sobre las pestañas para ver como es la situación actual de estas zonas

 

A continuación podrás leer en detalle la información de cada zona o campamento:

 
Dabeiba, Antioquia

Todavía no saben dónde quedará la zona de concentración ni hay indicios de dónde sería, según le contaron a La Silla. El casco urbano tiene todos los servicios, pero en la zona rural hay falencias, sobre todo en comunicación (señal de televisión y de celular). El Estado también tiene presencia con Familias en Acción, Icbf y la Unidad de víctimas. Hay algo de minería ilegal en la zona rural y presencia intermitente de las Farc y bacrim.

 
Ituango, Antioquia

La zona de concentración quedará a dos horas del casco urbano, a dos kilómetros del centro poblado de Santa Lucía. Según le confirmó a La Silla una fuente en terreno que pidió no ser citada por su seguridad, en los últimos días "se han visto milicianos de las Farc anunciando que ahí se van a concentrar". Santa Lucía, que tiene aproximadamente 300 habitantes, no tiene presencia alguna del Estado, pero sí de las Farc.

 
Remedios, Antioquia

La alcaldesa Lucía del Socorro Carvajal le dijo a La Silla que la zona quedará a dos kilómetros de la zona poblada de la vereda Carrizal, que queda a seis horas por carro de la cabecera municipal, tiene unos 500 habitantes y en el que hacen presencia las Farc y el Eln. En Carrizal no hay ni jueces, estación de policía, conexión a internet ni agua potable, y la luz se va a cada rato.

 
Vigía del Fuerte, Antioquia

El campamento quedará en el corregimiento de Vegáez, a unas cinco horas de la cabecera municipal río Atrato arriba, unos 70 kms. En Vegáez hay presencia de las Farc desde hace más de 40 años, y hubo también del EPL. El control de las Farc en la zona es tan fuerte que fue allí donde liberaron al General Alzate, secuestrado en noviembre de 2014. Vegáez es una zona apartada y la población civil estaría a unos 3 kms del campamento, a unos 40 minutos de camino. Aunque en Vegáez no hay minería ilegal, cerca sí.

 
Arauquita, Arauca

Un concejal le dijo a La Silla que en Arauquita no tienen mayor información que la que ha aparecido en noticias acerca de dónde quedará la zona de concentración. También nos contaron que los servicios públicos cubren el área rural y el casco urbano, y que además de Policía hay una base de la Armada, a las afueras del casco urbano. Los cultivos ilícitos pasaron de ser el 80 por ciento de la economía del municipio hace diez años a solo el 5 por ciento hoy. Aún hay presencia de las Farc.

 
Tame, Arauca

No hay información oficial sobre dónde va a quedar la zona de concentración, pero los indicios apuntarían a lugares donde ha habido presencia de las Farc, en caserios como Filipinas o La Holanda. El primero queda a una hora y media de la cabecera municipal y el segundo a 45 minutos. En Tame están la mayoría de las instituciones importantes, como el Icbf, la Policía (cuenta con dos estaciones, una en el casco urbano y otra en la vereda Betoyes), el Ejército, la Unidad de Víctimas y el Sena, pero en el área rural esa presencia es practicamente nula. Además, tampoco hay agua potable, lo que contrasta con el cubrimiento en el casco urbano de aproximadamente el 90 por ciento de la población. En Filipinas hay cultivos ilícitos.

 
Cartagena del Chairá, Caquetá

En este municipio hay rumores sobre dónde quedará la zona de concentración. "Los milicianos de por aquí hablan de un lugar conocido como 'La Piscina', que era el descansadero de los cabecillas y queda a cuarenta minutos del casco urbano", le dijo a La Silla una fuente que pertenece a la alcaldía. En el municipio han hecho presencia los frentes 14, 15 y parte del 86 de las Farc. La zona rural tiene muchos cultivos de coca. "La guerrilla hasta el año pasado repartía semilla de coca a los campesinos", le dijo otra fuente a La Silla. Aunque no hay minería ilegal, desde el año pasado lo que más los tiene preocupados en el municipio es la tala indiscriminada de árboles para el tráfico de madera.

 
La Montañita, Caquetá

Un concejal le dijo a La Silla que, aunque no es información oficial, en el pueblo hablan de que la zona de concentración será en la vereda Unión Peneya, conocida porque en 2009 se ganó el Premio Nacional de Paz. La carretera para llegar desde la cabecera muinicipal es una trocha que, cuando hay buen tiempo, se recorre en mínimo tres horas. Ese municipio es uno de los que más hectáreas de coca tiene en el país, además de uno donde más incautaciones se han hecho a material de guerra de las Farc.

 
San Vicente del Caguán, Caquetá

No tienen información exacta sobre dónde se concentrará la guerrilla. Un concejal explica que el rumor es que será en la vereda El Diamante porque "gente de allá dice que los mismos comandantes les han confirmado que ahí será". El Diamante queda a cinco horas en carro de San Vicente y es uno de los lugares en los que las Farc ya ha hecho pedagogía.

 
Buenos Aires, Cauca

En Buenos Aires no se sabe oficialmente dónde quedará la zona de concentración. Las especulaciones indican que sería en el corregimiento de El Porvenir o El Ceral, porque han sido zonas de usual accionar de las Farc. Están ubicadas a dos horas de la cabecera municipal, y las posibilidades de comunicación y conexión en ambas es difícil. Este municipio tiene un buen cubrimiento del servicio eléctrico (aproximadamente el 90 por ciento de la población), pero el agua potable solo le llega al 10 por ciento de los habitantes. En los lugares donde quedaría la zona no hay minería ilegal pero si cultivos ilícitos.

 
Caldono, Cauca

Aunque todavía no se sabe oficialmente dónde quedará la zona de concentración, es posible que ésta se ubique en alguno de los resguardos indígenas que están dispuestos a ser zonas de desarme. El que más suena es Pueblo Nuevo, donde hace más de 20 años se iniciaron las conversaciones con Quintín Lame y el M-19 dejó sus armas, a unos diez kilometros de la cabecera municipal. En Caldono, el agua potable sólo le llega a quienes están en el casco urbano, hay energía eléctrica y el año pasado llegó la conexión a internet.

 
Corinto, Cauca

Oficialmente no se sabe dónde quedaría el campamento, pero fuentes en el terreno indican que puede ser la vereda La Cominera, que se encuentra a 12 kms, unos 40 minutos de recorrido desde la cabecera municipal. En Corinto no hay conectividad a internet, a pesar de que la instalación de banda ancha está lista hace más de un año. La zona rural no tiene agua potable. Las veredas en Corinto están alejadas unas de otras, y hay zonas despobladas donde podría ubicarse el campamento.

 
La Paz, Cesar

La alcaldesa Andrea Doria le dijo a La Silla que: "aún no definen donde quedará la zona. Están pidiéndonos información y mapas del municipio. Me imagino que estarán haciendo el estudio." Este municipio en la serranía del Perijá tiene al menos dos resguardos indígenas y han hecho presencia, por peleárse el territorio, las Farc, el Eln y los paramilitares. Además, San José de Oriente, uno de sus corregimientos, queda apenas a 20 kilómetros de la frontera con Venezuela.

 
Riosucio, Chocó

Oficialmente no se sabe dónde quedaría la zona y por lo tanto no es posible saber si hay o no minería ilegal o cultivos ilícitos, a pesar de que en la zona rural del municipio sí hay ambas cosas.

 
Tierralta, Córdoba

En este municipio de 235 veredas, que es más grande que el departamento del Atlántico, el campamento quedará en la vereda El Gallo. El Gallo tiene de apenas 31 casas y 152 habitantes que solo han conocido a un Estado: el frente 38 de las Farc. Viven de la pesca y los cultivos de coca. Queda a dos horas del caso urbano (una por carretera destapada y otra por la represa de Urrá) y a pocos pasos del Parque Nacional Natural Paramillo. Es un punto estratégico porque queda muy cerca del nudo de Paramillo, un corredor en el que, Farc y Bacrim, según contó La Silla hace un mes, tienen una suerte de alianza para narcotraficar.

 
Puerto Colombia, Guainía

Es un corregimiento departamental y no un municipio. Un habitante de la zona le contó a La Silla que Puerto Colombia se divide en comunidades indígenas y que no hay ningún tipo de banco o corporación financiera. En lugar de Inspector de Policía hay un corregidor departamental, y no hay estación de Policía, solo una base de Infantería y tropas patrullando. No tienen energía eléctrica y "el agua potable es la del río". Puerto Colombia tiene doble frontera con Brasil y Venezuela, y también nos dijeron que hay minería ilegal y que por ser "zona roja" la guerrilla cobra un "peaje" para que la gente trabaje en la extracción de oro.

 
Fonseca, Guajira

Como anticipó La Silla, las Farc se concentrarán en el corregimiento de El Conejo, donde la guerrilla hizo su famosa jornada de pedagogía de los acuerdos. Lo que no se sabe es en qué vereda de El Conejo, que queda muy cerca a la frontera con Venezuela y es un punto estratégico porque conecta la Sierra Nevada con la Sierra del Perijá, por donde durante años el Frente 59 de las Farc y los paramilitares han pasado coca y gasolina, según le dijo una fuente a La Silla. El Estado se queda en el casco urbano.

 
San José del Guaviare, Guaviare

El alcalde encargado Jairo Tovar nos dijo que no saben nada sobre dónde quedarán las dos zonas de concentración. Solo saben que una quedará al este y la otra al oeste del municipio. "Aquí ni siquiera hay rumores. Estamos en blanco", nos dijo. Según él, aunque la presencia del Estado no llega a las 136 veredas y 2 corregimientos, es una de las regiones más militarizadas del país. "Hay cinco militares por habitante aquí".

 
La Macarena, Meta

No tienen información exacta sobre donde quedaría la zona y tampoco hay rumores. En buena parte del territorio de este municipio está el Parque Natural de la Sierra de la Macarena. Tiene una base militar y solo entra la señal de Claro.

 
Mapiripán, Meta

En Mapiripán, el alcalde Alexander Mejía le dijo a La Silla que aún no se sabe dónde va a quedar la zona de concentración, y tampoco hay rumores fuertes sobre alguna vereda en particular, y que alrededor del 30 por ciento de la población aún es reticente a que se ubique una zona en su municipio. Allí hacen presencia el Frente 44 y el 39 de las Farc. Hay Banco Agrario y un corresponsal bancario de Bancolombia, solo agua potable en el casco urbano y plantas de abastecimiento de energía eléctrica en los centros poblados y no tienen conexión a internet. Además de los cultivos ilícitos, que han mermado por la erradicación, lo que preocupa ahora en Mapiripán es el crecimiento de la tala indiscriminada de árboles, y la presencia junto a la guerrila de las llamadas autodefensas gaitanistas. El único juzgado que había fue quemado junto con la Registraduría y la alcaldía las pasadas elecciones, por manifestantes de otros partidos políticos según nos dijo el alcalde, razón por la que el primero fue trasladado a Villavicencio.

 
Mesetas, Meta

En Mesetas, el alcalde encargado (al electo le anularon la elección por haber estado condenado en el 97) Albeiro Serna Restrepo le contó a La Silla que aún no les han informado dónde quedará la zona de concentración pero que los rumores de la comunidad indican que podría ser en la vereda La Cristalina, donde la guerrilla ha tenido presencia. Queda a 5 horas en carro por las malas condiciones de la vía, algo común en el municipio. Las zonas rurales están sin energía eléctrica y muchas veredas sin agua potable. Hay cultivos ilícitos, pero se han venido disminuyendo por la ofensiva del Gobierno Nacional con la erradicación manual, lo que tiene preocupada a la gente que vive de esta actividad pues no saben en qué otros trabajos podrían desempeñarse. En donde sería la zona la gente está intranquila porque no sabe si el Gobierno les va a comprar o a arrendar las tierras.

 
Vistahermosa, Meta

Aunque no nos pudimos comunicar con fuentes en terreno, pues el alcalde nunca nos contestó, sabemos que en Vistahermosa hay además de la estación de policía una subestación en la vereda El Piñalito. También cuentan con un punto de vive digital.

 
Policarpa, Nariño

La alcaldesa Claudia Inés Cabrera le contó a La Silla que aún no saben nada de la zona y que este fin de semana: "vienen los del Pnud yo creo que a contarnos más detalles". En Policarpa no hay agua potable ni siquiera en el casco urbano. Se declararon en emergencia por sanidad. Tampoco hay puntos de vive digital y es una zona de presencia histórica de los paramilitares y de las Farc. Aunque no se sabe donde quedará la zona, en la parte rural del municipio hay cultivos ilícitos y minería ilegal.

 
Tumaco, Nariño

Una fuente en la alcaldía de Tumaco nos dijo que: "a la alcaldesa no le ha llegado ninguna comunicación de parte de presidencia sobre la zona. Se escucha que será en el Consejo Comunitario Alto Mira y Frontera". Esta región, ubicada a orillas del río Mira, en la zona rural del municipio, ha sufrido durante años por la presencia de paramilitares y más recientemente de bandas criminales. De llegar a ser ahí, es una zona de cultivo de palma sin presencia del Estado, donde además hay reclamos de restitución de tierras.

 
Tibú, Norte de Santander

Las Farc y el Gobierno acordaron que la guerrilla se concentrará en la Angalia, una vereda con presencia histórica de las Farc, en la que además de los cultivos de coca, es una zona de tránsito del Eln, a orillas del río Catatumbo. La presencia del Estado llega hasta la cabecera municipal de Tibú. De ahí para adelante, como le decía una fuente a La Silla: "Es territorio de nadie y usted va a su suerte." La Angalia tiene 60 casas y hasta el año pasado cuentan con luz eléctrica. Tampoco tienen agua potable y limitan con El Tarra, donde fue secuestrada la periodista Salud Hernández por el Eln. Aunque el casco urbano de Tibú queda más pegado a la frontera con Venezuela, la zona en todo caso no quedaría tan lejos, a pesar de que esa era una de las líneas rojas de Santos.

 
Puerto Asis, Putumayo

Hay dos rumores: uno es que quedará en Mansoya, una zona selvática cerca al río Caquetá, a hora y media de Puerto Asís, al norte. Según una fuente en terreno, allí hay presencia de cultivos ilícitos y socavones ilegales para minería de oro. El otro rumor es que va quedar en el corregimiento 'La Carmelita', un centro poblado que queda a 24 kilómetros de la frontera con el Ecuador.

 
Planadas, Tolima

Ya saben que la zona de concentración quedará en la vereda San Miguel, a dos horas del casco urbano del municipio. A una hora de ahí queda el resguardo indígena Páez de la Gaitana. San Miguel fue según dos fuentes en terreno, un antiguo centro de entrenamiento de la guerrilla. No es una zona cocalera ni de minería ilegal y no cuenta con mayor presencia del Estado, aparte de una estación de Policía.

 
Villarrica, Tolima

Como anticipó La Silla, la zona de concentración será en La Colonia, una vereda a media hora de la plaza central del pueblo y es casi que el punto medio entre Villarrica y Cabrera, donde inicialmente las Farc quería concentrarse. Cinco fuentes por aparte le dijeron a La Silla que lo más probable es que los guerrilleros lleguen a un lugar que se llama ‘La Granja’, en La Colonia. 'La Granja' era una escuela agropecuaria con galpones y marraneras. Ahora viven ahí ocho familias.

 
Cumaribo, Vichada

Todavía no se sabe donde quedará la zona. Aunque se rumora que sería en la vereda de Chupave, el alcalde Hermenegildo Beltrán le dijo a La Silla que es muy poco probable "porque hay un resguardo indígena y aparte hay cultivos ilícitos". Esas, entre otras, fueron dos de las líneas rojas que puso el presidente Juan Manuel Santos para escoger los lugares donde se concentrará la guerrilla. En la zona rural de Cumaribo hacen presencia bandas criminales y según el alcalde, este año han aumentado los cultivos de coca y la minería ilegal.

 

Comentarios (1)

LIBELULA

06 de Agosto

0 Seguidores

si se analiza con cuidado se concluirá que el 80 por ciento de estas posibles zonas de concentración, en este momento, son zonas con altísima dom...+ ver más

si se analiza con cuidado se concluirá que el 80 por ciento de estas posibles zonas de concentración, en este momento, son zonas con altísima dominación de las farc y con cabeceras municipales cerca. mi pregunta; esas dos condiciones no hacen parte de esa linea roja? será este otro motivo más para votar por el No

Contexto