Menú principal

Martes Febrero 09, 2016

Colombia Civil

Después de la barbarie del conflicto armado, hay que reconstruir un horizonte de civilidad.

Profesor Asociado del Departamento de Sociología de la Universidad Nacional de Colombia, Sede Bogotá. Se desempeña actualmente como director del Centro de Estudios Sociales. Es también Faculty Fellow del Center for Cultural Sociology en Yale University y Fellow del Indo-Pacific Governance Research Centre de la University of Adelaide.

Sus intereses se enfocan principalmente en la sociología cultural, la sociología económica, y en particular sobre las relaciones entre sociedad civil y mercado, así como en la sociología cultural de la violencia. Sus publicaciones más recientes incluyen un libro publicado en 2012 en Nueva York con Palgrave-Macmillan sobre la influencia de la cultura sobre el funcionamiento de las instituciones monetarias (Central Bank Independence: Cultural Codes and Symbolic Performance) y otro libro editado por él que saldrá en 2015 con Harvard University y con la Universidad Nacional de Colombia sobre el papel de las prácticas creativas en las políticas públicas (Cultural Agents Reloaded: The Legacy of Antanas Mockus)

Twitter del autor

Hilos temáticos:

Aclaro : no es que se me  pegó el pito en el tema de las carátulas,  pero no resisto a  la tentación. Porque la  última carátula  de la  revista Cambio  ( 30 de julio a 5 de agosto) plantea dos  temas distintos al ya tratado  de las carátulas simplonas .

 Una carátula es  como la  apariencia  física de  una persona.  Si  descuidada o sucia,  no dan  ganas de  conocerla.  Si muy maquillada , pierde encanto.  Si le  falta   pulso o tino, ni hablar.  

Todo es   aceptable, salvo  priorizar, en  la puerta de  entrada , lo comercial en vez de lo informativo.  Y mucho  menos cuando se  califica a lo comercial como  "información",  lo cual  haria suponer  que lo periodístico y  un aviso  cumplen la misma función  y  deben recibir la misma protección que  le otorga  nuestra Constitución al primero.   Se ha puesto de moda , no sólo en  revistas sino también  en diarios, aunque no quepa duda :  el lector termina por rechazar  al medio, que cuando " vende" por vender y no por el contenido, pierde su sentido.  
 No se si les habrá  pasado lo mismo,  pero  cuando hay  una de esas  " informaciones comerciales" que devoran  a lo periodístico como en este caso, la primera reacción  es arrancar la  página de falsa carátula  y sentirme engañada. Los publicistas  dirán que basta  con  haber mirado para recordar de qué se trataba. Pero  además  de la pérdida de dignidad periodística, hay otras dimensiones éticas. ¿ A cuenta de qué el señor William Villamizar  Laguado, gobernador del Norte de Santander, vitrinea de esa manera con el erario público?  Si le quedan  dudas, recuerde  y compare con  el muy acertado y no personalista  video  de promoción del departamento de Boyacá . 
   Hay otra moraleja :  así  como en la yidis política  peca tanto el  que  paga por pecar como el que peca por la paga,  así  también  el que  recibe el aviso  es  tan pecador como el que lo propone.
 y eso  que todavía no estamos en período electoral...

María Teresa Herrán
 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Dom, 2009-08-02 19:47

Estoy de acuerdo con este punto, y creo que se debería investigar todo este dinero de los gobernadores en auto-pauta. Pero el tono de este blog me parece un tanto amargado.

Añadir nuevo comentario