Por Mauricio Rubio · 24 de Enero de 2012

3546

16

La famosa consigna surgió en el hundimiento del Birkenhead en la costa de Suráfrica en 1852, plena época victoriana. En el Titanic, con , fue un criterio para embarcar en los botes salvavidas. Pero el clasismo resultó más determinante: en tercera clase iban las familias de inmigrantes, y murieron dos de cada tres niños.

Entre las supervivientes de primera, había tres feministas que recibieron críticas de una de sus líderes por subirse al bote. Otra pasajera llegó tarde al último salvavidas y rogó que la dejaran montar pues su esposo e hijo la esperaban. Ante la negativa, un abogado mexicano, Manuel Uruturchu, le cedió su puesto pidiéndole que visitara a su esposa para contarle por qué él no llegaría. La ingrata, que no era casada ni madre, tardó doce años en hacerlo.

Una camarera relató que las mujeres fueron forzadas a subirse en los botes. Eso no concuerda ni con la mitad de las de tercera que murieron ni con las pocas de primera que rehusaron ser rescatadas, como Ida Strauss, esposa del fundador de Macy´s que ya en el bote decidió devolverse. “Hemos vivido muchos años juntos; a dónde vayas, yo voy”. Al capitán Edward John Smith, casado y con una hija, se le vio por última vez en cubierta dando órdenes. No hizo ningún esfuerzo por salvarse.

En un Titanic a la colombiana , pasajera del avión de Avianca secuestrado por el ELN en 1999, relata que su padre, también rehén, propuso “que había que presionar para que soltaran primero a las mujeres”. La iniciativa fracasó pues un piloto “alzó la voz y dijo que no sería así, pues él tenía el mismo derecho de salir que cualquier mujer”.

Alcancé a ser educado para cederle el puesto a las mujeres en el bus. Siendo niño, una tía que visité en Nueva York me aconsejó no hacer eso por ningún motivo. “Acá a las mujeres no les gusta”. Fue la primera vez que oí la palabra feminismo. Quedé confundido pero “bueno, mejor para mí”. Incluso antes de esa licencia, mi urbanidad infantil no daba para un gesto como el de Uruturchu, y eso no lo digo con orgullo.

Cuando llegué a la facultad de economía, me sorprendió aprender que un famoso escocés había demostrado que no importaba ser egoísta. A esas alturas yo estaba tan formateado con un cuchuco de valores cristianos, chapinerunos, republicanos, hippies y mamertos que no le saqué el jugo a ese ¡hágale, no sea pendejo!

En mis incursiones por el feminismo he caído en cuenta de una nueva directiva. Sólo para mujeres, es algo como “siempre has sido víctima; ahora, tú defines tus derechos; convierte en amenaza lo que no te guste y en machista a quien discrepe”.  es la caricatura del nuevo paradigma. El precepto basado en la ega (el ego femenino) ya no es la sinvergüencería de los economistas, el .  El egocentrismo es ahora explícito y prescriptivo: “tienes que pensar sólo en ti”. El sacrificio, más que ignorado, quedó vetado.  

Los machos somos adaptables por naturaleza. Si está out el altruísmo, y sólo toca no agredir, tanto mejor. Carpe diem. Al anotar que me parece un hombre de la época, no busco defender a Francesco Schettino, el capitán del Costa Concordia que adoptó sin atenuantes el lema ecominista de “haz lo que te convenga”. Da curiosidad saber dónde hubiera podido aprender este individualista tan primario, este , lo que desde la barrera le reclaman: sacrificarse por los demás. Dos posibles sitios, cuartel y seminario, están tan desprestigiados que dudé mencionarlos. Un convento le hubiera encantado al ragazzo, pero no se usa para hombres. Los políticos y los guerreros insisten que se sacrifican por otros pero nunca cuentan donde les enseñaron, por eso nadie les cree. Y entre muchos de esos y Francesco, que venga un fiscal y escoja. 

De todas maneras, yo evitaría una relación comercial, laboral o de amistad con Schettino, incluso con el piloto de Avianca. Preferiría de lejos al capitán Smith, a Uruturchu o a las señoras que murieron con sus esposos. Mis preferencias al votar en una elección popular o para la junta administradora de una copropiedad serían las mismas.  

Iría más lejos. Si el objetivo es que mujeres y hombres tengamos los mismos derechos, yo intuyo que a pesar de su machismo esos patriarcas y sus esposas ofrecían un terreno más fértil para la igualdad que Francesco y mucha gente moderna, verbalmente progresista y sin prejuicios de género pero con un ego en crudo monumental. Y una retórica igualitaria que no pasa la prueba de una incomodidad menor que la del Concordia, como hacer fila bajo la lluvia.  

Machistas como los que se hundieron parecían tener capacidad de empatía. Eran cultos, hacían las tareas, debatían respetuosamente y sobre todo estaban formateados para acatar y cumplir leyes o normas sociales impuestas, incluso las que atentaban contra sus vidas. Bastaba cambiar las reglas del juego, las habrían respetado. Muchos, no sólo Francesco, tendríamos muchas cosas que aprender de Edward John, Ida y Manuel. Quien está  dispuesto a hundirse con su barco o su esposo o cederle el puesto en el bote a una desconocida, bien puede apoyar una  razonables y menos drásticos que ahogarse. En la búsqueda utópica del mundo no machista tal vez se desperdició una buena materia prima: la gente bien educada a la antigua. Qué confusión tan macha la que tengo por ese schrettino.

 

Comentarios (16)

Mauricio Rubio

25 de Enero

0 Seguidores

Gracias por el interés. El "eslorado" no lo entendí, el diccionario (RAE) tampoco.

Gracias por el interés. El "eslorado" no lo entendí, el diccionario (RAE) tampoco.

Humanandroide

25 de Enero

0 Seguidores

Hace referencia a la linea de flotación perpendicular de una embarcación, bien a babor o estribor.

Hace referencia a la linea de flotación perpendicular de una embarcación, bien a babor o estribor.

chandaxi

26 de Enero

0 Seguidores

Al final o en esencia ante una situación de peligro lo que prima es la supervivencia de la especie. Lo de las mujeres y los niños primero no es sól...+ ver más

Al final o en esencia ante una situación de peligro lo que prima es la supervivencia de la especie. Lo de las mujeres y los niños primero no es sólo porque sí son físicamente más débiles que los hombres, sino porque son más esenciales para la supervivencia de la especie. Si lo primordial fuera salvar a los débiles entonces serían primero los ancianos y los enfermos.

Mauricio Rubio

26 de Enero

0 Seguidores

De acuerdo con que la consigna tiene poco que ver con salvar a los débiles. Casi de acuerdo con "lo que prima es la supervivencia de la especie". Ba...+ ver más

De acuerdo con que la consigna tiene poco que ver con salvar a los débiles. Casi de acuerdo con "lo que prima es la supervivencia de la especie". Basta con cambiar un "la" por un "mi". La hipótesis de "la" especie ha sido rechazada por muchos biólogos que señalan que lo instintivo es sacrificarse por aquellos con quienes se comparten genes, o sea "mi" especie: la familia, y de manera proporcional a la cercanía. Si la consigna de "mujeres y niños primero" fuese instintiva, no habría aparecido tan tarde como el siglo XIX. Por milenios fue más algo como "yo salvo a los míos y los demás que se ahoguen", o incluso "ayudo a hundirlos para quedarme con lo de ellos, en particular sus mujeres". Lo de llegar al punto de sacrificarse y ordenar que se salven mujeres para otros y niños ajenos tiene muy poco de instintivo. Por el contrario, requirió varios siglos de civilización de instintos. Y es en eso que, opino, economistas y feministas nos han hecho retroceder cultivando el ego.

Victoria Pereira

26 de Enero

0 Seguidores

El miedo se apodera de los seres humanos no sólo en circunstancias de urgencia. Pienso que el tema que se plantea es algo confuso. No pasa por el mac...+ ver más

El miedo se apodera de los seres humanos no sólo en circunstancias de urgencia. Pienso que el tema que se plantea es algo confuso. No pasa por el machismo y menos por el feminismo. El miedo, la cobardía y el instinto de supervivencia es propio a la humanidad y pasa cotidianamente.
Cuántas veces hemos sentido vergÜenza íntima por actuar de manera egoísta? ...muchas pero se vale en la medida en que no se aniquile a nadie o se vulnere el derecho del otro!
Por otra parte a las mujeres nos gusta que nos den la manito al bajar, ojo! no se trata de un signo de debilidad, es sencillamente feminidad.

Mauricio Rubio

26 de Enero

0 Seguidores

Si machismo es desvalorizar, objetivizar y explotar sexualmente a la mujer y feminismo buscar igualdad de derechos, un incidente en el cual unos hombr...+ ver más

Si machismo es desvalorizar, objetivizar y explotar sexualmente a la mujer y feminismo buscar igualdad de derechos, un incidente en el cual unos hombres se dejan ahogar por mujeres extrañas en lugar de repartíselas para violarlas, o dominarlas a la fuerza para salvar ellos su pellejo, tiene que ver con ambas cosas. El incidente del Titanic es más de control del miedo, de civilización de los instintos, que de supervivencia. El del Avianca y el de Shcettino tienen mucho más de macho en bruto, sin domesticar.
Si un hombre le dijera que le encanta darle “la manito al bajar, ojo! no se trata de un signo de fortaleza, es sencillamente masculinidad” ¿Usted qué le respondería? ¿Algo como "vete al Titanic"?

Contra la Godarria

27 de Enero

0 Seguidores

Interesante respuesta de este señor sobre las "mujeres y niños primero" http://www.youtube.com/watch?v=SvHn6XuDNvo&feature=channel_video_title

Interesante respuesta de este señor sobre las "mujeres y niños primero" http://www.youtube.com/watch?v=SvHn6XuDNvo&feature=channel_video_title

Mauricio Rubio

27 de Enero

0 Seguidores

Gracias por el link. En eso no había pensado, pero después de tener quien navegue y quien pesque, evade la cuestión de por qué las mujeres primero...+ ver más

Gracias por el link. En eso no había pensado, pero después de tener quien navegue y quien pesque, evade la cuestión de por qué las mujeres primero.

Contra la Godarria

27 de Enero

0 Seguidores

Si, tiene razón en eso. Pero interesante saber que alguien, antes de las mujeres y los niños primero, procure en saber si alguien sabe de navegació...+ ver más

Si, tiene razón en eso. Pero interesante saber que alguien, antes de las mujeres y los niños primero, procure en saber si alguien sabe de navegación y de pesca para sobrevivir porque da la misma salvar del naufragio a las mujeres a los niños si no pueden sobrevivir después en medio del océano.
Por otra parte, no se porque las mujeres y niños primero. Sera por ¿cabellerosidad?, ¿preservación de la especie?, ¿porque son débiles?, ¿porque los niños tienen mucho por que vivir y las mujeres para que sigan reproduciéndose?. En realidad no se.

Mauricio Rubio

28 de Enero

0 Seguidores

Sigue siendo una cuestión misteriosa. Yo lo único que tengo claro, como le respondí a chandaxi es que no es una cuestión instintiva que sería alg...+ ver más

Sigue siendo una cuestión misteriosa. Yo lo único que tengo claro, como le respondí a chandaxi es que no es una cuestión instintiva que sería algo como "los míos primero". Lo otro es que para dejarse ahogar por una extraña se requieren varias, muchas capas, de domesticación de instintos.

Tatiana Luján Ruiz

30 de Enero

0 Seguidores

Me dejaste pensando, sobre todo con esta frase: "Bastaba cambiar las reglas del juego, las habrían respetado".
No supe si las cosas eran mejores ...+ ver más

Me dejaste pensando, sobre todo con esta frase: "Bastaba cambiar las reglas del juego, las habrían respetado".
No supe si las cosas eran mejores antes o ahora y concluí que prefiero estar en una sociedad en la que la gente tenga la costumbre de cuestionar las normas antes de obedecerlas. Sin embargo, me parece igualmente dañino que la gente sin cuestionarse guíe su vida por el principio de que el individuo es lo más importante.
Difícil encontrar el equilibrio y no caer en la alienación o en el egocentrismo extremo.

Mauricio Rubio

30 de Enero

0 Seguidores

El dilema no es fácil pues una de las características de las sociedades más desarrolladas es el cumplimiento de la ley y las normas sociales, y el ...+ ver más

El dilema no es fácil pues una de las características de las sociedades más desarrolladas es el cumplimiento de la ley y las normas sociales, y el acuerdo para cambiarlas. Eso puede asfixiar, como le consta a muchos colombianos que han vivido por ejemplo en Suiza y casi terminan añorando a los vecinos que en Colombia les hacían fiesta todos los viernes y sábados. Un amigo dice que la buena posición de Colombia en las encuestas de felicidad tiene que ver con que nadie se siente restringido por ninguna ley, regla ni norma. A mí el incumplimiento generalizado me produce mucha incomodidad.
Al referirme a las reglas del juego en este texto quise señalar que esos patriarcas, sin duda muy machistas, probablemente se habrían adaptado a un conjunto de reglas y normas más igualitarias y respetuosas de los derechos de las mujeres. No comparto la visión de unos machos tercos motivados únicamente por dominarlas.

Tatiana Luján Ruiz

31 de Enero

0 Seguidores

Pero en esos países se discute la legitimidad de la ley y su conveniencia, ¿no?
Tengo la impresión (puedo estar muy equivocada) de que era más...+ ver más

Pero en esos países se discute la legitimidad de la ley y su conveniencia, ¿no?
Tengo la impresión (puedo estar muy equivocada) de que era más difícil discutir sobre la conveniencia de una norma antes.
Claro, el escenario ideal es que las normas se discutan, se evalúen con criterios de razonabilidad y se cumplan.

Mauricio Rubio

31 de Enero

0 Seguidores

Me quedé pensando por qué escribí eso y la respuesta es simple: se me salió el economista. Normalmente somos más partidarios de cambiar los "ince...+ ver más

Me quedé pensando por qué escribí eso y la respuesta es simple: se me salió el economista. Normalmente somos más partidarios de cambiar los "incentivos" que las mentalidades.

Las historias más vistas en La Silla Vacia