Por Mauricio Rubio · 24 de Octubre de 2011

3899

4

Brasilia fue concebida como la ciudad del futuro, la realización de la utopía. El primer desfase entre proyecto y realidad fue la masa de obreros que llegó para la construcción. Se esperaba que los llamados candangos volvieran a sus lugares de origen. Pero se instalaron alrededor de la megaobra demandando servicios y títulos de propiedad. En 1980, el 75% de la población de la metrópolis perfecta vivía en asentamientos que no habían sido planeados.

Los antiguos ingenieros de sistemas -la generación IBM 370- siempre pregonaron que la informática pasaba por el centro de cómputo. Fueron arrollados por la tecnología que despreciaban: los micros, el ratón y Steve Jobs. El puntillazo final fue Linux. Nadie previó que un sistema operacional pudiera salir del trabajo parcial de miles de usuarios conectados por Internet. Eso logró Linus Torvalds al revolucionar la forma de hacer programas. Un texto en  la red ilustra las dos estrategias de desarrollo de software -la programación estructurada y la arquitectura abierta- con una metáfora poderosa, , que  sirve para Brasilia e incluso para el aborto en Colombia. Distingue dos formas de ver el mundo y resolver problemas: desde arriba, con un sínodo de cardenales, expertos, ilustrados, deductivos y perfeccionistas. O desde abajo, con enfoque bazar, informal, descentralizado, artesanal, intuitivo, observador, modesto, astuto y adaptado al entorno.

La sentencia C355 sobre aborto es catedral. No surgió de la base, de la tutela, sino de un sofisticado ejercicio académico. El trabajo previo amerita un Cum Laude, ha generado trascendentales debates, se considera un gran avance legal, pero su impacto real ha sido nimio, tal vez contraproducente.

En el mundo real, el misoprostol está revolcando el aborto, como los candangos Brasilia y Linux la programación estructurada. La historia del uso de este fármaco, típico bazar, refleja la astucia de las latinoamericanas para apropiarse de sus derechos reproductivos sin intermediarios, ni doctrinas, ni jueces, ni protectoras ilustradas, ni recursos oficiales. También muestra cómo legislaciones represivas y caducas se vuelven tigres de papel.

Hace unos 20 años, fueron las mismas mujeres, brasileras, quienes descubrieron el aborto con este fármaco que se vendía como medicamento para la gastritis. Se recomendaba no tomarlo esperando, pues podía causar aborto espontáneo. Las que se vieron enfrentadas al embarazo y a la ilegalidad, lo utilizaron como no tocaba: para inducir abortos. Físicamente, el efecto es similar a una pérdida espontánea, con el mismo riesgo para la salud. Con misoprostol por vía oral sublingual, nadie puede saber que el aborto es artificialmente espontáneo. Así, tras su IVE casera, las mujeres pueden acudir a los servicios de salud. La verdadera revolución fue deshacerse de las redes clandestinas del aborto y, también, de las intelectuales dogmáticas que señalan cómo deben hacerse las cosas. Quedó patas arriba el discurso del peligro mortal de la clandestinidad, tan apreciado por quienes promueven la legalización como bandera política.

Desde entonces ha habido más investigación y mejoras al misoprostol. En la actualidad para la OMS es un medicamento esencial. No sólo por anti-gástrico sino por su eficacia contra la hemorragia post-parto, causa líder de mortalidad materna. Con precio muy inferior al de otros abortivos (U$ 20), es estable a temperatura ambiente. Se almacena en una repisa. No hay chance que ante la comunidad internacional que la adopta, las cavernas locales, con fronteras porosas, vayan a declarar otra guerra contra una droga maldita.

Su estirpe informal y tercermundista ha hecho que en España, con IVE legal disponible, el  sea “el método más popular entre las inmigrantes suramericanas ... Se calcula que cada mes, alrededor de 1.000 mujeres, sobre todo brasileñas, colombianas y ecuatorianas interrumpen su embarazo en las primeras semanas introduciéndose en la vagina varias pastillas de misoprostol”. Aparecen nuevos lemas: “aborto, más información, menos riesgos”, o “essa hipocrisia dá hemorragia”. viajan en un barco y por fuera de las aguas territoriales, instruyen sobre el uso seguro de la pepa. las venden por Internet. Un médico abortista español  que ya su papel es secundario. Lesbianas y Feministas argentinas  “cómo hacerse un aborto con pastillas”. La esencia de la actividad cambió. Parteras clandestinas y agoreras ilustradas se quedan sin oficio.

Mientras esto pasa en el mundo, en Colombia se nos dice que nada ha cambiado. Cardenales tradicionales o laicos no cesan de alarmar a las usuarias con el pecado o la cárcel. Las feministas les hacen el juego anunciando peligros de muerte inexistentes. Insisten que la vía del futuro es la jurisprudencia de las tres excepciones. A pesar de que, cual camino colonial para tractomulas, la C355 no cubre ni al 0.2% de las abortantes, y sufre sabotajes. Al bazar del lado, acuden cada vez más mujeres. La acogida del misoprostol es imparable. Se  que la mitad de los abortos en Colombia ya se hacen así. Y la tecnología  se propaga sólida e informalmente, como un bazar.

Desde la basílica se anuncian conspiraciones o catástrofes sociales, legales y políticas. Se afina la retórica pro y contra el , la objeción de conciencia. Abajo, la mayoría de abortantes no se inmuta con los objetores o el debate. No llegan al sistema de salud a que les practiquen una IVE excepcional sino a exigir que les controlen el sangrado de la que se hicieron en su casa. A ellas esto tampoco les debe importar, pero hay que reconocerles que desde el bazar están revolcando, técnica y legalmente, el aborto. Larga vida sin complicaciones a las insumisas del misoprostol.

 

Comentarios (4)

metocoregistrarme

26 de Octubre

0 Seguidores

Bobada 1.
El Misoprostol no está revolucionando al mundo. Lo revolucionó un día, nadie lo niega, pero tiene problemas en cuanto a (1) su efecti...+ ver más

Bobada 1.
El Misoprostol no está revolucionando al mundo. Lo revolucionó un día, nadie lo niega, pero tiene problemas en cuanto a (1) su efectividad (según lo OMS llega al 84%) y por eso con mucha frecuencia se requiere un método quirúrgico complementario, especialmente después de la semana 9; (2) hay dudas sobre sus efectos teratogénicos (lo que pasa con el feto si el aborto falla) y (3) se ha asociado a mayores tasas de dolor. Tener supervisión médica es realmente importante usando este medicamento. El mundo los esta revolucionando hoy la Mifepristona que usada con el misoprstol alcanza una efectividad del 98%, sin efectos teratogénicos y sin dolor. El Invima sin embargo ha negado el registro. Usa, Francia, Alemania y todo el mundo desarrollado ha dejado hace mucho de usar el Misoporstol solo. Una referencia menor: http://www.nytimes.com/2010/08/01/opinion/01kristof.html

metocoregistrarme

26 de Octubre

0 Seguidores

Bobada 2.
Hay una diferencia sustantiva entre buscar un servicio legal y uno ilegal, aunque en ambos casos se logre el mismo resultado. La sentenc...+ ver más

Bobada 2.
Hay una diferencia sustantiva entre buscar un servicio legal y uno ilegal, aunque en ambos casos se logre el mismo resultado. La sentencia 355 no resuelve el problema pero da un paso normativo valioso. Las normas, más que cualquier ciudad, tienen que venir de arriba. Es difícil en temas como éste que primero haya trasformaciones culturales y que estas demanden los cambios normativos.
Bobada 3
Las mujeres con frecuencia buscan un aborto tardío: mientras se dan cuenta, deciden, juntan plata, buscan alternativas, y demás. Esos abortos tardíos realmente no se pueden hacer en la casa. No es una pastillita en la vagina y chao. De todos modos esa convicción suya es, digamos, muy tierna también.
Bobada 4: La gran bobada
A las insumisas del Misoprostol nos importa mucho lo que pasa en la catedral. Nos susta y a veces nos hace retroceder. Muchas de hecho, no han tenido esa larga vida por creer que el riesgo era un mito de histéricas. Una ayudita a los curas. Una falacia de libro.

Mauricio Rubio

27 de Octubre

0 Seguidores

Alguna sugerencia que no sea una bobada? La unica posibilidad que se percibe entre la lista de bobadas es la de esperar el desarrollo del valioso paso...+ ver más

Alguna sugerencia que no sea una bobada? La unica posibilidad que se percibe entre la lista de bobadas es la de esperar el desarrollo del valioso paso normativo, incluso para complementar con mifepristona. Insistimos que ya casi, si Dios quiere?
Para aliviar todas esa fallas y limitaciones del misoprostol, que de hecho ya se usa masivamente en Colombia, tocaria por lo menos empezar a hablar del asunto.

Las historias más vistas en La Silla Vacia