Menú principal

Jueves Agosto 21, 2014

Cuarto Oscuro
Imagen de Mauricio Albarracín

Un blog sobre política y movimientos sociales

Abogado, activista LGBTI, bloguero (www.malbarracin.com), santandereano en el exilio. Apasionado por la política, los movimientos sociales y el derecho constitucional. Director de Colombia Diversa. Mis opiniones en este blog no comprometen a la organización para la que trabajo.

Twitter del autor

@malbarracin

Hilos temáticos:

Crecí con la Constitución de 1991. Me la enseñaron en la escuela primaria en 1994. Durante mi secundaria junto con mis compañeros dábamos peleas cotidianas por tener el pelo como nos gustaba basados en el “libre desarrollo de la personalidad”, o “libre desarrollo de la animalidad”, diría el Procurador.

A finales de los noventa y principios de la década pasada, la Constitución de 1991 era aún materia de agrias disputas. El mundo de los facultades de derecho se dividía entre los “enemigos” de la Constitución y quienes abrazábamos “el nuevo derecho” de la reforma constitucional del 91. En la escuela de derecho Carlos Gaviria era el “papa Noel” del derecho constitucional, mientras Fernando Londoño era el “coco” de los niños constitucionales.

De hecho el constitucionalista Juan Fernando Jaramillo en un artículo del 2007 decía: “El crítico más radical de la Constitución de 1991 ha sido el ex Ministro Fernando Londoño Hoyos. En un artículo aparecido en el año 2001 (…) concluía: “Nuestra Carta ha sido pieza fundamental para fortalecer la subversión, para multiplicar la corrupción, para desordenar e inflar el paquidermo estatal, para neutralizar los poderes públicos y finalmente, como en algunas pinceladas he querido explicar, para construir la más grande fábrica de miseria que pudiera concebirse, … Cuando alguien decida hacer algo serio para rescatar a Colombia del abismo al que ha sido arrojada, no podrá soslayar el ineludible desafío de romper en mil pedazos ese traje de arlequín que costureros tan ineptos tejieron en las deplorables jornadas del primer semestre de 1991, año sin gracia y para siempre de triste recordación.”

Hace algunas semanas Fernando Londoño abrazó la Constitución con el mismo amor y esperanza que los jóvenes hace 20 años. Fue sorprendente leer su columna “trato imposible”  y escuchar su editorial en la hora de la verdad.

Londoño reconoce la Constitución de 1991, el bloque de constitucionalidad (incluso su superioridad), en especial los tratados de derechos humanos que no permiten amnistía ni indulto. En sus palabras: “la amnistía y el indulto están prohibidos por la Constitución de Colombia, con la que Santos no tiene muchos miramientos. El problema es que también están vedados en el Derecho Internacional Público, en los tratados que obligan a Colombia y que tienen fuerza supraconstitucional”.

El “coco” de la Constitución de 1991 ha muerto. A Londoño y a su amigo el Procurador les gusta “el traje de arlequín” tejido por los ineptos costureros en 1991.

No quedó tan mal hecho después de todo. Es un momento dulce para el constitucionalismo colombiano porque este gesto tiene una gran ganancia democrática.

Algunos dirán que Londoño está haciendo un uso estratégico de la Constitución para oponerse a las negociaciones de la Habana. Pueden tener razón a corto plazo. Pero a largo plazo el movimiento retórico de Londoño lo deja en una gran paradoja: al reconocer la Constitución y la fuerza vinculante de los tratados de derechos humanos, fortalece también al sistema interamericano de derechos humanos, a los mecanismos de monitoreo de derechos humanos de Naciones Unidas y la Corte Penal Internacional.

Todos estos lugares señalados como “cómplices” de la “guerra jurídica” contra las militares (Procurador General)  o como parte de la estrategia de la “extrema izquierda internacional” (General (r) Jaime Ruiz Barrera, presidente de ACORE).

Espero que Londoño muestre el mismo entusiasmo y consistencia en caso de una eventual condena contra Colombia en la Corte Interamericana de Derechos Humanos por los casos de la Operación Génesis, del Palacio de Justicia o el genocidio de la Unión Patriótica. Espero que su entusiasmo por el derecho internacional no se agote el día que la Corte Penal Internacional abra un caso contra Colombia o contra el expresidente Álvaro Uribe Vélez.

Como es tiempos de grandes cambios y de reconciliación, debemos estar felices por uno de los primeros resultados de los diálogos de la Habana: Fernando Londoño es el nuevo mejor amigo de la Constitución.
 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2014-06-26 09:05

Desafortunado, como desacertado argumento. Que Fernando Londoño haya expuesto su más férrea oposición respecto de la negociación y la formación de la Carta Política del 91, no es óbice para que se vea compelido a cumplirla y a seguir sus lineamientos; que cuestione su legitimidad, no significa que la Constitución no sea "el derecho vigente" -como llamaríamos los abogados-.

Con esto ni apoyo, ni ataco lo que usted plantea. Sus inquietudes y su caricaturización de Londoño son válidas en el marco de un Estado Social de Derecho al que asistimos hoy por cuenta de la Constitución. Únicamente quiero poner de presente que el hecho de que Londoño comparta o no el contenido substantivo de la Carta, es indiferente para que su vinculatoriedad se mantenga incólume.

Vie, 2013-03-29 19:02

Hay una mención de pasada en su artículo que me parece válida traer a colación: dos posturas extremas en cabeza de dos ideólogos con posturas extremas. Londoño, felizmente casado con el statu quo desde la época de la colonia, con siervos y señores feudales, y Gaviria, con su teoría del derecho per se, también llevado al extremo. Gaviria, durante su paso por la Corte Constitucional, revisó tutelas que involucraban a estudiantes y colegios y siempre falló a favor de los estudiantes. Se apartaron de sus consideraciones magistrados como José Gregorio Hernández y el fenecido Vladimiro Naranjo, con posturas más realistas y alejadas de la ensoñación a la que es tan dado Carlos Gaviria Díaz. En resumen, creo que los extremos de cualquier índole son dañinos y son los que han dado lugar a los más violentos enfrentamientos entre los seres humanos. Y pensar que dicen de Gaviria que le molesta el ruido y el bochinche. No pensó en los pobres maestros cuando proyectó sus sesudos fallos.

Lun, 2013-04-01 16:04

La buena noticia es que la Constitución es aceptada tanto por Gaviria como por Londoño. Esto es un buen paso civilizatorio.

Lun, 2013-03-25 19:41

Esta es otra columna relacionada con las contradicciones del narco-uribismo:

http://www.kienyke.com/kien-escribe/algunas-contradicciones-del-uribismo...

Mié, 2013-03-27 19:49

Gracias por la columna.

Lun, 2013-03-25 17:43

Mauricio:

No entiendo la supuesta contraposición entre las posiciones de Fernando Londoño frente a la Constitución que usted insinua en el artículo. Como lo veo, en el 2001 decía que la Constitución había tenido consecuencias malas para la realidad del país ("pieza fundamental para fortalecer la subversión..."); mientras ahora dice que el dar una amnistía va en contra de la Constitución. Habría una contraposición o cambio de posición, si antes hubiera dicho que la Constitución no era "válida" o vinculante y ahora dijera que sí es válida con ocasión del proceso de paz.

Tampoco creo que, cuando Londoño criticó a la Constitución, haya criticado absolutamente a todos sus artículos sino ciertas partes principales de dicha Constitución (con todo, el que Londoño diga que algo (una amnistía) contradice las normas vigentes no hace que se vuelva "el mejor amigo" de esas normas).

En resumen, no entiendo de dónde saca usted que hay un cambio en la posición del ex Ministro.

Saludos,
Alberto A.

Mié, 2013-03-27 19:52

Al menos su radicalismo contra la constitución de 1991 se ha opacado completamente, eso es lo que me parece bueno para la institucionalidad y para los derechos de la gente.

Sáb, 2013-03-30 19:46

Mauricio:

Lo curioso en este caso es que usted piense que el radicalismo del ex-Ministro "se ha opacado completamente" por el simple hecho de que, en un artículo de opinión, escribió que una amnistía violaba la Constitución. Le pido excusas porque creo que no soy capaz de seguir su razonamiento: no lo entiendo y me parece poco lógico.

Por lo demás, si lo que usted dice es cierto, creo que el "cambio" se dio hace rato, porque cuando FL era Ministro invocaba la Constitución -al igual que lo hizo en el artículo citado por usted- todo el tiempo.

Un saludo,

AAM.

Dom, 2013-03-31 21:26

Es que Londoño cambió de posición porque malbarracin dice. No es necesario mostrar alguna evidencia medianamente razonable, es una afirmación que se prueba con escribirla.

Mar, 2013-04-02 09:08

Caanalpe,

Hay que agregar que Londoño fue designado como Ministro siguiendo unas reglas de competencia establecidas en la Constitución. Creo que lo que ocurrió en este caso fue que Mauricio se sintió sorprendido con la columna de Londoño en la cual citaba a la Constitución para criticar el proceso de paz y le pareció una excelente idea hacer una columna al respecto maximizando hechos para establecer una contradicción que, como ha quedado claro, es inexistente.

Es un típico caso de pérdida del equilibrio conceptual: http://bit.ly/12aeSzj

Saludos,

Mar, 2013-04-02 14:32

De acuerdo. Y en últimas es difícil no asociar el deseo con las propias explicaciones acerca de la realidad.

Lo molesto es que la cosa se presente como un análisis suspicaz, cuando en realidad es una falacia construida torpemente. También es triste que este tipo de escritos encuentren tribuna que traga sin detenerse a pensar.

Sáb, 2013-03-23 09:10

En colcha de retazos, al mejor estilo de la colcha campesina con diversos colores y todos los matices, en eso quedo convertida la constitución de 1991, la constitución que rige los destinos de nuestro país, incluye FE DE ERRATAS, eso es un exabrupto, además la séptima papeleta en la que todos los colombianos creíamos tenia expectativas mayores que la no extradición para beneficiar a los narcotraficantes de la época, en cabeza de pablo escobar, que según Popeye uno de sus lugartenientes, escobar tenía 27 del total de los votos; muy tiste es la historia de nuestro país, 50 años de guerra, zona de distención y ahora diálogos de paz sin un camino cierto porque si se firma la terminación conflicto queda por andar un camino bien difícil el perdón y la reinserción a la vida civil de todos los entes del conflicto, pero especialmente el desarme de todos nuestros corazones, porque no nos digamos mentiras perdonar y aceptar a nuestros hermanos desmovilizados en un país tan polarizado como el n

Dom, 2013-03-24 15:06

Estoy de acuerdo que la Constitución de 1991 no es perfecta ni tampoco sus reformas. Creo que tiene razón, me gusta mucho su frase de "desarmar los corazones".

Vie, 2013-03-22 12:14

que hartera todo lo que recuerda a uribe velez¡¡ y que miedo.

Vie, 2013-03-22 16:32

El expresidente Uribe Vélez está luchando contra la impunidad. De esta manera también fortalece los sistemas nacionales e internacionales de justicia penal. También me parece una buena noticia.

Vie, 2013-03-22 10:11

Bienvenido Mauricio!!! Se nota al rompe con tus vaticinios acerca de las condenas que proferirá la CIDH...... que tu llegada incrementará el desequilibrio ideológico de la Silla y el otrora medio pluralista continuará cuesta abajo en su mamertización....De todos modos te aclaro que cuando nos condenen en por la llamada operación genésis...por el Palacio de Justicia y por el exterminio de la Unión Patriotica...a pesar de tu alegría anticipada...esa condena será para todos nosotros....es para Colombia...no se te olvide...El vaticinio sobre Uribe en la CPI....dejame decirte que ese es un globo creado por organizaciones de izquierda trasnochadas...no porque no merezca ir allá...sino porque la CPI es el organo más ineficiente que existe...una sola condena en diez años.....( y lo de Londoño....creo que nadie lo toma en serio en Colombia fuera de ti.....ni mamertos ni fascistas ni nadie....) Un abrazo de Bienvenida....!

Vie, 2013-03-22 16:22

Los casos que reseñé son los que la Comisión Intermericana presentó recientemente o presentará ante la CorteIDH. Ver http://www.oas.org/es/cidh/decisiones/demandas.asp De hecho omití las recientes condenas contra el Estado por el caso de Santo Domingo o la agresión del Ejército a un periodista.

No me alegro por las condenas contra Colombia. La verdad me producen la misma vergüenza que a usted. Y me da mucho dolor saber que todo esto ocurrió en nuestra patria y a nuestra gente. Lo que es bueno para Colombia es lucha contra la impunidad de todos los criminales de guerra del conflicto colombiano, que incluyen guerrilleros, militares y paramilitares. En eso estoy de acuerdo con Londoño.

Lo invito a que lea el informe de la Corte Penal Internacional sobre Colombia que contiene mucha información relevante para estas discusiones. http://www.icc-cpi.int/en_menus/icc/structure%20of%20the%20court/office%...

Un abrazo

Vie, 2013-03-22 11:37

En general, lo que diga Londoño me tiene sin cuidado. Pero si es tan irrelevante, ¿por qué intentaron asesinarlo?

Mar, 2013-03-26 06:17

Porque para alguna gente de extrema, lo importante es hacer callar la elocuencia. A mi me gusta que Londonho haga lo que más le luce: hablar; porque gracias a su verbo el país va aprendiendo que no basta con los dones, sino que importa mucho más el contenido, lo que se defiende. Que vivan Uribe, José Obdulio, Fernando Londonho, Plinio Apuleyo, que vivan todos ellos y que digan todo cuanto puedan y quieran, porque queremos conocerlos bien.

Vie, 2013-03-22 09:30

Lo bueno de toda esta historia es que todos los criminales de guerra y quienes cometieron crímenes de lesa humanidad serán juzgados. La ideología es irrelevante para estudiar estos crímenes. Si existe impunidad en algún caso terminará en la Corte Penal Internacional, no importa si es de las FARC, Ejército, paras, BACRIM o cualquiera.

Vie, 2013-03-22 11:51

Ojalá juzguen y condenen a todos los criminales.

Vie, 2013-03-22 16:23

En eso estoy de acuerdo con Londoño. La verdad, la justicia y la reparación de las víctimas son innegociables.

Vie, 2013-03-22 09:20

Como tradicional practicante y promotor de la armonía ciudadana aprendido en las paredes de mi familia, saludo con gran expectativa tanto los nuevos vientos de mar caribe que hacen pausa en La Habana con los diálogos para encontrar uno de los caminos de la paz tan esquiva en Colombia, igual saludo la llegada de nuevas voces y mentes en torno a este tema. Quisiera que el otro camino para la paz también sea acometido por el estado y sociedad colombianas: la equidad social a través de programas serios que obedezcan a políticas estatales que lleven a los marginados a constituirse en fuerza productiva importante en los escenarios económicos pertinentes a sus realidades y que ojala el otro camino, el dela justicia penal pueda consolidarse con un aparato administrativo agil, eficaz, dinámico moderno y con apoyo en la TIC para buscar descongestionar estas mazmorras en que se han constituido nuestras cárceles, ya el hacinamiento es la primera pena que está sufriendo nuestros presos.

Vie, 2013-03-22 16:31

Estoy de acuerdo Jorge, comparto en especial su reflexión sobre el hacinamiento. La paz necesita que nuestras instituciones sean más fuertes, imparciales, eficientes e independientes.

Jue, 2013-03-21 23:16

Que Londoño afirme que la Constitución, el bloque de constitucioalidad y los tratados internacionales impiden la amnístia y el indulto no lo convierten en un defensor de la Constitución del 91. El artículo mencionado expone observaciones más serias que las expuestas en el fragmento extractado. La verdadera paradoja que puede darse es que miembros miembros de las Fuerzas Armadas sigan siendo juzgados y Colombia siga siendo condenada por la CIDH mientras que sus antagonistas de las farc por delitos iguales o peores a los de éstos terminen sin siquiera contra la verdad de estos delitos. Necesitan alzarse en armas para que les concendan un indulto? No hay que ser Londoño para darse cuenta que el boomerang se les puede devolver es a nuestros narcodelincuentes políticos. e ora parte, fue legítima la reforma a la extradición de 1991? No todo es blanco y negro.

Vie, 2013-03-29 18:54

Señor (a)? MAG: Me parece sumamente grave que usted coloque en la misma balanza a los bandidos de las Farc y a los miembros de las fuerzas armadas. Esa estrategia (bastante desafortunada y carente de argumentos, por cierto) es muy propia de quienes no se molestan en realidad porque los criminales no paguen o paguen (como debe ser) por los crímenes que cometen, sino porque los indiciados en algunos de esos crímenes (qué le vamos a hacer, existen pruebas) pertenecen al estamento militar. En este país debe hacer carrera la tesis de unas fuerzas armadas respetuosas del orden y la ley y que sin importar suideología política TODOS los criminales deben pagar por sus delitos.Si equiparamos las fuerzas del orden con la forma de actuar de quienes están al margen de la ley, entonces ¿quiénes son los "buenos" de la película?

Vie, 2013-03-22 06:39

Sí, Londoño es ahora un defensor de la Constitución. Él está reconociendo que el Gobierno, y en general los demás organismos del Estado, están en la obligación de respetar el bloque de constitucionalidad. Eso -aunque es una parte de la Constitución- no se puede decir sin reconocer la legitimidad de la Constitución. Sostener que Londoño puede exigir el respeto de una parte de la Constitución, y que al mismo tiempo puede sostener que es ilegítima (como siempre lo ha sostenido), es tanto como atribuirle una contradicción. Es como si dijera: "el gobierno debe hacer esto (porque lo dice la Constitución), aunque es correcto que haga algo distinto (pues la Constitución es ilegítima y se puede desconocer lo que dice)". Alguien puede criticar parte de una Constitución, y exigir que esa parte sea cumplida. Pero es absurdo cuestionar precisamente la LEGITIMIDAD de una Constitución y al mismo tiempo enarbolar sus mandatos para exigirle al gobierno que se comporte de conformidad.

Vie, 2013-03-22 16:36

Se acepta o no la legitimidad de la Constitución. Londoño la acepto, por fin! Cuentan (no me consta) que él no enseñaba la Constitución de 1991, sino la derogada Constitución de 1886. En todo caso, lo importante es que Londoño reconoce los derechos a la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas. Un pequeño paso para Londoño, un gran paso para la democracia. Al menos en ese punto, Londoño debe ser coherente con todo lo que viene. Ojalá mantenga el mismo criterio para los militares y altos funcionarios del gobierno, incluyendo expresidentes de la República.

Jue, 2013-03-21 19:14

"Me la enseñaron en la escuela primaria en 1994". No jodas, qué son esas ganas de hacerlo sentir viejo a uno.

Como sea, joven, muy interesante su columna y qué bueno tenerlo por aquí.

Vie, 2013-03-22 16:26

Gracias Isabel. Un abrazo.

Páginas

Añadir nuevo comentario