Miércoles Abril 23, 2014

Menú principal

El Blogueo

De la Dirección
Imagen de De la Dirección

Acceso al detrás de cámaras de La Silla Vacía y canal de comunicación entre su directora y los usuarios. 

Soy la directora de la Silla Vacía. Estudié derecho en la Universidad de los Andes y realicé una maestría en Periodismo de la Universidad de Columbia. Después de trabajar en The Wall Street Journal Americas en Nueva York regresé a Colombia a El Tiempo, donde trabajé como editora de la Unidad de Paz cubriendo el proceso de paz con las Farc. En la revista Semana fui editora de reportajes y en 2006, ayudé a crear la edición diaria de Semana.com. Después de un año en Harvard como Nieman fellow dirigí el lanzamiento de la revista Flypmedia.com en Nueva York. Con un capital semilla del Open Society Institute volví al país a montar este proyecto de la Silla Vacía.

Escribí los libros ¨No somos machos pero somos muchos, 5 crónicas de resistencia civil¨ y ¨País de Plomo, crónicas de guerra¨.

Twitter del autor

@lasillavacia

Hilos temáticos:

En Estados Unidos la vida privada de los poderosos es pública. En Colombia, no. De eso los periodistas no solemos hablar (en público, por lo menos, porque en privado lo hacemos y es un insumo para entender la realidad sobre la que escribimos). Hay un tabú.  La pregunta, recientemente en La Silla, ha sido si esto debe ser así o no.

Hay casos fáciles. Cuando circuló el rumor sobre los romances de los secuestrados antes de que los liberados escribieran sobre ellos (e incluso después) decidimos que ese no era un tema de La Silla.  Es cierto que la tragedia del secuestro te vuelve una persona visible públicamente pero no por ser despojado de la libertad, se pierde también el derecho a la privacidad.

Pero cuando hace unas semanas lanzamos nuestra nueva sección Quién es Quién, que tiene un módulo sobre amigos, imitando el formato de Facebook, varios de nuestros usuarios más fieles alertaron sobre el peligro de que nos inmiscuyeramos en la vida privada de la gente, sumándonos a quienes desde los medios trivializan la política.

Luego, a raíz de un confidencial que hacía explícita la relación de pareja entre dos personajes públicos, uno de ellos me llamó a protestar. Creía que 'con quién se acostaba uno' no debía ser un tema periodístico.

Así es como vemos este polémico tema en La Silla: Los personajes públicos, así sus salarios sean pagados con recursos de los contribuyentes, tienen derecho a su privacidad y por ende, en principio, sus relaciones de amor y de amistad no deben ser tema de debate SALVO que puedan tener una potencial incidencia en la vida pública. Hay relaciones que eventualmente sí pueden importar, y que los ciudadanos deben conocer.

La política está montada en gran parte sobre redes de lealtad, sobre favores dados y recibidos, y en esa medida, conocer cómo llega la gente a los puestos, quién los apadrina, de qué otros personajes públicos es amigo es un tema de interés público. En nuestra sección de amigos del Quién es Quién, vamos poco a poco identificando a qué redes pertenece cada personaje, lo cual es otra forma de perfilar a quienes toman las decisiones importantes de este país.

Las relaciones personales entre los periodistas y los funcionarios públicos -sobre todo en este gobierno donde hay vínculos tan estrechos entre los medios y Santos y sus allegados- también han sido motivo de reflexión en La Silla a raíz de un artículo titulado Santos en sintonía con los medios. Un periodista no le debe su salario a los contribuyentes. Y sin embargo, es un personaje público, con mucho o poco poder -dependiendo del medio- y por ende, con una responsabilidad pública. ¿Es relevante contar que el dueño de un medio es a la vez hermano de un ministro?

Yo creo que sí. No necesariamente por existir un vínculo afectivo entre uno y la fuente que uno cubre se pierde de facto la independencia o tienes acceso privilegiado a información. Pero los afectos sí crean conflictos de interés. Si están sobre la mesa y uno sabe que los ciudadanos los conocen uno está más protegido de incurrir en una 'disociación cognitiva': de no ver lo que duele. Por eso es mejor que esos vínculos sean noticia.

¿Qué opinan los usuarios?

Juanita

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Sáb, 2010-12-04 18:29

Juanita, una pregunta: ¿Por que he visto reportajes de LSV en CanalRCNmsn.com?

Sáb, 2010-11-20 07:15

La vida privada debe respetarse, es un derecho fundamental. Otra situación es la de funcionarios públicos que adoptan posturas o buscan el poder o permanecer en él, mediante actos o iniciativas presentadas a la sociedad, mientras en lo privado las contrarían. Acaso no debemos saber que defensores de políticas no abortistas, pro vida, obligan a sus amantes a abortar o a sus hijas? que otros que condenan el homosexualismo y buscan su caudal político bajo esas premisas, lo sean e incluso hasta pedófilos? acaso aquellos que condenan la corrupción y tienen fortunas adquiridas bajo esa línea, puedan alegar que esa información es reservada? Considero que ni las personas públicas ni las demás, pueden ser de doble moral, pero definitivamente las públicas, merecen que se desvele su inoherencia ética, así sea sobre actos privados. En el fondo lo que el periodismo debe enseñar es que quienes hacen de una causa su bandera no estén engañando a la sociedad, que se creen así representados.

Lun, 2010-11-22 10:30

Estoy de acuerdo con usted. ¿Sabe alguien quién y por qué le da la categoría de 'comentario destacado' a alguna participación? Es que tengo poca experiencia en el funcionamiento de este excelente proyecto periodístico...

Vie, 2010-11-19 20:06

me imagino que el propósito de los que manejan la información (cualesquiera que sea referida) es la de constatar la coherencia entre lo público y lo privado, de esas acciones que ejecutan las "figuras interesadas" en el ámbito en el que se mueven. Es esa coherencia la clave para entender el contexto del campo que se ponga en discusión (cualesquiera que sea referido)

la brecha, la raya, el grosor de la frontera que separa lo uno de lo otro, debe ser una evaluación de todos los días, tanto de los que ofertan como los que demandan (en este caso nosotros mismos los usuarios) dicha información.

Jue, 2010-11-18 19:24

Realmente si uno se pone a pensar encuentra que en todo aspecto de la vida humana e incluso de otros animales, las amistades si importan y bastante. Cualquiera accede infinitamente mas fácil a algo si tiene un contacto y las amistades son un buen ejemplo de contactos. Esto pasa no solo en la política y en los grandes círculos de poder, sino en todos los ambientes humanos y en todos los niveles. Y como los circulos de poder no solo nos interesan a todos sino que nos afectan grandemente con sus acciones pues es perfectamente válido que nos interesemos por quienes son los amigos de los poderosos, porque con ellos muy seguramente estarán compartiendo ese poder y por tanto la influencia sobre nosotros. Y si eso pasa con los contactos y amistades, pues ni hablar con los amores o compañeros sexuales de los poderosos. Por eso creo que viéndolo desde ese punto de vista, es perfectamente válido que como público nos podamos enterar de quienes son las amistades y amores de los poderosos.

Jue, 2010-11-18 19:37

Todos los humanos tenemos derecho a la privacidad y teóricamente los poderosos no deberían ser la excepción, pero ese derecho es inferior (y muy inferior) al derecho de la población de saber quien y como está influyendo en todos los aspectos de sus vidas. Asi, el derecho de privacidad del poderoso desaparece literalmente, ante el derecho de la población de saber quien tiene el poder y como manda, porque eso afecta su existencia. Si un poderoso no quiere que se ventile su vida privada, pues le tocará dejar de ser poderoso porque si no no tiene escapatoria. La gran masa no solo querrá sino que tendrá el derecho de saber de todo aspecto posible del poderoso, hasta lo mas íntimo, porque literalmente de eso puede depender la vida de cada uno de los miembros de la población. No solo es cosa de inerés farandulero o morboso, que puede existir, sino también de supervivencia. Nuestras vidas son afectadas grandemente por los poderosos y por ello tenemos derecho de saber como manejan ese poder.

Jue, 2010-11-18 17:37

Lo "privado" de los funcionarios públicos hay que ponerlo entre comillas, como hice, sobre todo cuando su acción afecta de cualquier manera lo público. Las nefastas posiciones del Procurador, públicas por serlo, sobre asuntos éticos y morales, afectan la privacidad e independencia de las personas. Su vida privada, como la declaración de renta de los HH. PP. (Honorables Padres) de la patria, debe ser conocida por el público porque debe haber coherencia entre lo que los funcionarios predican para la sociedad y su propio desempeño social. La tienen difícil La Silla Vacía y los medios serios. Tengo una pregunta fuera de tema: ¿Cuál es el criterio para organizar los blog en 'el blogueo'?

Dom, 2010-11-21 15:55

A propósito de lo que anoté al comienzo de este apartado, María Jimena Duzán, en Semana (Los combos de doña Myriam), afirma que "En esa lista [de los beneficiarios de las trampas de la DNE] hay cerca de 30 políticos y varios de los presuntos beneficiados aparecen como 'dueños' hasta de moteles, a pesar de que públicamente estén en contra del aborto". No tengo mucho que opinar sobre los moteles pero la doble moral de los funcionarios y políticos sí debe ser destapada por los medios.

Jue, 2010-11-18 23:30

No te entiendo la pregunta sobre los blogs. Sobre su ubicación espacial en la sección? En el home van saliendo a medida que se van actualizando.

Vie, 2010-11-19 09:46

Gracias por tu respuesta. La pregunta no tiene mucha importancia, en realidad. Cuando abro la página 'el blogueo' los distintos blog aparecen en un orden que no es cronológico ni alfabético, ni por la cantidad de visitantes o comentarios... Me parece que se presentan en orden aleatorio...

Jue, 2010-11-18 17:37

Sí se debe publicar si el hecho incide de alguna manera en el desempeño de la persona pública a quien se hace referencia ó afecta de alguna manera la dignidad del cargo que ocupa. También cuando siendo un hecho muy del entorno personal y privado se puede configurar como un delito, por ejemplo la violencia intrafamiliar. En otras circunstancias serían chismes rasos.

Jue, 2010-11-18 15:58

yo creo que la vida privada si importa mucho, estoy de acuerdo con conocer la vida privada de las personas que se han expuesto al publico a traves de la política, por que ellos venden idearios, pensamientos , podia decir que manipulan mi voto a traves de lo que dicen, de lo que proponen. la única manera de hacer que sean coherentes entre lo que son, hacen y lo que dicen es conociendo su ambito privado, y como dicen los señores ... el que nada debe .. nada teme. en conclucion, si estoy de acuerdo en conocer la vida privada de los personajes públicos.

Jue, 2010-11-18 15:43

Si importa la vida privada , y tanto que deberian ser las mismas personas objetos de atención los encargados de poner la raya. Es su responsabilidad , tantos de cada uno. En asuntos tan complejos y delicados se ve quien es quien, de donde vienen y hacia donde van.

Jue, 2010-11-18 06:06

Juanita. Si las relaciones que mencionas, afectan directamente a los ciudadanos, o influyen en decisiones públicas, entonces si vale la pena que lasilla les heche ojo y nos cuente. Es una forma de veeduría, no?

Jue, 2010-11-18 13:20

Sí, esa es la idea.

Jue, 2010-11-18 00:40

Juanita, es el riesgo de asumir vida pública y ese limite entre privado y visible no esta muy definido. En COLOMBIA nos acostumbramos a pasarlo por alto, debido al temor y al respeto al circulo de amigos, a los amigos del club, de la universidad, etc. Ayer discutía con uno de mis mejores amigos jefe de redacción del segundo periódico de mi ciudad, sobre la hipocresía de los miembros del partido conservador en cuanto a los temas de controversia moral; esa bancada del congreso tiene muchísimo que guardar en privado, pero a la luz publica se quieren vender como los mas castos, puros y religiosos personajes, así que con que criterio se dan lecciones de MORAL. SI MEDIOS como este LOS EXPUSIERAN un poco ¿PODRÍAN ellos seguir exigiéndole al ministro Vargas LLeras que no los señale? y ¿lanzar a la opinión pública frases y posiciones tan regresivas? Te devuelvo la pregunta es o no una obligación ética de los MEDIOS a no prestarse para tanta farsa y mentira.

Jue, 2010-11-18 13:22

Es un tema interesante y es difícil saber dónde poner la raya. Pero creo que es obligación de los medios contar la verdad, y por ende, no prestarse a la farsa.

Jue, 2010-11-18 00:33

No hay tal "línea divisoria" que separa la vida privada de la pública, los funcionarios públicos simplemente no pueden dejar guardados en casa sus lazos familiares y de amistad, sus historias, sus personalidades, puesto que ellas que se manifiestan de muchas formas en sus gestiones. Miremos el caso de las actividades empresariales de los hijos de Uribe durante su gobierno, o la forma como Daniel Samper Pizano ha usado su tribuna de opinión y reputación periodística en relación con el proceso 8000. Las responsabilidades penales son individuales, pero de empresas criminales que se han forjado en familia ante la vista pública, unos ejerciendo como mafiosos y otros ayudándoles a lavar los fondos y la imagen mal puede nombrarse un asesor presidencial como Obdulio Gaviria. También las gestiones públicas inciden en la intimidad de las personas, sea en una legislación sobre el aborto o un proceso de paz. Se requiere de mucha responsabilidad y ética tanto en la política como en el periodismo.

Jue, 2010-11-18 06:44

La "línea divisoria" si debería existir (en caso de que no exista). Pongamos un caso hipotético: El Senador Armando Benedetti sale con una Sra. X, ¿eso le debería importar a un medio tan serio como éste? Mi respuesta es un rotundo no, porque eso seria convertir a La Silla Vacía en algo parecido a La Cosa Política (Me disculparán la comparación) que parece la sección de farándula del Noticiero de la Cámara de Representantes. Así que es simple, y Juanita bien lo plantea en el texto: Desde que tenga repercusiones en el mundo político deben analizarse todas las redes de amistades que tengan los que ostentan el poder... y eso es lo que se esta haciendo en el "Quién es quién" (Esa sección debe mantenerse así como está) y me parece eso bastante bien, porque le da otro plus a La Silla Vacía.

Mié, 2010-11-17 22:59

Juana, el tema es que como vos mismo lo planteas, muchas de esas cosas de las esferas privadas afectan de una forma sustancial la esfera pública donde habitan los que no están en cargos políticos -dado que todos somos seres políticos-.

Yo sí estoy de acuerdo con conocer esas relaciones filiales por la misma razón que planteas y es que a secas, la mayor cantidad de cosas en la política parece una endogamia faraónica. Tres o cuatro familias en nichos cerrados a cal y canto, alegando no saber ni comprender cuando saben exactamente el por qué de lo que hacen con las personas que lo hacen.

Redondeando el comentario de Leocrator, algo como la homosexualidad sí que es importante en estas Banana Republic's donde vivimos. Es romper un tabú y un manto de sacralidad que es totalmente hipócrita en relación con lo que legislan y desarrollan los mismos personajes que se sienten "injuriados en su buen nombre" (sic).

Mié, 2010-11-17 22:27

Bueno... Juanita, desde que la vida privada de los políticos tenga repercusiones en el mundo público, me parece que automáticamente esa vida privada debe ser objeto de análisis de La Silla Vacía; pero si son relaciones que no tienen efectos en el mundo político me parece que ahí no debería meterse nadie, porque si eso fuera así, La Silla Vacía se convertiría en un portal de chismes acerca de la vida privada de los políticos de este país... afortunadamente eso no es así, y en este medio solo se resalta la seriedad.

Mié, 2010-11-17 19:10

De acuerdo.

El derecho a la información -que por el mero hecho de serlo es legal y legítimo- transmuta en 'derechitis' (abuso de tal derecho) cuando lo noticiado carece de PERTINENCIA CABAL respecto a un tema. Así, por ejemplo, tanto si se propalara que un expresidente o un senador concretos son homosexuales (pretextando que su condición de personajes públicos es suficiente argumento para hacerlo) como ventilar el grado de consanguinidad de un político x con un particular (sólo porque existe tal vínculo con un fulano), constituirían acciones permeadas de sensacionalismo.
El primer caso, típico outing amarillista, y el segundo, intrascendente divulgación, no serían más que informaciones para aumentar lecturabilidad y audiencia. En otras palabras, es caer en 'FARANDULISMO' POLÍTICO.

Mié, 2010-11-17 19:11

Lo mismo ocurriría si el que informa pretendiera mostrar una relación entre la vida privada y el papel -o la posición- de los anteriores en una situación particular, cuando tal relación únicamente es circunstancial o superficial.

Es cierto que el desenvolvimiento de los políticos en la vida pública conlleva mayor exposición, pero eso no significa informar por informar, o, eventualmente, hacer parecer como relevante una conexión de hechos que sólo es punta del iceberg de prejuicios y rencores, urgencia por vender (pauta o las noticias mismas), o ausencia de discernimiento.

P.D. A propósito del asunto, esta columna de Cecilia Orozco resulta particularmente aleccionadora http://www.elespectador.com/opinion/columnistasdelimpreso/cecilia-orozco...

Mié, 2010-11-17 17:14

Consideró que el derecho de las personas a la privacidad debe ser respetado desde cualquier perspectiva; porque al utilizar la vida privada de las personas como trampolín para hacer una noticia más llamativa; a mi forma de ver haría de la silla un medio periodístico amarillista donde los detalles minuciosos son lo mas importante, no la profundidad o el análisis de los escritos así estos lo tengan.

Por otro lado es bueno saber de quienes nos dirigen, pero siempre teniendo en cuenta algunos limites

Mié, 2010-11-17 16:33

El tema es bastante complejo, Caava también lo menciona y también consiste en ver cómo en el mundo privado de los personajes existen relaciones de amistad e incluso lealtad que parecen rotas en el ámbito público.

También es complicado por lo que usted menciona al final de la columna: como periodista, esas relaciones no lo sesgan ni le dan acceso a información privilegiada, pero sí mismas, pero son una herramienta fácil para desacreditar la información, de modo que hay que conservar el equilibrio. No obstante, pienso que como lo ha planteado está bien y no deben callarse cosas porque sean de la vida privada de los personajes /la corte constitucional en alguna sentencia de mil hojas los respalda)

Mié, 2010-11-17 16:06

Un dilema para La Silla: Cuando una figura del gobierno defiende la penalización a pesar de ser un flagrante consumidor de drogas recreativas, o un personaje político es militantemente anti-homosexual en su vida pública y en su vida privada sostiene romances personas de su mismo sexo, o cuando una mujer con poder político se lanza sobre una plataforma anti-aborto y ella misma se ha practicado uno en el exterior, ¿cuál es el límite periodístico?

Mié, 2010-11-17 20:09

En Estados Unidos ese dilema ya lo tienen superado en un gran porcentaje, o por lo menos, esa es la percepcion del publico, y aca lo describen como un asunto de "coherencia". No puedes ser un politico defensor de derechos humanos, y a la vez apoyar practicas de interrogacion dominantes. No puedes ser un politico dirigiendo un estado lider de la union americana, y estar pagando tributos a una red de prostitucion ilegal, y asi sucesivamente, de tal manera que aunque digan que existe una doble moral de los americanos, ellos siempre han definido que el privilegio que le da el pueblo a ciertos ciudadanos de gobernar y administrar recursos de sus impuestos, les da todo el derecho de saber y evaluar su vida privada porque afecta su rol publico. Estoy de acuerdo en mostrar esas relaciones entre politicos, empresarios, funcionarios y otros mas, si puede mostrarnos la relevancia de algunas decisiones tomadas, y porque se invierten, pierden y desvian recursos de nuestros bolsillos.

Mié, 2010-11-17 17:05

Sí, ese tema de la hipocresía los gringos lo explotan mucho. Yo creo que eso es un dilema que yo por lo menos no lo tengo resuelto. ¿Cómo lo manejarías tú?

Mié, 2010-11-17 22:06

En mi opinión, cuando a lo/as tomadores de decisiones les compete legislar o regular la vida privada de toda una nación, un mínimo nivel de "accountability" y responsabilidad se lo deben a los votantes en términos de coherencia personal. No pueden fijar estándares para lo/as demás y aplicarse otros ellos mismos. Lo mismo va para los vínculos entre los intereses (sean de izquierda sindical o de derecha empresarial) y los legisladores, la financiación de campañas, los nexos familiares... lo/as políticos son representantes elegidos, no pueden ser una casta protegida ni aislada del país. Los medios son los perros guardianes de la democracia, desde los intereses detrás de las regalías hasta el joven que irá a la cárcel por fumarse un porro, o una mujer por el embarazo que interrumpió. La diferencia entre "farandulear" y monitorear dependerá de los medios y qué tanto se supervisen entre ellos. Esa es la apuesta de la Silla ¿no? No solo las noticias aisladas, sino el verdadero mapa del poder.

Mié, 2010-11-17 22:08

Sobre todo en un país en vía de desarrollo donde la diferencia entre la vida familiar y privada y el poder político es tan delicada y peligrosamente difusa.

Páginas

Añadir nuevo comentario