Publicidad
Publicidad

Menú principal

Lunes Diciembre 22, 2014

Para finalizar su panegírico del fallecido presidente de Venezuela(http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/articulo-409274-chavez-una-...), William Ospina escribe: "Hugo Chávez, con su mirada sonriente de llanero y su sonrisa profunda de hombre del pueblo, bien podría haber hecho algo mucho más profundo y perdurable que inventar el socialismo del siglo XXI: es posible que haya inventado la democracia del siglo XXI."

En el mismo tono laudatorio, Alpher Rojas (http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/alpherrojas/ARTICULO-WEB-NEW...) afirma que Chávez hizo de Venezuela "un nuevo país con la más alta institucionalidad democrática de América Latina", magnífico resultado que proviene de haber inculcado "en su pueblo la participación como valor esencial de la democracia".

Es posible que la mirada del fallecido "comandante" fuera sonriente porque las metáforas no requieren ser verdaderas; les basta ser bellas y en esa materia, subjetiva por naturaleza, no caben las disputas. También que fue de origen llanero y venido de abajo, que son datos objetivos -y triviales- bien documentados. Pero su supuesta condición de creador de una nueva forma de democracia, que habría de revolucionar a la Humanidad en esta centuria, me deja atónito. No menos me intimida entrar en contradicción con el profesor Rojas, un "analista político, investigador en ciencias sociales", como él mismo lo informa a sus lectores, dado que carezco por completo de esos títulos.

La democracia es un concepto difícil de asir. La famosa definición del Presidente Lincoln -"Gobierno del Pueblo, para el Pueblo y por el Pueblo"- plantea más problemas de los que resuelve. Para cierta linea de pensamiento, de la cual el fallecido presidente fue un exponente cabal, el "Pueblo" son los pobres, lo que Perón llamaba los "descamisados", no el conjunto de la población; y quienes no son pueblo, como Chávez lo repetía hasta el cansancio, hacen parte de un grupo social parasitario, despreciable e indeterminado: "la oligarquía".

Que el pueblo sea quien directamente gobierne carece de factibilidad en las sociedades de masas de hoy, salvo para eventos extraordinarios que pueden ser planteados mediante disyuntivas claras: ¿están los ciudadanos, si o no, de acuerdo con una negociación de paz con las FARC? Pero cuando se trata de cuestiones complejas, respecto de las cuales caben múltiples posibilidades que dependen de preferencias, no de verdades indisputables (cuál debe ser el trazado de una vía o la tasa de interés del banco central), la democracia directa es inoperante.

Caben, entonces, dos opciones: que gobiernen los representantes elegidos mediante el sufragio popular, es decir, "los políticos", un estamento que no suele gozar de mucho aprecio, o que lo haga, investido de amplios poderes, un líder carismático, en íntima comunidad con su "Pueblo". Lo primero, a pesar de sus muchas imperfecciones, quizás sea mejor que los caudillos providenciales de la estirpe de Stalin, Hitler, Mao, Fujimori ...o Chávez.

Si definir quién gobierna resulta complicado, no lo es menos establecer cómo debe gobernarse una sociedad democrática. Suponiendo que sea claro qué quieren las mayorías, hay que averiguar si estas pueden hacer lo que les venga en gana. O si hay unos derechos infranqueables de las minorías, y más allá de ellas, de los individuos, lo cual nos conduce a la definición de un conjunto de restricciones y, en estos tiempos, prestaciones, que se engloban bajo la noción de Derechos Humanos.

¿Hasta qué punto la persistencia de elevados indices de pobreza es compatible con la democracia? Cuando está es elevada, ¿son legítimos medios no democráticos para superarla? O, desde otra óptica: ¿Es preciso garantizar a los medios de comunicación, que están generalmente en manos de los "enemigos del pueblo", que puedan oponerse a gobiernos de cuya rectitud y buen juicio es criminal dudar? Es evidente, entonces, que la democracia es un concepto de muchas aristas y que no resulta tarea sencilla clasificar a un determinado país como democrático.

The Economist ha llegado a la conclusión de que las categorías binarias o absolutas no son válidas y que es mejor clasificar los países como más o menos democráticos utilizando criterios preestablecidos y fuentes fiables de información. Sobre esta base elabora un indice anual que incluye todos los países del orbe, a los que clasifica en una de cuatro categorías: democracias plenas, democracias imperfectas, regímenes híbridos y dictaduras. El reporte correspondiente a 2011 se encuentra disponible en Internet: http://pages.eiu.com/rs/eiu2/images/EIU_Democracy_Index_Dec2011.pdf

Al curioso lector le interesará saber que el campeón de la democracia es Noruega y que Corea del Norte el peor villano. A la hermana y muy bolivariana república le va bastante mal. Esta clasificada, al igual que Cuba, como un régimen híbrido. En estos países las elecciones presentan sustanciales irregularidades, son comunes los actos de intimidación contra los partidos y dirigentes de oposición, el respeto al estado de derecho es débil, la corrupción generalizada, el poder judicial carece de autonomía y existen enormes dificultades para que los medios de comunicación puedan realizar su tarea con independencia.

Supongo que para los distinguidos columnistas a los que replico, The Economist debe ser clasificada, así sea una publicación británica, como un "lacayo del imperialismo yanqui" a la cual no debe darse crédito alguno. Por eso resulta relevante mencionar un texto normativo, la Carta Democrática Interamericana, que fue promulgada por la unanimidad de los países de este continente.

Allí se lee que "Son elementos esenciales de la democracia representativa, entre otros, el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales; el acceso al poder y su ejercicio con sujeción al estado de derecho; la celebración de elecciones periódicas, libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía del pueblo; el régimen plural de partidos y organizaciones políticas; y la separación e independencia de los poderes públicos".

Se requiere la imaginación de un creador de ficciones tan extraordinario como William Ospina para aceptar que en Venezuela existe separación de poderes, la cual ha estado sometida por años al poder omnímodo de Chávez. Digan, si les parece, que eso ha sido bueno para fortalecer la Revolución Bolivariana pero no se pretenda que el difunto caudillo tuvo alguna vez que acatar decisiones de otros poderes que fueran contrarias a su irrebatible buen juicio.

Dice la Carta interamericana que los gobiernos, para ser democráticos, deben ser responsables en la gestión publica, lo cual nos conduce al concepto de sostenibilidad financiera del Estado. De lo contrario, los avances en la lucha contra la pobreza pueden perderse con facilidad. Caben, al respecto, dos anotaciones: a) Según datos de la Cepal, los logros del Perú, que ha manejado sus finanzas con prudencia y no cuenta con nada parecido a la bonanza petrolera de Venezuela, ha sido más eficaz en la reducción de la pobreza; b) como la orgía de gasto estatal que se realizó el año pasado para facilitar la reelección presidencial no podrá replicarse, se proyecta que Venezuela no crecerá este año. Las consecuencias para los pobres serán trágicas.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2013-04-03 14:26

Gente loca la que pone en duda la "democracia del siglo XXI".

Mar, 2013-03-26 14:27

Nunca me atreveria a decir que la democracia de Venezuela es perfecta. Lo que si es que muestrenme una democracia que lo es. En EEUU los lobbys hacen campañas millonarias para candidatos, no hay limite de gastos para campañas por lo cual la politica se vuelve exclusiva para millonarios unicamente, en otros paises del dicho tercer mundo la desigualdad estan grande y la pobreza tan extrema que como se puede hablar de ciudadanos informados? Y por otro lado, como menciono alguien en los comentarios, en Colombia el estado asesina a lideres sindicales y ONGs de derechos humanos.

Reducir las desigualdad es importante, ahora si eso constituye una revolucion democratica...no se, lo dudo seriamente. Pero si es algo a lo que deberian aspirar otros paises de America latina

Sáb, 2013-03-23 17:51

Colombia, donde asesinan movimientos enteros, intimidan periodistas, cometen magnicidios, cierran medios de comunicación comunitarios, amenazan líderes sindicales, sancionan campañas contra el voto en blanco, roban y compran votos, llegan paramilitares al Congreso, chuzan a los líderes de la oposición, etc... Colombia está en el puesto 55, por encima de varios países europeos.

O el mundo está muy mal... o está muy mal el señor Botero al darle crédito a esta lista.

Sáb, 2013-03-23 14:09

Amicus Plato, sed plus magis amica est veritas

Sáb, 2013-03-23 13:49

¿Y usted hablando de democracia?!

Vie, 2013-03-22 18:24

Conocedores todos de esa clase dirigencial a la q ud desde siempre ha pertenecido,si es muy extraño q tanto ESTUDIO Y PREPARACION intelectual(lastima q le falto segun Ud esa parte social la q precisamente deberia ser de vital importancia para los politicos q pretenden dirigir un Pais asi sea en una mal llamada 'DEMOCRACIA PLENA' q es la que asumo estamos en Colombia segun su propia vision amañada y erronea)no le haya alcanzado para ser menos egoista con el pueblo Colombiano y reconocer q esto que ud ve mejor solo es desde su optica donde las necesidades no se vislumbran mas haya de no saber para donde vacacionar cada fin de semana por q terminan sabiendo tanto q no saben nada.
Termino repitiendole,Lo mismo que le dije a otro 'especialista' de LSV:TENEMOS UNA TREMENDA VIGA EN EL OJO, EN HIERRO Y CONCRETO REFORZADO DE LA MAS ALTA CALIDAD Y NOS CONFORMAMOS CON VER LA PAJA DEL AJENO,...es como decir mal de muchos consuelo de tontos.
PD:Mierda no es ofensivo creo acorde al pais q tenemos

Vie, 2013-03-22 17:49

Botero,su posiciion abiertamente excluyente es una ofenza no para el pueblo Venezolano sino para los mismos Colombianos q comemos la mierda q dirigentes como usted han dejado en el camino con el abuso q la compra de elecciones ha dejado como regalo eterno de nuestra falsa democracia.
Precisamente Ud atreverse a hablar de los problemas de Venezuela como si acaso en este pais de mierda q nos tco no tuviesemos con la mierda q el gobierno Furibe con Ud a bordo dejaron y que Santos hoy pretende ''arreglar'' aun en contra de su predecesor q junto a ud les duele la falta de poder.
Hablar de la capacidad dirigencial de las clases q aparntemente segun ud en Colombia si existe,(mmm?)es como dijo el Antioqueño al que le cayeron todos pero solo dijo una verdad respecto del Choco,y no fue precisamente en contra de su muy sufrido y necesitado pueblo,si creo se referia a esa muy ''inteligente democracia nuestra' y q el mismo pertenece que nos deja la funesta herencia de crer que MENOS MALO ES MEJOR.

Sáb, 2013-04-06 23:07

Didundi, yo creo que sobra toda tu alusión coprológica. Ensucia tu argumento. Y es ofensiva para nuestro bloguero y para nuestra audiencia.
Juanita

Dom, 2013-04-07 08:29

¿Porque se desmoro 16 días para reclamarle a Didundi, cuando sabia que ese comentario existía?

¿Que fue lo que cambio?

Vie, 2013-03-22 17:05

No todo el apoyo popular a Chávez se debió a su retórica, o a sus capacidades comunicativas. Se debió también a que le dió salud y educación a los pobres - lo mínimo que hace un país petrolero. El problema que eso supone para la democracia que describen el autor del post y The Economist es que, al ser mayoría, el apoyo incondicional de los pobres se puede tornar en una fuerza monolítica difícil de controlar. En Colombia se llamó a un fenómeno similar (aunque sin salud ni educación, solo retórica) el 'estado de opinión.'

Vie, 2013-03-22 10:12

Este artículo es un asco, no por que usted se vaya lanza en ristre contra el sistema político venezolano, no, si no por el menosprecio que demuestra tener en contra de quienes no nacimos en una cuna de oro y porque en el gobierno que usted coadyuvo se practico lo mismo que hizo Chaves y tal vez fue peor.

Vie, 2013-03-22 09:57

Creo que usted se equivoca al menospreciar al "pueblo" o no se ha actualizado, pues entre nosotros existen muchas personas capacitadas, ingenieros, abogados, médicos, etc, lo que ocurre es que su percepción de la democracia es la de algunos filósofos griegos que creían que las élites debían gobernar y los demás deberían ser sus sirvientes, pero lo comprendo, si usted fue el jefe de campaña de Alvaro Uribe, pues la verdad no se le puede pedir más, o es que en el gobierno de cual usted fue parte, si hubo separación de poderes? o fueron responsables en la gestión publica? o acaso respetaron los derechos humanos, o ejercieron el poder con sujeción a nuestro estado social de derecho, estoy convencido que su gobierno en todos los aspectos que usted menciona estaba muy cerquita al de la República Bolivariana que usted critica, obviamente desde el extremo de la ultra-derecha.

Vie, 2013-03-22 09:39

Excelente. Sin negar la influencia de Chávez sobre latinoamerica, es demasiado decir que creó algo nuevo, que mejoró a Venezuela o que en realidad se destacó por algo más que su chabacanería popular. Ahora, un aporte es que los gobiernos deben ser calificados por sus obras (a veces sus políticas públicas), de donde resulta que Chávez era un líder, si al caso, populista (pues hizo poco por romper las condiciones estructurales de pobreza, sobre todo por no poder impulsar una economía sólida e independiente sobre la cual su sociedad pudiera sostenerse y crecer, sea socialista o no), mientras que la democracia por definición no puede subsumirse a que un líder gubernamental regale comida: la calidad de vida se deriva de una sociedad organizada en torno a instituciones políticas y económicas sólidas y no al buen genio de su comandante.

Jue, 2013-03-21 21:23

La libertad liberal, la que quisiéramos muchos tener, tiene unos ingredientes de libre empresa, libre prensa, libre elección y tolerancia absoluta a las diferencias filosóficas, étnicas y hoy en día de preferencias sexuales y sobre todo separación e independencia de poderes. Se dan estos ingredientes en la Venezuela Bolivariana? Parecería qué no. Agregando la variable que el gobierno controla el Banco Central lo que ha traído el despilfarro sin control del dinero.
La Venezuela de hoy ante todo esta polarizada al extremo, el comandante se encargó de darle escala de valor moral al estrato socio-económico con la consecuencias propias del enfrentamiento entre los Venezolanos.
Chávez con esas extraordinarias capacidades de comunicación, mezclandole ingredientes religiosos consiguió construir una gran masa de apoyo incondicional. Pero la escasez de comida, drogas y bienes de consumo terminarán cobrando por ventanilla, eso será inevitable.

Añadir nuevo comentario