Menú principal

Viernes Septiembre 19, 2014

La confluencia de populismo politico y tradición católica, que es típica de America Latina, genera un producto cultural al que podríamos denominar "el santoral laico". Al morir, los héroes de las gestas revolucionarias se convierten en santos para unos pueblos acostumbrados al fervor religioso que no han pasado por el tamiz racional propio de la modernidad.

Y, como cabe esperar de los santos, estos hacen milagros sobre todo si sus devotos se los piden con el necesario fervor. Evita Perón, el Che Guevara, Néstor Kirchner hacen parte de esta selecta cofradía. El libertador Simón Bolivar, que en la tradición colombiana ha sido inspirador de los sectores conservadores, ha sido convertido, con casi dos siglos de retardo, en paladín de la revolución socialista del Siglo XXI.

El caso más notable de santidad laica, sin embargo, lo constituye el Presidente Chavez quien no ha necesitado morir para comenzar a hacer milagros. Como lo ha declarado el Vicepresidente Maduro, su vicario en tierras venezolanas, ahora "tú, yo y todos somos Chavez". Una maravillosa transposición de entidades que mucho se parece al panteísmo que algunos pensadores cristianos postularon en la Edad Media, audacia esta que, como corresponde, fue en su momento corregida por el fuego sagrado de la Santa Inquisición.

El Tribunal Supremo de Venezuela, dominado, como se sabe, por el Chavismo, ha realizado el necesario aporte para convertir la posesión del Presidente Chavez -que ha debido suceder en la fecha impostergable del 10 de enero- ante la Asamblea Nacional o, de no ser ello posible por cualquier razón "sobrevenida", ante el Tribunal Supremo, en una mera "formalidad" que se puede realizar en cualquier otro momento. Y como, además, Chavez cuenta con un permiso a término indefinido para ausentarse del cargo, Maduro puede continuar en el ejercicio del mando "sine die" o, si prefieren, "hasta que San Juan agache el dedo".

Sin embargo, lo probable es que la muerte del Presidente Chavez se produzca de un momento a otro generando vacante en la Presidencia, lamentable episodio este que, de acuerdo con la Constitución de Venezuela, obligaría a que se realicen elecciones dentro de los 30 días siguientes. Cabe preguntarse si las huestes Chavistas, que igualmente controlan la Asamblea Nacional, resuelven aprobar un "articulito" para obviar la "formalidad" de las elecciones y disponer que Maduro -que para ello está maduro- ejerza la presidencia por todo el sexenio.

No creo que lo hagan. Su éxito en esas elecciones estaría garantizado. El señalamiento de Maduro por Chavez como su sucesor, el impacto popular de la muerte del caudillo, el respeto del sector del Chavismo que aglutina Diosdado Cabello a esa designación testamentaria, el evidente atropello a la Constitución que significaría prescindir de las elecciones, determinan que sería torpe pasarlas por alto.

Las tribulaciones vendrán después y serán de tipo económico. La economía venezolana creció el año pasado a la estupenda tasa del 5%, una de las mejores de la región, gracias al torrente del gasto público que se destinó a "aceitar" la reelección de Chavez. Como inevitable consecuencia de esta determinación, el déficit fiscal del año pasado será cercano al 15% del PIB, cifra que se ha traducido en emisión monetaria carente de respaldo, mayor inflación, controles de precios y crecimiento del mercado negro. Todo esto golpea al pueblo raso pero ayuda a enriquecer a los "boliburgueses" que convergen en torno a Cabello.

De otro lado, el petróleo, que es el motor de Venezuela, se encuentra seriamente averiado. Mientras en el 2001, por ejemplo, la producción de crudo era de 3 millones de barriles diarios, en el 2010, a pesar de los anuncios reiterados del gobierno (tan parecidos a los que aquí se dan sobre el comportamiento del café), apenas llegaba a 2.3 millones. Los precios, de otro lado, han caído siguiendo una tendencia de mediano plazo asociada al bajo dinamismo de la economía mundial. Por último, los avances de Estados Unidos hacia el autoabastecimiento obligan a Venezuela a sustituir un cliente que le compra casi la mitad del carburante que exporta.

Como efecto inevitable de estos factores, la economía de la muy bolivariana república apenas crecería este año el 1.4%, cifra que, por estar por debajo del crecimiento vegetativo de la población, se traducirá en una contracción del ingreso por habitante. Nada hace pensar que Venezuela salga pronto de este ciclo declinante. Para hacerlo tendría que devaluar el bolívar, subir los impuestos, aumentar la inversión en el sector de hidrocarburos y reducir el gasto estatal, medidas todas estas impopulares y difíciles de tomar en este momento.

Desde el punto de vista de Colombia, la mala situación de Venezuela se traduce en bajas exportaciones, la extinción, en la práctica, de las remesas de los residentes colombianos a sus familias en nuestro territorio, y bajo dinamismo económico en las zonas de frontera. Todo esto agrava el desempeño mediocre de nuestra economía, cuestión que reservo para próxima ocasión.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2013-01-16 20:55

Deberían pedirle a los negociadores de la Habana que visiten a Chávez y así aclaren si esta en este mundo o en el imaginario de los chavistas...

Mar, 2013-01-15 15:18

Diosificar un laico no es propio de venezuela señor Botero,aca tenemos el ejemplo mas claro con el señor Furibe al que practicamente se le da al caracter de ungido y el resto nada,equivocacion grande de la q poco a poco estamos saliendo afortunadamente q sin ser Santista si reconozco q por lo menos la intencion es buena, sobre todo q no la centra en una guerra insulsa q muchos no estan dispuestos a terminar simplemente por q no son los q ponen el pecho a la ''brisa'',venezuela de una u otra forma nos conviene q chavez viva y continue en su poder igual son ellos ,pero de eso tenemos q sacar reitos politicos y aprovechar su afinidad con las Farc a ver si por fin salimos de este valle de lagrimas q lleva casi 60 años.Weno sr Botero por lo menos al finalizar reconoce que estamos igual incluso en camino a lo peor,por que la verdad sea dicha,.. ver la paja en el ojo ajeno mientras que en el nuestro hay una viga,...mmmmmm..?

BUEN ARTICULO SEÑOR BOTERO

PD LA PAGINA ESTA FUNCIONANDO REMAL

Dom, 2013-01-13 19:09

Gracias por la corrección.

Dom, 2013-01-13 12:17

Chavez no, Chávez.

Sáb, 2013-01-12 22:02

Jorge Humberto, eso se llama dictadura, así de simple y sencillo, soslayar la mecánica, los resultados, la cooptación de todos los poderes por el comandante no cambian para nada en la denominación. De esta excelente entrada quiero desarrollar lo que vendrá en un inmediato futuro. Sin duda vendrá una escasez de productos fenomenal por la carencia de dólares, el problema energético que es crítico empeorara, los proyectos de vivienda se paralizarán, pero la gran incógnita es quien va a enfrentarla? De todas estas calamidades no podrán echarle la culpa al imperio. Venezuela que es un maravilloso país, que en otras épocas fueron ejemplo de excelente calidad en educación, que tiene todo, absolutamente todo, menos dirigencia, una clase política autista, corrompida e indolente trajo este resultado. Un país que ha sido capaz de volver santo a un médico medio chiflado fundamentalista y no es capaz en este momento se aclarar su vida.

Sáb, 2013-01-12 13:35

Buen artículo, aunque discrepo en que el petróleo ya no es la riqueza de ese país. ES la riqueza, pero ya no del país sino de sus gobernantes, que como buenos socialistas, se roban todo lo del pueblo diciendo que lo representan

Añadir nuevo comentario