Menú principal

Lunes Octubre 20, 2014

Como es usual, nuestro admirado Vicepresidente ha roto la disciplina de gobierno para intervenir en los debates que se realizan en esta época del año para definir el salario mínimo. A nadie puede sorprender esta forma de conducta, que es reiterada, impune y, además, popular. Avispado como ningún otro político, sale a pescar en donde los peces se encuentran, o, si no les gusta el lenguaje alegórico, va derechamente hacia los que Uribe, con tan sincero afecto, denomina "los votícos".

Digamos con franqueza que esta conducta es inadmisible. O se está en la orilla del Gobierno o en la de la oposición pero no en ambas. No resulta congruente con una ética elemental de lo público, como la que práctica, con rigurosa coherencia, el Senador Robledo que da varilla en el Congreso pero no sale luego a pedir puestos. Precisamente por su alta investidura el Vicepresidente está obligado a dar ejemplo. Qué tal fuera que al Viceministro de Hacienda o al Director del SENA les diera por decir que no les gusta la reforma tributaria, o a la Directora del INCODER que tiene mejores opciones en materia de restitución de tierras.

¿Pero que dijo el gran Angelino que justifique semejante vaciada? Imagino que pregunta uno de ustedes. Dijo dos cosas. Una, que es la que ha llamado la atención, pero que es hasta cierto punto trivial, y otra que me escandaliza. Vamos por partes.

"En mi opinión -cito textualmente- la oferta de 3.5% para el aumento del salario mínimo es una oferta realmente miserable". Un incremento del 3.5 % puede no ser suficiente para las expectativas sindicales -probablemente el alza será superior, haya o no acuerdo en la Comisión de Concertación- pero, como excede a la inflación, que, según cifras confiables, será del 3%, implicaría un aumento real del salario mínimo. No es, en modo alguno, un mal punto de partida; calificarlo de "miserable" implica atribuir, de manera injusta, una conducta censurable a la colectividad empresarial. Eso no puede hacerlo quien está investido de una elevada magistratura.

En obsequio del ostensible catolicismo que profesa en sus actividades públicas el Vicepresidente (quien olvida, de paso, que es un funcionario civil en un Estado laico) haré una cita bíblica: “¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: “Hermano, deja que te saque la paja de tu ojo”, tú que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano” (Lucas 6, 41-42).

Las palabras del Señor recogidas por el Evangelista vienen al caso por cuando alguna de las organizaciones sindicales que participan con todo derecho en la mesa salarial ha pedido un aumento del salario mínimo del 10%, o sea más de tres veces el incremento del nivel general de precios que ha tenido lugar este año. Cualquiera sabe, sin necesidad de ser economista o mero vicepresidente, que un aumento de esas magnitudes, si no deriva de un crecimiento exponencial de la productividad del trabajo -que, por desgracia, no ha ocurrido- tendría efectos demoledores sobre el mercado laboral.

Supongamos, en efecto, que el precio de la mantequilla o de los huevos se triplicara de buenas a primeras cuando los restantes productos de consumo lo hacen al 3% anual, como en la actualidad sucede. Es evidente que la demanda por aquellos bienes caería en forma acelerada. Con el trabajo pasa igual. Si el trabajo formal se encarece en exceso, prospera el informal, que es precario y, ese sí, "miserable". O peor aún: en economías relativamente abiertas a la competencia externa como es la nuestra, si el trabajo nacional no es competitivo el empleo se desplaza hacia el extranjero.

Milton Friedman, quien no se ganó el premio Nobel de Economía en una tombola, decía que el establecimiento de salarios mínimos es una forma de discriminación contra los trabajadores no calificados, razón por la cual consideraba que los salarios debían fijarse libremente en el mercado. No comparto este punto de vista que me parece extremo. El mercado laboral es imperfecto y, por lo tanto, se justifica que el gobierno intervenga en su regulación, tal como lo hacen la generalidad de los países del mundo, comenzando por Nueva Zelanda que lo viene haciendo desde fines del siglo XIX.

Pero, en parte, Friedman tenía razón. En la fijación del salario mínimo hay que tener en cuenta, como la legislación vigente lo establece, la inflación transcurrida y esperada, tanto como las ganancias (o retrocesos, que también pueden darse) en productividad. Esto lo sabe la dirigencia sindical, que es madura y experimentada, y por ello abandonará su posición maximalista en los muy próximos días. (Angelino, curtido como es en estas lides, no lo ignora, pero, en vez de descalificarla, afirmando, como cabría esperar, que ella es "irresponsable", sonríe para sus adentros, mira para otro lado y calla).

Recuerden que atrás les decía que esta travesura de Angelino sobre la fijación del salario mínimo es baladí; mera gimnasia electoral de un político a quien le encanta fingir que no lo es. No obstante, hizo una afirmación delicada. Que con la propuesta empresarial respecto del incremento salarial “no se ayuda... a la búsqueda de la paz”. Noten ustedes las implicaciones: la paz depende de que ciertos actores sociales cedan sus intereses frente a los de otros, los cuales, se afirma de modo implícito, son de mayor jerarquía. La paz, pues, vendría a ser la reconciliación definitiva de la sociedad, cuando todos los conflictos han sido superados y triunfado los "verdaderos" intereses del "Pueblo".

El problema es que ese no es el modelo de sociedad que perfila nuestra Constitución. Somos -queremos ser- una sociedad plural, no monolítica u homogénea. Somos muchos, somos distintos, perseguimos fines que en parte coinciden y en parte no; necesitamos, por lo tanto, mecanismos civilizados para tramitar nuestras diferencias y llegar a acuerdos que siempre serán incompletos y temporales.

La paz no es -querido Angelino- la ausencia de contradicciones y choques, o la subordinación de los intereses de unos actores sociales por los de otros. La Justicia, que es un valor subjetivo e inalcanzable, no es el objetivo la sociedad y del Estado; lo es la convivencia bajo el alero común de unas reglas que todos debemos respetar. La paz no deriva de que, por fin, reine la Justicia entre los Hombres, sino de lograr que seamos capaces de tramitar nuestras diferencias sin matarnos en el proceso.

¡Pobres De la Calle y sus muchachos tratando de explicar en la Habana que Angelino, en tema tan trascendental como este, tampoco representa al Gobierno¡

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Sáb, 2012-12-15 15:17

Las travesuras y cortinas de humo anuales de regalo de navidad de los gobiernos ,gremios y empresarios que deciden el monto del salario mínimo para los trabajadores colombianos.Para demostrar la dignidad y justicia social re-distributiva del salario mínimo vigente propongo : QUE LOS GOBERNANTES, GREMIOS, PADRES DE LA PATRIA Y EMPRESARIOS VIVAN CON SUS FAMILIAS CON EL SALARIO MÍNIMO PARA QUE CONOZCAN DEMOCRÁTICAMENTE SIN INTERMEDIARIOS LAS CONSECUENCIAS DE SUS PROPIAS DECISIONES.!!!

Sáb, 2012-12-15 14:52

Podríamos llamar a esta columna Las Travesuras y Cortinas de Humo del Actual Gobierno de los Gremios,las Grandes Empresas y Transnacionales .!!!Señor Presidente,Señores Equipo de Gobierno, Congreso de los Padres Putativos de la Patria, Gremios , Empresarios y Terratenientes : les propongo por aquéllo de la democracia económica y la justicia social, que como son ustedes los que cada año definen el salario mínimo de los trabajadores colombianos QUE VIVAN CADA UNO DE USTEDES CON EL SALARIO MÍNIMO CON SU FAMILIA ,PARA QUE CONOZCAN DIRECTAMENTE Y SIN INTERMEDIARIOS QUE SUS PUTAS DECISIONES Y LEYES SON DIFERENTES A LAS REALES Y EFECTIVAS CONDICIONES MÍNIMAS DE DIGNIDAD PARA LA EXISTENCIA Y VIDA INDIVIDUAL Y FAMILIAR DE UN HOGAR DEL PUEBLO COLOMBIANO.EL SALARIO MÍNIMO ES REPRODUCIR LA VIOLENCIA Y MISERIA EN EL SENO DE CADA FAMILIA DEL PUEBLO COLOMBIANO.NO MÁS CINISMO GUBERNAMENTAL Y GREMIAL!!!

Sáb, 2012-12-15 14:26

Don Jorge Humberto Botero durante mi cuota diaria de viaje por los medios por ahí encontré este artículo que de pronto le interese tanto o más que lo que dijo o no dijo el Vice-presidente. Referente al salario minímo. "Servants, labourers and workmen of different kinds, make up the far greater part of every great political society. But what improves the circumstances of the greater part can never be regarded as an inconvenience to the whole. No society can surely be flourishing and happy, of which the far greater part of the members are poor and miserable. It is but equity, besides, that they who feed, clothe and lodge the whole body of the people, should have such a share of the produce of their own labour as to be themselves tolerably well fed, cloathed and lodged." - Adam Smith, The Wealth of Nations, Book 1, Chapter 8 "Socialist firebrand Adam Smith points the way in struggle for a living wage" http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2012/12/20121214131829224157.html

Sáb, 2012-12-15 13:32

Don Enrique Machado "En Colombia las aspiraciones de un inversionista industrial es esperar un 20% de utilidad después de impuestos" he tenido mis roces con empresarios colombianos y su concepto de "utilidades apropiadas" es lo que aquí en los EE.UU. se considerarían obscenas e inalcanzables puesto que la competencia está de por medio. Le cuento un cuentito, don Carlos Slim, el empresario mexicano, vino aquí a establecer una de sus empresas, prontamente se dio cuenta que por cada dólar de utilidades realmente le tocaba que luchar y al mismo tiempo pagar salarios justos lo cual no le pareció razonable y vendió todo -a pérdida- y se largó para Latinoamérica donde los vientos le son más propicios, especialmente en Colombia.

Sáb, 2012-12-15 20:30

Si Jesús, tienes toda la razón,para los EU serían obscenas,más aún inalcanzables,Jesús cuando trabajaba yo tenía el cargo de ingeniero de desarrollo de nuevas tecnologías,eso era lo que instalábamos como fábricas y lo hicimos en el mundo entero,con muy pocas excepciones.En esa época,hace muchos años,manejábamos una tablas de lo que yo he llamado "utilidades apropiadas" que en la jerga nuestra era si existía amabilidad para nuestra inversión.En Andes Chile, en plena cordillera andina,en un pueblo de más o menos 5.000 habitantes y nieve casi perpetua instalamos una fábrica que daba empleo a unos 600 trabajadores (época de Allende) y en cifras unas utilidades muy bajas,lo hicimos con la esperanza de hacer la política para realizar posteriormente grandes inversiones,nunca se hicieron Pinochet no saco corriendo.Todo este cuento para justificar que no siempre, inexorablemente,las utilidades son las importantes.A veces la política también.Yo le hubiera aconsejado a Slim que se quedara quieto

Vie, 2012-12-14 20:14

¿Milton Friedman el mismo cuyas teorías (the self regulating market) están medio des acreditaditas estos días frente a la realidad? En cuanto al salario mínimo, en los países subdesarrollados como Colombia, la discusión debiese ser sobre si el presente mínimo devengado por un/a cabeza de familia es suficiente para que la familia mantenga un nivel de vida por encima del nivel de pobreza. No veo porque el que el Vice-presidente tenga una opinión sea algo malo -no está criticando una posición oficial de Gobierno- al contrario creo es positivo -impulsa la discusión-y se demuestra pues usted ha considerado necesario dedicarle una entera columna a la crítica lo que probablemente no habría hecho si el Vice-presidente se hubiese quedado mudo. Lástima que al escoger criticar el personaje y no lo que realmente está en la balanza -la equidad del salario mínimo en Colombia- su columna arroja por la borda la objetividad.

Vie, 2012-12-14 15:16

Botero, tiene usted una cara de empresario, que le duele pagar un poquito más del mínimo y contento por la reforma tributaria. Que piensa de una familia que llegue a ganarse $ 600 diarios más de lo que actualmente se gana? es eso una condición digna de un persona que no llegue a la miseria? Desafortunadamente el país está lleno de desplazados por todo lado y a ellos quien les responde por un subsidio y su restitución de tierras? Mientras que las personalidades del congreso ganan demandas al erario público, el cual no se cansan de desangrar, millones de colombianos si acaso toman un tinto para pasar la noche. Por sinverguenzas y misirables como usted el país está sumido en una desigualdad social tan marcada que da pena leer notas como las suyas. MISERABLE

Vie, 2012-12-14 13:53

Querido Jorge Humberto: evidentemente te molestó que Angelino, que no es el santo de mi devoción, haya puesto el dedo en la llaga: los empresarios son unos miserables cuando se trata de pagar un peso más a quienes fabrican sus ganancias.

Vie, 2012-12-14 11:23

A Hermes Trimegisto, quiero decirle que ser de derecha no sería reprochable ni criticable si vivieramos en Suiza, pero viviendo en un país con más de la mitad de personas en absoluta miseria, ser de derecha es el peor insulto que se le puede hacer a nuestros compatriotas.

Vie, 2012-12-14 15:52

Yo le respondería que precisamente por no ser de derecha, es que no somos un país como Suiza; pero eso sería tenerle mucha fe a mis posturas ideológicas. Creo que tenerle tanta fe a las creencias propias es lo que lleva a posturas macartistas e irreflexivas como la de Angelino, o la suya.

Vie, 2012-12-14 09:03

Con todo respeto que artículo tan chimbo y tan alejado de la realidad... en mi opinión, este señor Botero, escribe un poco de cosas con el único fin de justificar un posible fracaso en las negociaciones de paz.
Yo le pregunto al señor Botero; si él ganara el salario mínimo, seguiría pensando que este se debe regir en conceptos economistas donde solo ven números, pero no ven la real necesidad de la gente?
O acaso en un país monopolista como este, los grandes empresarios y productores, piensan en el salario mínimo cuadno hacen alzas a sus productos?
O mejor aun, en este país las personas que ganan menos de dos salarios mínimos tienen algún beneficio, solo por dar un ejemplo, con los bancos? que tienen una utilidad anual de más de 3 BILLONES de pesos.
No nunca ha pasado y nunca va a pasar, por que al estado no le importa esto...
Entonces por favor, no escriban carreta, y no critiquen a alguien que por lo menos dice la verdad, así sea por intereses propios, pero que al menos la dice.

Vie, 2012-12-14 07:21

Debo comenzar diciendo que a mi, me perece irrelevante la intervencion del Vicepresidente y que Botero lo use come excusa para expresar inconsistencias, es en relidad la finalidad del articulo. Los procesos democraticos, como Botero lo menciona, deben estar basados en acuerdos. Son ellos los que permiten vivir en una sociedad pacifica. Sin embargo,me pareceria interesante saber quien en el gobierno representa a esos trabajadores que dependen de un salario minimo. A esos a quienes la teoria economica no satiface para cubrir sus necesidadaes minimas. A esos que son solo participan dando un voto y luego son reducidos a un numero negativo para manejar un indice de inflacion. Es bueno leer a Friedman (no tenemos alternativa) Pero seria bueno escribir al menos "una" frase de analisis de las consecuancias del neo-liberalismo y la necesidad de modificar el paradigma en beneficio de una economia al servicio de las sociedades y no de los economistas.

Jue, 2012-12-13 19:17

Es lamentable la intervención del Vice como en la gran mayoría de sus intervenciones, que se limitan a adornar una frase de campaña con un adjetivo. El es ante todo un político en fase terminal que en su territorio mantiene una audiencia y una disputa con Roy, disputa por puestos lo que produce por efecto sombra contratos, no para beneficiarse el económicamente, para beneficiar a sus correligionarios, de lejos es el peor vicepresidente que hemos tenido desde que se estableció este inútil puesto. Es un puesto donde no hay nada que hacer, hay una desocupación crónica que hay que saber administrar, es aquella llanta de repuesto que jamás se utiliza. El Vice tiene una formación sindical donde libró batallas épicas pero de una formación académica demasiado pobre para opinar sobre temas económicos donde debe opinar es un técnico en el tema. Los patrones en su mayoría no pagan mejores salarios por que el país es chiquito, no por malas gentes, o por tacaños. El subdesarrollo es así de cruel.

Vie, 2012-12-14 12:47

Don Enrique Machado, "Los patrones en su mayoría no pagan mejores salarios por que el país es chiquito" ¿una nueva teoría del salario mínimo para agregarle al ya voluminoso caudal publicado?

Vie, 2012-12-14 15:10

Jesús, el concepto que yo escribí naturalmente esta fuera de contexto por que no soy el columnista sino un orinador desocupado. El salario es el resultado de muchas variables que por ser matemáticas no son despreciables, entre ellas esta el tamaño de los mercados y criterios de retorno del gasto, esto también esta fuera de contexto, eso es mucho más complejo, lo que tal vez quise fue simplificar una idea personal. Lo que le puedo garantizar es que en las grandes ligas de la producción jamás, nunca se piensa en castigar los salarios por que si, por que el industrial es un desalmado, se discute naturalmente pero dentro del contexto de las utilidades. En Colombia las aspiraciones de un inversionista industrial es esperar un 20% de utilidad después de impuestos, en Europa hace algunos años, no se hoy eran del 5 al 7% , no se hoy en día por que esos criterios son muy dinámicos. Pero le garantizo que jamás se aprovechan los salarios para llegar a estas utilidades.

Vie, 2012-12-14 15:12

Lo que si sucede en casi todas las crisis son recortes fenomenales de personal por que de otra manera esas empresas estarían condenadas a desaparecer con peores y nefastas consecuencias. Igual cuando la gran industria se desarrolla en un ambiente próspero se practican enganches masivos.

Jue, 2012-12-13 14:21

Es mas o menos lo mismo de Iván Cepeda y a ratos Robledo. Para ellos el que piensa distinto, no solo está apoyado en premisas falsas, o equivocado. Lo que hacen los que piensan diferente es un acto moralmente reprochable, algo que no debería ser.

De allí que el término noliberal haya dejado de describir una forma de pensar y se haya convertido en un madrazo. Ser de derecha a veces pareciera ser peor que ser pederasta para estos señores. Como lo dije antes en otro lado, para ellos la sana discución política rebasa el ámbito argumentativo y se situa en el axiológico. Ser de izquierda o derecha es un tema de principios y obviamente los buenos solo pueden ser unos, no todos.

Añadir nuevo comentario