Menú principal

Sábado Agosto 30, 2014

Un concejal de Bogotá logró hace poco que sus colegas aprobaran una moción para ordenar al Director del Canal Capital la remisión de una lista que contuviera los nombres, cargos y salarios de los funcionarios que ostenten las condiciones de homosexuales o lesbianas o, en general, fueran integrantes de lo que ahora llaman la "comunidad LGBTI".

El episodio ya ha concluido, como tenia que suceder, con la manifestación contundente del requerido en el sentido de que carece de esa información y que, si la tuviere, se negaría a entregarla. Pero es necesario escribir al respecto para reiterar la inadmisible ignorancia de que adolece el concejal autor de la iniciativa sobre valores fundamentales que contempla la Constitución que nos rige; y para reprochar al Concejo capitalino en pleno que haya aprobado un requerimiento que deshonra a este cuerpo colegiado.

Recordemos que todos nacemos libres ante la ley, de donde se desprende que podemos desarrollar, sin interferencia alguna, el plan de vida que nos parezca con una sola limitación: que en el ejercicio de esa libertad no causemos interferencias indebidas en la libertad de los otros. Este principio da origen a otro de idéntica transcendencia: la igualdad en el trato que debe concedernos el Estado, del cual hace parte -qué pena tener que recordarlo- el Consejo de Bogotá. Este es el núcleo del Estado Liberal de Derecho. Tomen nota, señores concejales.

Y como tenemos derecho a ser distintos y, a pesar de nuestras diferencias, hemos de ser tratados de idéntica manera por las autoridades, está prohibida toda forma de "discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica". Para los lectores de la Silla Vacía es superfluo precisar que la frase entre comillas es tomada del artículo 13 de la Constitución, pero lo hago con fines pedagógicos: por si acaso el concejal autor de esa inicua proposición me leyere (si es que lee).

La extrema anomalía de la situación que comento es la única razón que me obliga a precisar que cuando la Constitución prohibe la discriminación por razones de sexo, refiere tanto a las diferencias fisiológicas -óptica desde la cual solo hay hombres y mujeres- como a las preferencias eróticas. Al Estado no pueden importarle salvo para adoptar medidas encaminadas a combatir la discriminación que padecen quienes que se apartan del patrón heterosexual predominante.

Conexo con los derechos a ser como somos, y a no ser discriminados por ello, debe mencionarse el que tiene por objeto preservar la intimidad. A mantener bajo sigilo los denominados "datos sensibles" entre los que cabe mencionar, como lo hace una ley reciente, "el origen racial o étnico, la orientación política, las convicciones religiosas o filosóficas, la pertenencia a sindicatos, organizaciones sociales, de derechos humanos o que promueva intereses de cualquier partido político o que garanticen los derechos y garantías de partidos políticos de oposición así como los datos relativos a la salud, a la vida sexual y los datos biométricos".

Como es obvio la pretensión de conocer las preferencias sexuales del quienes laboran en el Canal Capital no obedece -al menos no de manera ostensible- a morbosa curiosidad (aunque vaya usted a saber). La intención era intimidarlos a todos ellos, y en especial al Director, por cuanto por ese medio de comunicación se trasmite con regularidad un programa en el que se discuten los problemas de quienes hacen parte de la comunidad gay.

Abordarlos con seriedad y rigor constituye una estrategia indispensable para generar conocimiento público sobre una realidad social que los distintos sectores de la comunidad deben conocer. Unos para encontrar solución a las dificultades que les son propias; otros para educarse en el respeto a las diferencias de quienes no son como nosotros en una parcela importante de la vida.

Nuestro ilustre -que no ilustrado- concejal ha dicho que "ama" a los homosexuales. Yo le creo, Como pastor de una iglesia cristiana que es, debe amarlos como a "la oveja descarriada" a la que que se debe recuperar para el redil. Se le olvida un pequeño detalle: las preferencias eróticas nos vienen de la dotación genética. Respecto de ellas, por lo tanto, la libertad, que cualquier sociedad medianamente civilizada debe reconocernos, consiste en asumirlas en la forma que mejor nos parezca.

Otra faceta interesante del debate consiste en preguntarnos si un programa que aborda los temas de educación sexual como lo hace el canal Capital, que es de naturaleza pública, sería factible en la televisión privada. Mi convicción es que no. La ausencia de patrocinio comercial lo impediría haciendo imposible la tarea de aportarnos conocimiento sobre una materia que muchos quisieran que no saliera del "closet": "hagan ustedes lo que quieran pero allá en su gueto".

Precisamente en circunstancias como estas se constata la necesidad de una fuerte presencia de la televisión estatal enfrentada con la privada. Por paradójico que suene, la defensa de los valores liberales no puede dejarse, exclusivamente, en manos de empresarios.

Por ultimo, la ausencia del Procurador General en este debate no sorprende. Aunque con mayor tino político, milita en la misma derecha fanática e intolerante que cada día gana más espacios en nuestro país.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2012-11-13 05:30

Bien Jorge Humberto, ud es ejemplo de que se puede ser conservador pero respetando las libertades individuales, siempre y cuando no se invada el derecho del otro. Y es que uno tiene derecho a elegir como quiere amar y ser amado y el Estado nada tiene que ver en ello.

Mar, 2012-11-13 16:49

Marleny, mil gracias por el comentario. Si bien mi posición es conservadora en muchos debates -¿la de quien no?- mi ideología es liberal. Intentaré explicarlo en próxima columna.

Mar, 2012-11-13 16:48

Marleny, mil gracias por el comentario. Si bien mi posición es conservadora en muchos debates -¿la de quien no?- mi ideología es liberal. Intentaré explicarlo en próxima columna.

Sáb, 2012-11-10 20:53

Pienso que lo que está ocurriendo en el país tiene directos responsables. El accionar de personajes como el Procurador (inquisidor) Ordóñez están sometiendo a "revisión" varios de los derechos fundamentales que, precisamente él, por designio Legal y Constitucional, debería defender, promover y desarrollar. Así mismo venimos de 8 años de ignominia que aun ahora padecemos por cuenta del "todo vale" en donde se institucionalizó la perversión de que el fin justifica los medios y, peor aun, en que se socializaron "fines macabros" que propendían por el exterminio de los que se atrevieron a ser autónomos, críticos e independientes. No podemos desconocer que, nosotros como ciudadanía tenemos que manifestarnos en una forma activa y contundente en contra de este cúmulo de criminales desafueros que cometen y propician las autoridades constituidas.

Sáb, 2012-11-10 10:55

Hay que recordar que el "concejal de la familia" es plagiador, de la Universidad de Barcelona plagió textos para una ponencia de la salud que el hizo o sea que no es propiamente un niño de brazos. Lo absurdo de este debate es que una corporación como el concejo donde hay dos o tres concejales serios, tengan que someterse a semejante pérdida de tiempo únicamente para que este personaje se auto promocione. Aparte de lo absurda que es su fijación hay que tener en cuenta que las fobias cuando incapacitan socialmente, como en este caso, son patologías que hay que sanar. Existe la terapia de shock que indica que hay que someter al enfermo al escenario que le causa la fobia de una forma intensa y recurrente, propongo que el "concejal de la familia" asista 4 o 8 fines de semana continuos a Theatron, que tal que se cure.

Dom, 2012-11-11 18:25

Hace un año recomendé al Sr Gonzáles de la corte del futbol que se uniera a la homeopatía o que se hiciese vacunar: como se sabe la vacuna es una pequeña porción del virus que se inocula para que la reacción cree anticuerpos que dejarán defensas permanentes.

El concejal deberia inocularse levemente, eso duele poquito Concejal, (la primera vez, como decía un amigo mio).

Si se le crean defensas pues se cura.

Y si le queda gustando pues dejarará de joder.. !!

Vie, 2012-11-09 13:44

Lo que se está viviendo ahora en Colombia, ese resurgimiento del fundamentalismo cristiano tendrá muchas razones, pero considero muy importante mirar hacía atrás: las campañas electorales de Uribe y Santos quienes se acompañaron entre otras de la poderosa Misión Carismática, dirigido por Claudia Rodríguez de Castellanos, del partido cristiano. Estos apoyos se convirtieron en millones de votos que a su vez, pasan a ser compromisos ineludibles con dichas organizaciones. Por eso, esta oleada infernal de moralistas y cruzados que están aflorando como setas en invierno, se siente ampliamente respaldados y pisan seguro porque han trabajado para eso dieron sus votos.
El camino es largo y muy espinoso para las mujeres (En Medellín ya quemaron una hace poco por ser "bruja"), que siempre han sido a diana de las religiones, y para las minorías como la comunidad LGTBI y mientras USA celebra nuevos derechos, en Colombia tememos un nuevo comienzo de otras formas de inquisición y violencia.

Vie, 2012-11-09 13:21

De acuerdo con la columna, aunque cuestiono el apartado que dice "Se le olvida un pequeño detalle: las preferencias eróticas nos vienen de la dotación genética". No hay corroborada la existencia de un gen ni ruta metabólica que controle las preferencias sexuales. Si fuera así, se podría tratar como si fuera una "enfermedad" o el componente hereditario sería importante en la definición de las preferencias sexuales de una persona.

Vie, 2012-11-09 12:23

Nuestro ilustre -que no ilustrado- concejal ha dicho que "ama" a los homosexuales. Sería muy ilustrativo que aclarara a cuales, a los nacidos varones o a las nacidas hembras. No se explica uno, cómo pueden llegar personajes como este a puestos representativos en los gobiernos. O es que los gobiernos ya no nos representan? O a quien representan?

Vie, 2012-11-09 12:02

Muy certera columna. Lo más preocupante es que cada vez se fortalecen más esos fundamentalismos torpes en las instituciones del Estado.

Vie, 2012-11-09 12:33

Se fortalecen gracias a nosotros, nuestro voto no es reflexivo, votamos guiados por las tendencias mediaticas en el mejor de los casos. Por eso es muy común oír a los que votaron por tal o cual, lamentarse amargamente del mal gobierno que ellos mismos escogieron. FIX IT WE MUST!!

Vie, 2012-11-09 09:49

Muy de acuerdo con su columna.

Añadir nuevo comentario