Menú principal

Lunes Noviembre 24, 2014

 

Una de las imágenes usuales de la Justicia es la de una señora que viste una  toga, esgrime una espada y se encuentra vendada por decisión propia. Cada uno de estos elementos tiene una poderosa carga simbólica. Los hábitos talares, según una tradición muy antigua, son privativos de quienes administran Justicia (así escrito, con mayúsculas, para denotar majestad). La espada alude al poder de que goza; puede descargar todo el peso de la Ley contra quien la ha transgredido, lo cual todavía incluye, en algunas partes del mundo, la tortura y la muerte del reo. Por último, la privación voluntaria de la vista. ¿Se pretende que la ilustre dama no vea el crimen? No, por cierto. La idea es que, viéndolo, para pronunciar el veredicto no se deje influenciar por factores ajenos a su labor, tales como la presión popular a favor o en contra del acusado.

 

Todos esto hace parte de los principios de respeto a los derechos humanos de los sindicados e imparcialidad en la función judicial que han sido adoptados en casi todo el mundo desde el siglo XIX gracias al aporte de intelectuales de la época de la Ilustración tales como Cesar Becaría. Por supuesto, la "Justicia revolucionaria" o los tribunales conducidos por fanáticos religiosos no son neutrales, aplican normas creadas ad hoc, o cuyo contenido no obedece a principios de razón, todo lo cual hace casi imposible defenderse.

 

Mucho temo que el espectáculo mediático que se ha montado, con la aparente complacencia del Procurador General, en torno a los servidores estatales a los que se imputa haber participado en el denominado "Cartel de la contratación" en Bogotá, ha creado un ambiente de exaltación que puede afectar la calidad del proceso disciplinario. Yo espero que se establezcan con celeridad los culpables de unas conductas que mucho daño han hecho, pero no quisiera que el producto que obtengamos sea una colección de "chivos expiatorios".  La Ley no dice que las audiencias que, en ciertos casos, puede convocar el Procurador en su condición de autoridad disciplinaria deban ser públicas; podrían -convendría, en mi opinión- que fueran privadas.  Las decisiones, por supuesto, requieren amplia difusión.

 

Como en este contexto se ha mencionado que el Alcalde Moreno puede tener responsabilidad, es factible que, en ejercicio de una potestad legal incuestionable, el Procurador decida suspenderlo preventivamente mientras se adelanta la investigación. A ese respecto me limito a anhelar que actúe con exquisita prudencia. El Alcalde de la capital de Colombia es un funcionario de alto rango, elegido por el voto popular y perteneciente a un partido político por el cual -para decirlo con delicadeza- es probable que el Dr. Ordóñez no tenga especial simpatía.

 

Si decidiere suspenderlo de manera preventiva, estaría, en la práctica, forzado a condenarlo. En el evento de que lo absolviere, especialmente si ello sucede después de realizados los comicios, el Polo Democrático diría, con razón, que se le ha causado un daño político irreparable e injusto. Que lo sería también para el sistema democrático: no puede haber democracia sin que los diferentes partidos emulen, en condiciones de igualdad, por obtener el respaldo popular.

 

En este país pocos ciudadanos pagan impuestos o, más precisamente, se dan cuenta de que los pagan; esta circunstancia explica la notable indiferencia popular por la forma como ellos se gastan. Por eso hay que llamar la atención sobre una modalidad de despilfarro que tiene que ver con el asunto que  aquí se examina. Me refiero a que, en numerosas ocasiones, se adelantan procesos de manera simultánea en la Procuraduría y en la Fiscalía por los mismos hechos. En tales casos, cuando la Fiscalía abra el proceso, la Procuraduría debería suspender el suyo mientras aquella decide. La  Fiscalía tendría competencia para imponer las sanciones que al delito y las faltas disciplinarias corresponda. Solo si no hay lugar a responsabilidad penal, el asunto regresaría a la Procuraduría "para lo de su competencia"; es decir, para definir la responsabilidad disciplinaria. Pero, por favor, no tiremos el dinero de la comunidad a la alcantarilla.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2011-02-15 20:49

Me encanta que este Procurador -como todos han debido hacerlo, pero no lo hicieron-, procure hacer algo decente: investigar las actuaciones criminales de los funcionarios públicos, y en particular, la de quienes hoy están al frente de la administración en Bogotá. ¿Cuándo encendemos la hoguera? ¿De Moreno a oscuro?

Lun, 2011-02-14 20:55

Me gusta el análisis. El procurador Ordoñez, se desvive por el espectáculo a quienes él considera pecadores. ¿Por qué teniendo también competencia no ha elevado su báculo para investigar los contratos de los Nule, a nivel nacional? Un ejemplo ya de antaño, el prestamo que les otorgaron por la Dirección Nacional de Estupefacientes, que decisiones ha adoptado? y sobre la contratación en general de los Nule, ya investiga o a vinculado a Andrés Uriel Gallego? para decirlo suavemente,¿por qué el ojo avizor con el Polo y con el uribismo, si la venda, no por imparcialidad sino precisamente para no mirar la corrupción tan grande? Comparto que investigue el accionar del Polo, pero por qué no investiga los mismos hechos cuando los realizan funcionarios del anterior gobierno?

Lun, 2011-02-14 16:02

"Los justos pagan por pecadores"

Lamentablemente las acciones de un polo que ha sido mas que atacado por todos los sectores sigue manchandose por autores del mismo... No se porque muchas veces, pareciece que el polo tuviese infiltrados que buscan mancharlo internamente y por mas que tuviesemos por concideracion que el polo seria el mas afectado y no samuel, tambien hay que tener en cuenta que sus acciones bien si merecen ser penalizadas.

A veces la tabla es mas efectiva que las palabras, y si el polo toma en serio la posicion en la que quedo despues de este terrible ataque que recibio por todos los flancos, podra en unos 6 (8) años, recuperar una buena imagen, retirando de sus tropas gente como los moreno, no solo el inutil es un mal sujeto, tambien lo es el vivo hermano que hace negocios torcidos... La cupula del polo quedara herida terriblemente, pero tambien es una oportunidad para purgar su partido de malos elementos.

Lun, 2011-02-14 13:40

Todos pagamos impuestos y bien caros: Los servicios públicos son un robo el iva de los alimentos que compramos,los trapos que vestimos.
Perdón las zonas francas no pagan y a las transnacionales se les perdona los impuestos que a nosotros nos sacan Y nadie tiene que tener privilegios no existe gente de alto rango no se olvide la mentira judicial "todos somos iguales ante la ley" por lo menos este señor tiene derecho a un libre proceso que me dice los falsos positivos del estado,de campesinos asesinados también en complicidad con los estados?

Lun, 2011-02-14 15:49

Bueno... creo que a lo que se refierees a que el colombiano promedio hace hasta lo imposible con tal de evitar pagarlos, si bien es cierto que hay cosas que sacan un impuesto casi injusto como los servicios basicos, es precisamente tambien por que otros sectores no los cobran, cada vez mas son los colombianos que compran articulos piratas, o que van a un "san andresito" a comprar electrodomesticos libres de impuestos, eso refleja una constate inflacion en otros sectores para equilibrar (cabe resaltar que a vista del precio que icentiva el gobierno a las empresas, estas aprovechan su oportunidad para incrementar aun mas el precio).

El Colombiano promedio trata de esquivar todo arancel e impuesto y por obvias razones cada vez los ve mas altos.

La salida esta en la misma cicatriz de este articulo... La justicia debe ser equitativa y ciega ante todo caso y tanto la culpa es del ciudadano por permitir estos atropeyos, como por darse el lujo de violar la ley porque "todos lo hacen"

Dom, 2011-02-13 19:55

Me parece muy interesante y debatible tu entrada. Una forma de verlo es como justicia espectáculo. Otra, como una forma de que la ciudadanía se interese y entienda lo que está en juego en este caso. También que pueda juzgar por sí misma el papel que jugó cada protagonista, lo que en principio, debería obligar al Procurador a ser más justo.

Añadir nuevo comentario