Menú principal

Viernes Agosto 22, 2014

Se nos vino encima el festejo de los 100 años de El Tiempo, un acontecimiento que promete todo tipo de auto-homenajes y varios kilos de publicidad en la edición del domingo. En cuanto a festejos, ya ocurrió uno que pasó casi desapercibido: hace unas semanas, la revista Credencial – aliada estratégica de la Casa Editorial – publicó un ensayo de Roberto Pombo sobre la nueva cara del periódico.

A éste se suma el artículo de la última edición de la revista Semana, que arranca así: “La historia de El Tiempo es la historia del poder en Colombia”. (Este blog consultó a diversos filólogos para que interpretaran esa frase: 35% cree que es un elogio; 35%, un insulto, y 30%, un gran error tipográfico).

Pero volvamos al ensayo de Pombo, que está adornado con bonitas preguntas para hacerlo más ameno y llevadero. Allí el director de El Tiempo ofrece una descripción aguda e irrefutable de este gigante de la información. Con el ánimo de unirnos a esta ocasión, a continuación se rememoran los pasajes más célebres del texto y se añaden algunos comentarios.

“Una mayoría cercana al 90 por ciento de los lectores consideran este un mejor periódico que el que había; más amable, más fácil de leer y más profundo”

Así es. La cifra se ha mantenido estable – con tendencia al alza – desde octubre, cuando se dio el cambio. Por esos días, Mauricio Vargas nos dio ese mismo porcentaje de aceptación, y nos ofreció una prueba irrefutable del éxito del nuevo diseño: “Mi hijo, de 13 años, que antes sólo leía las páginas de deportes, con el nuevo diseño le mete diente a mucho más. 'Es que ahora sí provoca leerlo', me dijo hace unos días'”. Aún no conocemos la ficha técnica de la encuesta y las conclusiones del panel con jóvenes, pero no hace falta. 


“(...) hay mucha frivolidad en las críticas que se han hecho hasta ahora y aún no encuentro una de fondo. Sería muy bueno encontrarla porque han sido frívolas: 'que no me gusta que me tuteen', es una frivolidad; 'que hay demasiado color', es una frivolidad porque en sí mismo más o menos color no es más o menos de nada (...) La otra pregunta es dónde está el periódico más superficial, porque yo no lo veo”

Nuevamente, tiene razón el director. El Tiempo será cualquier cosa, pero jamás un periódico frívolo. Es más, de un tiempo para acá viene profundizando – con rigor y objetividad – en el género del esoterismo. Es habitual ver impresionantes reportajes sobre Satán en Halloween, conversaciones con el experto en tarot Marino de Jesús, y cábalas sobre la Biblia y el fin del Mundo.


“(...) hay más crónicas hoy que antes. Hay géneros que en el anterior periódico, por falta de espacio, no estaban proscritos pero sí muy limitados. Las grandes crónicas, las entrevistas largas, están en el nuevo periódico”

De hecho, ayer vimos un ejemplo de los grandes reportajes en El Tiempo. Plinio Apuleyo Mendoza – el mismo de 'El regreso del idiota' –, nos deleitó con una pieza de colección (anticipo que será finalista del Simón Bolívar, al lado de 'Pacho' Santos, con su chiva premonitoria de Samuel). 'Los parapolíticos siguen en el olvido del pabellón Ere de La Picota' es una narración desgarradora del drama que viven algunos políticos perseguidos en Colombia. También es un sesudo análisis de sus expedientes judiciales.

“Para quienes no conocen lo que estamos viviendo, este pabellón es nuestro Auschwitz”, le dijo Álvaro Araújo a Mendoza. Por falta de espacio – las hojas de los periódicos son finitas – Mendoza no alcanzó a incluir algunos detalles de este Auschwitz criollo, como las salidas de una semana al dentista de varios ex congresistas, los masajes para otros, y las austeras remodelaciones de las celdas.

Mendoza también hace una radiografía de varios expedientes. “Se ha llegado a una condena tan escandalosa como la que ha impuesto 30 años de cárcel al coronel Alfonso Plazas Vega con base en dos testimonios”, dice sobre el proceso por los desaparecidos del Palacio de Justicia. A nuestro querido periodista y ex diplomático sólo se le olvidó mencionar unos diez o doce testimonios más, una decena de documentos y uno que otro video. La falta de espacio, maldita sea.


“(...) el éxito ha sido descomunal y, curiosa y satisfactoriamente, la sección que más comentarios positivos ha tenido es Debes leer, que son los temas duros, los temas largos, los de crónicas – que son espacios nuevos que se han abierto – y los editoriales y las páginas de opinión (...)”

La sección 'Debes Leer' es maravillosa. Cuenta con subsecciones como ‘Debes Votar’, donde nos dicen – de forma totalmente desinteresada – quién nos conviene para Presidente o para Alcalde. Además, ahora hay temas duros, como los trinos de un ex Presidente en primera página, la defensa de los columnistas de sus propias causas y emocionantes cubrimientos en vivo. 

Y, sin demeritar la pieza de colección de Plinio Apuleyo Mendoza, las crónicas literarias que debes leer vienen publicándose de tiempo atrás, como la del día en que Mario Uribe, casi contra su voluntad, pidió asilo en la Embajada de Costa Rica (“minutos después, la camioneta que lo conducía hasta la sede de la Fiscalía se desvió de camino luego de que uno de sus defensores le aconsejó que lo mejor era pedir asilo en la Embajada de Costa Rica”). Con una prosa digna del boom latinoamericano, el autor nos deja ver la agonía, el Inri, el infortunio de ser primo del Presidente.


“En lo del tercer canal lo que sucedió es que las lenguas maledicentes asumían o presumían una actitud parcializada del periódico frente al gobierno por cuenta de lo del tercer canal, pero en términos prácticos no creo que El Tiempo hubiera sido más o menos gobiernista de lo que ha sido habitualmente por cuenta del tercer canal”

Para nada parcializada. Si acaso uno, dos o tres editoriales para empujar la adjudicación antes de las elecciones (“Es necesario que la definición del tercer canal de televisión llegue a su fin sin más aplazamientos y sin que las artimañas triunfen”); un reportaje de Yamid Amat a Luis Fernando Santos, y una que otra columna de Guillermo Santos o de Mauricio Vargas – ambos de la entraña de la empresa –. Todo esto sumado a decenas de artículos sobre la licitación, que defendían la posición opuesta de RCN y Caracol, quienes también se destacaron por su imparcialidad y sensatez.

Varios de esos artículos de El Tiempo estaban llenos de frases lúcidas: “Nuestro poder ha sido utilizado solamente para la defensa de la democracia y de nuestro sistema de gobierno. Jamás en beneficio propio”, dijo Luis Fernando Santos; o [Sin el tercer canal] los verdaderos perjudicados serán los colombianos”, advirtió uno de los editoriales. Si acaso hay ahí una inofensiva exageración. Este comentarista no siente aún el perjuicio de no tener 20 novelas y 15 'realities' más entre las siete y once de la noche (pero, ¿qué va a saber este comentarista de lo que le conviene?).  


“Hoy en día los latinoamericanos leemos más periódicos impresos que hace 10 o 15 años. Aquí la realidad es la contraria, la gente está leyendo más, puede que otro tipo de periódicos, sí, pero el fatalismo universal según el cual la prensa se está acabando es mentira para el caso nuestro”

Excelente conclusión. La gente está leyendo más, sí, leyendo otro tipo de periódicos, cómo no. Cada vez leemos menos El Tiempo.

@CCortesC en Twitter

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2011-03-31 21:53

hay algo que no le perdono al tiempo , y no son sus artículos mediocres ni sus titulares hecatombicos,son los artículos mal copiados de alguna buena publicación.
De vez en cuando uno de sus periodistas perezosos no sabe que relleno poner y decide copiarse un articulo , generalmente científico, de algún lado, obviamente no cita la fuente y escribe un articulo en el que todo es irrelevante y frivolo.
entonce recuerdo:
DEBES EVITAR...

Lun, 2011-02-14 19:29

Desde que le hicieron esa suciedad a Claudia Lopez, yo sigo cumpliendo la propuesta de un cibernauta en aquellos dias.......Hoy en dia, y desde hace ya mas de un año, Yo sigo fiel a mi PROMESA de no volver, a consultar para nada ese periodico...e invito a otros, a que sigan mi ejemplo.

Lun, 2011-02-14 18:51

veremos.
El Tiempo nunca había estado peor; cada día más rastrero. Las cosas comenzaron , quien lo creyera, con Enrique Santos como Director y con Pombo ha alcanzado “bajuras” inimaginables. No saben lo que he gozado la caída del tercer canal q les daña el plan de negocios q traían y que los puso en actitud servil al Mayordomo de El Uberrimo, AlParaco Uribe Vélez, lo que debe tener revolcándose en la tumba a Eduardo Santos, a Caliban y aún a Hernando y Enrique Santos Castillo Habrá sí, un tercero, un cuarto y un quinto canal, como debe ser. Los Santos prefirieron la plata al periodismo. Los columnistas, cada vez mas pecuaca. Oddulio, Saul Hernandez, la lambona Maria Isabel Rueda, el relacionista público de los Nule, Mauricio Vargas y mucho otros por el estilo. Se salvan unos pocos. Menos mal que el internet nos permite ver otras cosas y en menos de 10 años, el equivalente al Hoffington Post informarnos mejor. Será un placer ver relegado a ese periódico del franquismo obduliano.

Mié, 2011-02-02 19:38

Muy buena columna Carlos, me gusta mucho su estilo.
La razón para que Pombo hiciera ese publireportaje debe ser muy seria. Si El Tiempo hace dinero gracias a su presencia en internet, estas cifras deben preocupar a sus accionistas:
http://www.alexa.com/siteinfo/eltiempo.com
Mientras el porcentaje de usuarios globales de internet o "Daily Reach" (DR) creció al comenzar el 2010, se mantuvo incólume frente al cambio de imagen al final del año pasado, con un momentaneo repunte en Octubre, seguro motivado por la curiosidad por el famoso nuevo formato. Como si fuera poco, el Traffic Rank (TR) disminuyó en los 3 últimos meses 147 puntos.
Por contraste, El Espectador presenta las cifras opuestas: El TR aumentó en los 3 últimos 412 puntos. El DR de eltiempo.com bajó un 2.6% mientras el de elespectador.com subió 13%.

En suma, la competencia de Pombo se afianza, pese a lo que él cree que los demás DEBAN pensar.

Mié, 2011-02-02 20:11

Interesantes cifras, Hugo, gracias.

Mié, 2011-02-02 15:01

Excelente, Carlos, felicitaciones. Estamos viviendo la "elenquización" de El Tiempo. Esa vieja revistica de los ochenta -Elenco-, chiquita, llena de esoterismo, colorcitos y recetas para el corazón (cortesía de Samper) ha adquirido formato digital y circulación diaria. Estoy esperando -seguramente con otros de sus asiduos lectores- que ud. escriba sobre esa otra sección ineludible de El Tiempo: el twitter de los famosos. La última y sociológica entrada fue sobre David Visbal: "Estoy en Londres y vi el Big Ben. No puedo creer que de ahí haya salido el mundo!". Debes leer.

Lun, 2011-01-31 22:18

Yo debo ser el único que agradece el nuevo tiempo. Desde hace años no leía nada en el tiempo, pero ahora cada tanto, en "debes leer" hay algún texto bien pensado o una entrevista bien hecha. La verdad la discusión sobre debes o no debes me parece inocua, si la sección se llamara "para leer" nos habíamos ahorrado la discusión. Claro que uno quisiera un periódico de verdad, pero ya que no lo tiene, con tener algo para leer de vez en cuando me contento. Por lo menos alguna mejoría antes que no había nada "para leer".

Mar, 2011-02-01 01:34

Alejandro, gracias por el comentario. ¿Qué ha leído en El Tiempo que le haya gustado? Sin duda, debe haber cosas buenas. Saludos

Mié, 2011-02-02 22:19

Esta de Germaine Greer es buenísima:
http://www.eltiempo.com/entretenimiento/libros/una-feminista-habla-de-la...
Antes la cultura era el patio de atrás, ahora recibe espacio expandido bastante a menudo.

Y la idea de separar el periódico en "para leer", "para hacer", "para informarse" me parece que conceptualmente muy interesante y arriesgada. Por "mercadeo" se quedó todo el debate en la tontería del deber y del tuteo. Pero allí hay un intento por pensar lo que debe ser un periódico en los tiempos de internet.

"Para hacer" es vive.in que yo consulto siempre que quiero ir a cine.
"Para leer" tiene uno o dos textos interesantes a la semana (que es todo lo que yo leo de un periódico en particular, ya que uno lee muchos periódicos) y que uno comparte por FB o se entera porque alguien más comparte por FB.

La clave sería más reportajes, más periodismo de fondo. Y que las columnas de opinión sean blogs y que editen los comentarios.

Mar, 2011-02-01 14:49

A mi por lo menos me gusta la cartelera del cine o los clasificados.

Lun, 2011-01-31 09:28

Me parece que 'debes saber' en azul, 'debes hacer' en naranja y 'debes leer' en verde son tres coloridos eufemismos para noticias, entretenimiento y opinión. Ridículo.

Dom, 2011-01-30 10:54

Particularmente estoy en el 10% que no leo El Tiempo desde su cambio. Yo escojo lo que deseo leer y me molesta que me alineen en que es lo que debo saber, leer,o cualquier otra cosa. El Tiempo es un medio de alienación cuyo único objetivo es sostener el status quo del poder de turno, sin importar si lo que hacen es correcto, incorrecto o incluso ilegal.

Lun, 2011-01-31 11:09

Yo también me encuentro en esa minoría, porque no hay más subjetividad,que sugerirle al lector tan abiertamente lo que debe saber leer,opinar y hacer. No hay algo m{as subjetivo y pseudoperiodístico...

Lun, 2011-01-31 06:28

'!Es que me provoca leerte!' (léase con tono de rolo de la tercera edad, como el hijo de Vargas).

Muy bueno.

Sáb, 2011-01-29 22:11

que puteria de post,especialmente la reseña al ams grande columinsta que hay en el pais del sagrado corazon Plinio!

Lun, 2011-01-31 11:57

Otro artículo interesante sobre Plinio: "¿Por qué Plinio que era tan bueno se volvió tan malo?" http://www.revistaarcadia.com/impresa/articulo/por-que-plinio-tan-bueno-.... Saludos

Sáb, 2011-01-29 12:53

Los nuevos dueños de El Tiempo parecen tener como principio que la repetición insistente de una mentira la convierte en verdad. El Tiempo de hoy en día tiene muy poco que ver con la calidad periodística, la opinión informada, la divulgación académica y cultural. Desde mi tiempo de estudiante, además de las noticias, aprendí a buscar con interés Lecturas Dominicales, los suplementos de educación, ciencia y computadores que hacían parte del periódico. La edición de los domingos de aquel entonces sí debía ser leída (sin necesidad de la organización con recordatorios en diseño colorido). Luego, cuando pude pagarla, tuve una suscripción. Ahora escasamente ojeo desconfiadamente los titulares. Lo que expresan Pombo, Vargas, etc. y el nuevo diseño muestran su concepto actual del lector: un "dummie" o idiota pasivo es espera de adoctrinamiento "light". La "encuesta" citada me da risa: con exigencia de datos personales y número de cédula ¿qué esperaban?.

Vie, 2011-01-28 21:24

Desde que el periódico se entrego a las manos del innombrable, la decadencia se ha notado muchísimo. Lo que usted dice es muy cierto.

Lo que más me desconcierta es eso de que "debes que..." como se de eso se tratase el periodismo. Tienen un serio complejo fascista, nada más repulsivo que eso.

Vie, 2011-01-28 14:22

Muy buen análisis sobre el "narcismo" de El Tiempo. Desde que echaron a Claudia López decidí no volver a leer ese periódico y parece ser, no me he perdido de nada. Yo estoy encantada de consultar otros medios como por ejemplo, la Sillavacia, Caja de Herramientas y otros en los cuales confío plenamente por su imparcialidad y objetividad, algo bastante difícil de mantener en este país.

Vie, 2011-01-28 12:14

Los españoles nos tienen en sus manos igual que en los viejos tiempos antes con espejos ahora con periodismo amarillista y amañado a sus transnacionales saqueadoras con personajillos como la española neoliberal salud hernandez que "hace como de periodista seria".

Vie, 2011-01-28 09:34

La auto-entrevista es patética. Una muestra del rigor periodístico de El Tiempo. Es como si Rafael Baena estuviera enamorado de Pombo. Ni una pregunta medianamente dura. Ni siquiera intentan camuflarse con una o dos preguntas fuertes. Acá se descararon.

Supongo que el cambio de diseño ha resultado bastante mal y están aprovechando el aniversario para intentar cambiar la percepción.

Es una lástima que los Santos, por plata, hayan dejado este legado. No es que el periódico fuera bueno antes de Planeta. Pero lo de ahora es vergonzoso.

Vie, 2011-01-28 09:23

El Tiempo de antes era mas legible, el diseño de ahora es mas chic y tiene el detalle que los editores encausan a los lectores a las secciones y artículos que a ellos les parece que "deberíamos leer". Sera que lo demás es relleno, basura?. Ya de por si el contenido en general del periódico es de una calidad periodística pobre (independiente de su objetividad).
En el 2009 lograron dos premios Simon Bolivar (Caricatura y Nota deportiva) y una mención especial. En el 2010 solo un periodista de la CEET gano un premio Simon Bolivar y no fue de El Tiempo.
En lo personal solo leo los encabezados del periódico y muy de vez en cuando los artículos, usualmente solo lo hago para contrastar/confirmar la distorsión en la información.

Vie, 2011-01-28 09:12

Lo que si es claro es que don Carlos Cortés, nuestro columnista, se lee todos los días El Tiempo como el más fanático de sus seguidores, porque se lo conoce al dedillo.

Vie, 2011-01-28 10:06

Así es... Y tengo que decir, a favor de El Tiempo, que su archivo digital es impresionante. Saludos

Vie, 2011-01-28 09:11

Felicitaciones Carlos. Buenísima entrada, como de costumbre. A mi parecer, el rechazo hacia este periodico "pro-establecimiento" no es absoluto, pero se lo puede sentir cada vez más. Su humor es divertidísimo, más aún con los vínculos que pone. Espero que siga así.

Jue, 2011-01-27 20:55

Siguiendo las ideas de esta chaviscolumna (por el chavo, no por Chávez), quisiera solicitar al corresponsal una copia de la ficha técnica de la encuesta a los filólogos. Muchas gracias

Vie, 2011-01-28 10:21

Con mucho gusto se la entrego si nos revela su identidad secreta, Mamerto.

Jue, 2011-01-27 18:29

Vale la pena agregar que El Tiempo envió una encuesta con varias preguntas vía correo electrónico a los usuarios de eltiempo.com para evaluar su nuevo sitio web. Aunque me resisto a creer que tanta gente haya votado a favor del nuevo diseño de la página que es sencillamente ENREDADO por lo mal distribuido que están los espacios y no provoca abrir ningún enlace. El anterior diseño era mejor.

Añadir nuevo comentario