Menú principal

Miércoles Noviembre 26, 2014

El poder de las Cifras
Imagen de César Caballero

Espacio dedicado al análisis de hechos de interés general y coyuntuales a partir de las cifras asociadas a ellos, las cuales, muchas veces, tienen una gran influencia en la conformación del imaginario colectivo de la sociedad colombiana.

César Caballero es politólogo de la Universidad de los Andes con una especialización en Gestión Pública de la misma universidad y una maestría en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Oxford, Inglaterra. Durante su vida profesional ha alternado el servicio público con la academia.

Actualmente trabaja como gerente de su firma Cifras y Conceptos S.A.

Como director del DANE durante la primera administración de Álvaro Uribe, se hizo célebre tras su dimisión al cargo después de que el Presidente le prohibiera revelar los resultados de la Encuesta de Victimización.

Fue decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Empresariales de la Universidad Autónoma de Manizales.

Twitter del autor

Hilos temáticos:

 

 

La imagen que acompaña este blog es contundente, cotidiana e indebida.

Un miembro de la Policía Nacional, en funciones de escolta, interrumpe el tránsito para facilitar la circulación de su “personaje”. No le importa que el semáforo en rojo indique a la caravana de seguridad detenerse: él es autoridad, su jefe va tarde y todos los demás deben esperar.

El agente, sus compañeros, superiores y el “personaje” están equivocados. Este hecho cotidiano no tomó más de dos minutos y se repite a diario en las calles. Es un claro abuso de poder y está prohibido por la ley. Los únicos escoltas con la potestad para detener el tráfico son los del Presidente de la República. En todos los demás casos los ciudadanos, los funcionarios públicos, y muy especialmente, los miembros de la Policía Nacional, deben respetar la ley.

Tenemos una cultura donde la gente cree que tener escoltas no es un tema de seguridad sino de estatus: lo importante no es estar protegido, para lo cual ser poco notorio es muy efectivo, sino que los demás se den cuenta que los tengo. Además, si ello está acompañado de poder, saltarse las normas de tránsito y las filas, pues magnífico.

Debe ser fácil identificar el “personaje” a quien este abuso de poder beneficia. A él le digo: si va muy tarde para su próxima reunión, eso no es culpa de los ciudadanos, prográmese mejor, sea ordenado.

A los altos mandos de la Policía: estos hechos sólo afectan la imagen, credibilidad y respeto de la institución. Estoy seguro que parar el trafico de esta forma no mejora la seguridad del “personaje”.

Al agente: no lo vuelva a hacer, no le conviene a usted, a los ciudadanos, a su institución, y en últimas, su “protegido” tampoco es tan importante como para que, por su afán y descuido, se pisoteen los derechos de otros.

 

 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Lun, 2013-01-21 10:46

En el año VI a.C el Príncipe Augusto(Cayo Julio César Octaviano) redujo las funciones a los Ediles solo a la vigilancia de los baños pùblicos.

Vie, 2013-01-18 10:54

En tiempos de Roma, los poderosos andaban por las calles de la Ciudad de las Siete Colinas, y sus dominios, con esclavos que anunciaban al "personaje" y su respectiva escolta. Probablemente, en otras civilizaciones se encuentren referencias a éste fenomeno. Desde el punto de vista de seguridad, el transporte del poderoso es el hecho de mayor riesgo. Independientemente recordemos que vivimos en un país en conflicto. Parece como si el poder, por si solo, no fuese atractivo sino que se debe dar señales externas -baculos, coronas, bellas modelos, camionetas blindadas, escoltas, etc,- para mostrar a los dominados quien manda. En nuestra atribulada capital, el paso de los poderosos se hace más notorio por la falta, e insuficencia, de vías y ciertamente a la poca presencia de efectivos policiales, si faltan policías para que tanto conductores como peatones cumplamos las normas pertinentes para que el trafico fluya normalmente, es aún más difícil encontrarlos para que castigen a los poderosos.

Vie, 2013-01-18 16:56

Gracias Por referencia

Vie, 2013-01-18 10:12

César,

Me ha pasado varias veces, creo que uno no puede tener miedo ni a decirles de frente ni a denunciar.

Hace 4 meses me pasó exactamente esto, le dije al escolta de la policía que estaba parando el tráfico, me pidió los papeles y me amenazó. Acto seguido lo denuncie con Andrés Villamizar, (@villamizar), la Unidad Nacional de Protección (www.unp.gov.co) y en la policía directamente por internet.

Tengo que decir que la respuesta fue inmediata, tanto en la UNP y A.Villamizar, como en la policía. Le hicieron seguimiento a mi caso y me respondieron a satisfacción cerca de un mes después.

Quedarse callado y no hacer nada es ser cómplice de estos actos.

Muy buen artículo de carácter informativo, si más personas conocemos que esto no es legal y que hay mecanismos de denuncia, podremos acabar con esta práctica.

Vie, 2013-01-18 16:57

que bueno saber esto. A mi Andrés me respondió en Twitter y entiendo que están haciendo un esfuerzo para controlar esta situación. Denunciar los temas y hacer uso de nuestra voz ciudadana si da resultados

Vie, 2013-01-18 10:01

No sabía que la única caravana destinada a parar el tráfico era la del Presidente. Porque una caravana casi igual de bulliciosa como la del Procurador también se encarga constantemente de parar el tráfico para poder seguir a tiempo.

También sé de algunos Ministerios que recurren a ese esquema. Entonces, imaginen lo que significa hacer algo así a la salida de despachos ubicados en el Centro de la Capital.

Vie, 2013-01-18 16:58

Si, solo la del Presidente tiene esa potestad. Todos los demás deben respetar la norma, incluido el Procurador y los Ministros

Dom, 2013-01-20 16:44

Es propio de un país en donde ni siquiera las instituciones se comprometen con la legalidad y el acatamiento.

Y una pregunta, ¿las disposiciones sobre las caravanas y el tráfico se encuentran establecidas en cuál ley, decreto, etc.?

Jue, 2013-01-17 09:28

hace 6 años me desempeño como escolta, la verdad no es ni culpa de los mismos policías que ocurra esto, los escoltas llámese Policías están obligados por sus protegidos a parar el trafico, si in policía escolta un senador, representante en ocaciones lo obliga a parar el trafico, de lo contrario hace una llamadita a sus superiores y lo hacen sacar del servicio o lo trasladan de ciudad

Vie, 2013-01-18 09:54

Lo entiendo y se que sucede, por ello mi llamado de atención es a los "personajes" los altos mandos de la Policía y por su puesto también a los agentes. Ustedes tienen el mecanismo de reportar ante la oficina de protección los abusos de sus "protegidos" para buscar correctivos. Es algo en lo cual si todos ponemos de nuestra parte podremos corregir.

Jue, 2013-01-17 09:10

Cesar, una idea: incluir una pregunta en el panel de opinion de lideres sobre la tolerancia y aceptacion social a este rompimiento de esta regla en particular, y la comparamos con un grupo de control.
¿la pensamos?

Vie, 2013-01-18 09:55

Me suena. Miremos como la formulamos y la incuiría.

Vie, 2013-01-18 14:36

listo, le mande mande una propuesta a su correo
jc

Mié, 2013-01-16 20:59

Excelente denuncia a través de un medio de comunicación, pero si padeció esta conducta, yo la padezco casi siempre (trabajo al lado de "corporaciones" donde está los "Honorables") haga algo, proponga o denuncie. Ya tiene el medio de comunicación, es más fácil realizar la respectiva denuncia o queja (para que después no sufra represalias) de forma anónima; de lo contrario, seguirá en el status quo de cualquier colombiano, "observamos" conductas inapropiadas que van contra la ley y simple: "eso para qué denuncio, total casi ni me afecta".

Vie, 2013-01-18 09:56

Creo que si podemos lograr cosas, entre este blog y el Twitter, ya he visto respuestas de las autoridades. El tema es seguir repicando para que todos tomemos conciencia

Mié, 2013-01-16 20:47

Usted tenía escoltas en el DANE?

Vie, 2013-01-18 09:55

Conductor si pero no escolta. Siempre le pedí respetar las normas.

Añadir nuevo comentario