Menú principal

Lunes Diciembre 22, 2014

Por Bart van Hoof 

Después de haber tenido la oportunidad de participar este año como BloggerVerde en esta interesante iniciativa de la SillaVacia, quisiera cerrar el año con un mensaje positivo. Sin embargo, la situación del momento no lo hace fácil. Hay millones de afectados por las inundaciones, y aún no me acabo de imaginar cuál será, finalmente, la magnitud de los daños ambientales causados por las mismas. Adicionalmente, la negociación internacional para combatir el cambio climático pasa por una crisis profunda, el nuevo plan de desarrollo del gobierno Santos esta lleno de paños tibios, las locomotoras de la minería amenazan los ecosistemas sensibles, la Ministra de Ambiente esta acusada de clientelismo y las corporaciones, de corrupción. ¿Será que la Teletón es nuestra única salvación?


Ojalá que no!!!!! La situación que vivimos ahora me hace recordar una de mis clases de historia que recibí como niño de primaria en mi pueblo natal en Holanda, referida a la inundación más devastadora de la historia de mi país. Era el año 1953 y la sociedad holandesa venia recuperándose de la segunda guerra mundial que había acabado con la mayoría de las actividades productivas. Por la misma crisis, la agencia del agua de aquella  época no tuvo ni el presupuesto, ni la capacidad de anticipar los riesgos avisados.

En la noche del 31 de enero al 1 de febrero del año 1953, una alta marea en conjunto con un mal tiempo prolongado rompieron los diques en el sur del país e inundaron las tierras. Las consecuencias fueron devastadoras. Se ahogaron más de 1.800 personas, así como 200.000 cabezas de ganado, caballos, y cerdos. Cerca de 200.000 hectáreas de suelo fértil perdieron su capacidad productiva por años, más de 3.300 casas y fincas fueron destruidas, aproximadamente 40.000 casas dañadas, y 72.000 personas debieron ser evacuadas.

Como consecuencia del desastre se produjo un cambio radical de la política del manejo hídrico del país. A raíz del “watersnoodramp” Holanda emprendió uno de los más ambiciosos programas tecnológicos y ambientales de su historia “los trabajos del Delta”. Tomando como foco de planeación esta región compuesta por diferentes ecosistemas, el programa desarrolló un novedoso sistema de diques para proteger al país de las mareas altas y a su vez mantener los sistemas ecológicos de importancia estratégica. El programa iniciado en el mismo año de la tragedia, 1953, emprendió su primera obra en 1958 y termino con la inauguración del ultimo portón movible en el piso del mar en el año 1986. Fueron casi 30 años de inversión y desarrollo tecnológico que lograron construir una obra única a nivel mundial.

La historia nos enseña como un desastre puede convertirse en un motor del desarrollo. La inversión en investigación y desarrollo tecnológico requerida en el programa Delta ha convertido el sector de servicios hidráulicos en un producto de exportación importante. El mega proyecto ha impulsado el trabajo conjunto de diversas instituciones durante varias décadas, y todavía representan para ellas un ventaja competitiva. La organización política ha reconocido que la política ambiental forma parte del corazón del desarrollo tecnológico y económico del país.

Mi deseo de Navidad es que, en 30 años, los niños colombianos también estudien el caso de las inundaciones de diciembre del 2010. Los profesores enseñarán entonces que fueron devastadoras, que cientos de miles de hectáreas se inundaron y que millones de personas padecieron grandes sufrimientos. Y que por primera vez en la historia, el gobierno de aquella época asumió la responsabilidad de liderar la recuperación sostenible como prioridad nacional. Se desarrollaron nuevas formas de gestión en base a transparencia y la colaboración de la sociedad civil y el sector privado. Los planes de ordenamiento de cuencas en las zonas afectadas se volvieron ejemplos para el continente entero y se dio a los más pobres, que vivían en zonas ambientalmente vulnerables, acceso a tierras urbanizables. Las empresas lograron involucrar a sus proveedores en sus iniciativas de sostenibilidad, el 99% de los residuos fueron aprovechados, los eco-negocios florecieron. El ecoturismo atrajo a visitantes de todo el mundo que quisieron conocer el modelo de desarrollo y la bella naturaleza. El poder político y el poder económico reconocieron que la gestión ambiental forma parte del corazón del desarrollo tecnológico y económico… 

El Blogverde entra en vacaciones hasta mitades de enero 2011. Dejamos a nuestros lectores como tip para estas vacaciones la recomendación de disfrutar la película HOME, como una joya cinematográfica que en 90 minutos demuestra una perspectiva diferente del mundo. (youtube, libre acceso, alta calidad de imagen, hablado en español). 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2010-12-23 15:06

Efectivamente los desastres tienen la capacidad de producir una amplia reflexión en torno al motivo por el cual el hombre no fue capaz, sino de prevenir su naturalidad, por lo menos sí hacer mínimos sus estragos. Por eso aquello de que muchas veces se convierte en motor de desarrollo, máxime cuando en nuestro País las entidades encargadas de todo lo relacionado son focos de corrupción, extractándose dos cosas, por un lado lo endeble de los sistemas de prevención y por el otro, la ineptitud de las personas encargadas del manejo. Aunque no debería ser así, es inveterado el esperar el desastre para tomar los correctivos. De ahí, y justamente por la idiosincrasia del pueblo Colombiano fue que FRANCISCO MATURANA hizo famoso aquello de que "Perder es ganar un poco", donde, la ganancia es la experiencia para no repetir lo malo, luego no es infortunada la frase como trató de hacersele ver.

Jue, 2010-12-23 13:46

Ahh perdón por el double-posting. Me gustaría, al igual que el autor, recomendar otros documentales muy buenos:

* FLOW: For Love of Water
* Blue Gold: World Water Wars

Y súper recomendado HOME, que seguramente es el más famoso actualmente ;)

Jue, 2010-12-23 13:13

Saquémonos de la cabeza que nuestro "paisaje" no nos deja construir y hacer buenas obras. En Asia también hay terremotos y en Europa también hay montañas.
Y eso que aquí no ocurren huracanes, maremotos, tornados...

Aquí no se construye por la falta de visión de nuestros dirigentes y por la corrupción de los mismos. Mientras Suiza celebra el túnel de 60km debajo de los Alpes (en construcción), nosotros celebramos cuando pavimentan una trocha cagada de 50 metros.

Jue, 2010-12-23 10:42

Bart, el caso holandés en una situación postguerra y con gran espíritu empresarial no solo podría debatirse un poco en la Colombia del 2010 sino que los ecosistemas tropicales de alta montaña y tierras bajas comprenden diferentes paisajes y además microclimas que multiplican las posibilidades problemáticas de saturación del sistema del agua en diferentes nodos. La evaluación del sistema no es tan sencilla y la tecnología necesaria no es uniforme para todo el territorio, ni siquiera para los mismos departamentos o alturas; la complejidad del tejido social hace parte de la tecnología por lo que se debe considerar como un factor importante en la tecnología.

Mié, 2010-12-22 16:56

El problema es que mientras Holanda tiene holandeses, Colombia tiene...COLOMBIANOS

Jue, 2010-12-23 15:07

Yo agregaría POLÍTICOS COLOMBIANOS...

Mar, 2010-12-21 22:01

Y yo deseo mas de estos blogs inteligentes para el otro año.

Mar, 2010-12-21 14:09

Gracias por el blog. Interesante el idea, pero el relieve Colombiano es un poco mas dificil que el relieve en Europa. Hay mas derumbes, terremotos y rios con cambio de caudal en Suramerica.. Espero que estaremos capaces de construir ciudades y pueblos teniendo en cuenta las amenanzas del agua como la amenanza de los terremotos.

Añadir nuevo comentario