Menú principal

Viernes Octubre 31, 2014

Blogoeconomía
Imagen de Blogoeconomia

De la mano negra a la mano invisible: opiniones y provocaciones de un grupo de economistas académicos.

Este es un blog a cargo de Andrés Álvarez, David Bardey, Juan Camilo Cárdenas, Marcela Eslava, Leopoldo Fergusson, Marc Hofstetter, Andrés Moya, Oskar Nupia, Catherine Rodríguez, Jorge Tovar, Rafael Santos y Hernando Zuleta. Todos son profesores de la Facultad de Economía de la Universidad de Los Andes.

Las opiniones expresadas por los autores se hacen a título personal y no comprometen el nombre de la Universidad de los Andes ni al grupo de Blogoeconomía como un todo.

Twitter del autor

Hilos temáticos:

Por: Andrés Fernández

El pasado jueves 17 de febrero tuve la oportunidad de asistir al lanzamiento del libro Mecanismos de Transmisión de la Política Monetaria en Colombia en la Universidad Externado de Colombia.

El libro, editado por Munir Jalil y Lavan Mahadeva, dos exfuncionarios del Banco de la Republica, tiene como propósito el estudio riguroso de la manera como los instrumentos de la política monetaria determinados por el Emisor colombiano afectan a las variables macroeconómicas más importantes para el país, particularmente el producto y la inflación.

El libro recopila un total de 14 ensayos, escritos en su mayoría por investigadores activos o retirados del Banco de la Republica, que abarcan desde temas clásicos en la literatura como la transmisión de tasas de interés, es decir la forma como las diversas tasas de interés reaccionan ante cambios en la tasa de referencia del Emisor, hasta la forma en que la política monetaria en Colombia ha tenido efectos regionales.

Pero, sin lugar a dudas, lo que hace de este esfuerzo algo realmente novedoso y relevante es el énfasis que se le da a la forma en que los factores externos y las fricciones financieras hacen que la conducción de la política monetaria en un país en desarrollo como Colombia no sea fácilmente comprable con aquella que se realiza en países desarrollados. Es un esfuerzo que debemos aplaudir desde la academia y desde ya pienso que el libro es una referencia obligada para cualquiera que desee comenzar a estudiar el tema monetario en Colombia.

En esta nota, mas allá de celebrar el lanzamiento del libro, me gustaría centrarme en comentar las razones por las que considero que el tema de los factores externos y las fricciones financieras hacen de este trabajo algo realmente importante.

Por años existió la tendencia hacia estudiar los mecanismos de transmisión de la política monetaria en países en desarrollo con el mismo marco teórico (“modelo”, en el argot de los economistas) con el que se analizaban para economías grandes y desarrolladas como la de los Estados Unidos.

La razón era casi obvia: la mayoría del instrumental teórico se había construido pensando siempre en este tipo de economías. Ha tenido que pasar pues el tiempo para que los economistas interesados en economías pequeñas y emergentes desarrollen los modelos que mejor se adapten a este tipo de economías para poder abordar temas como el de la transmisión de la política monetaria.

En particular, se han abordado dos temas centrales. En primer lugar, se ha incorporado formalmente el que estas economías tienden a ser bastante abiertas al resto del mundo tanto al comercio de bienes como a los flujos de capitales.

Por el lado del comercio de bienes, es indispensable incorporar la idea que el tipo de mercancías que se exportan son en su mayoría bienes primarios cuyos precios se forman en mercados en los cuales estas economías son casi siempre tomadoras de precios y que estos pueden variar de forma significativa. Colombia, por ejemplo ha sido exportadora de bienes como café y carbón, los cuales han experimentado bonanzas recurrentes.

Por el lado de los flujos de capitales, se ha incorporado la posibilidad que este tipo de economías lleguen a ser receptoras de abundantes flujos de capitales, los cuales a su vez pueden revertirse de forma súbita. En segundo lugar, este nuevo marco teórico ha abordado el problema del atraso en los mercados financieros y las grandes imperfecciones que se observan en ellos, particularmente en economías en desarrollo.

Por ejemplo, es indispensable en cualquier modelo de política monetaria en economías emergentes incorporar el que una porción considerable de los consumidores enfrentan restricciones al acceso al sistema financiero y que a su vez esto afecta los mecanismos de transmisión de la política monetaria. Además, es indispensable entender bien la forma como operan los bancos en este tipo de economías, la cual no siempre es igual que aquella observada en las economías desarrolladas.

Esto lo han entendido muy bien los editores del libro quienes dedican al menos 6 de los ensayos al estudio de los mecanismos de transmisión en presencia de factores externos e imperfecciones financieras que alteran la forma en que los instrumentos de política monetaria afectan a la economía colombiana.

De hecho el ensayo con el que se abre el libro, escrito por Javier Gómez y Lavan Mahadeva, estudia detalladamente los factores externos y la forma como estos, en conjunto con algunas de las fricciones financieras, han moldeado los mecanismos de transmisión de la política monetaria en Colombia. Entre los resultados más interesantes de este trabajo está el que los impactos de los factores externos, en especial los movimientos en los precios de las exportaciones, contribuyen mucho a la volatilidad del ciclo del PIB rea colombiano.

Lo que resulta aun más sorprendente de este hallazgo es que estas fuerzas externas han afectado mucho más a los sectores no transables que a los transables. La distinción entre sectores transables y no transables es una categorización hecha por los economistas para evaluar el grado de exposición de un sector específico a la competencia internacional. Los servicios como restaurantes o peluquerías son los ejemplos favoritos de los libros de texto para caracterizar aquellos sectores que son no transables pues nadie (o por lo menos muy pocos) decide ir a otro país a cortarse el pelo o ir a cenar.

Estos son servicios que necesariamente se deben consumir en el país. Caricaturizando un poco sus resultados, los colombianos tenemos pues una tendencia marcada a salir más a restaurantes cuando los precios de nuestros productos básicos de exportación suben en los mercados internacionales.

Hasta ahora bien pero dos preguntas obvias surgen: ¿Qué explica este fenómeno y qué consecuencias tiene esto para la política monetaria en Colombia? La respuesta a la primera pregunta se encuentra, según los autores, en la forma como opera el sistema financiero en Colombia.

En efecto, lo que encuentran es que, una parte de la entrada masiva de divisas al país que sigue a una bonanza en precios de exportaciones termina depositándose en el sistema financiero local lo que incentiva a los bancos a otorgar crédito, incluso a aquellos sectores que normalmente no tienen acceso a la financiación y que típicamente pertenecen al sector no transable. Con respecto a la segunda pregunta que indaga sobre las consecuencias para la política monetaria en Colombia, la respuesta es aun más sutil.

El aumento en la demanda por bienes no transables genera presiones sobre los precios de estos sectores que a la postre terminan generando revaluaciones del tipo de cambio importantes y es aquí en donde surge un dilema de política monetaria interesante.

En la medida en que las autoridades monetarias tengan también un objetivo cambiario para evitar presiones revaluacionistas que a la postre afecten a los sectores exportadores, serán más renuentes a incrementar sus tasas de referencia ante entradas masivas de capitales. Esto, por supuesto, hace más complicada la conducción de la política monetaria en economías emergentes.

Lo anterior es pues solo un abrebocas de las muchas ideas incorporadas en el libro que invitan al estudio serio de estos y muchos otros temas más relacionados con la implementación de la política monetaria en países como Colombia. Nuevamente, bienvenida esta publicación.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2011-02-22 18:17

Está bueno el post. Parece raro que esté en lasillavacía. PEro está bueno.
Haber propuesto una alternativa para la solucion del dilema, hombre: tal como lo pone, la conclusión obvia parecería que un aumento en la demanda agregada de bienes y servicios no transables (que viene a calzar mucho mejor con la demanda de los pobres), termina ejerciendo presiones revaluacionistas. Ergo, el Banco debería atajar el aumento de la demanda de estos bienes y servicios (nuevamente, los de los pobres) de alguna manera. Esa conclusión, a mi modo de ver, es peligrosa y antiética (aunque no antitécnica, claro, los buenos economistas son muy buenos técnicos).
En suma, el debate que usted propone como interesante, es aún más interesante, y hunde sus raíces en discusiones serias de economía política (no sólo de política económica). Una propuesta en algún sentido sería fabulosa para alimentarlo, y rendirle un adecuado reconocimiento (más allá de las lindas palabras) a ese libro al parecer tan bueno.

Mar, 2011-02-22 18:23

Probablemente me dirá que me apresuro al decir que la demanda de bienes no transables calza con la demanda habitual de los pobres. Me podría mostrar los casos de bienes no transables consumidos por los ricos, o me dirá que las peluquerías peluquean a todo el mundo por igual. Para no prestarnos a confusiones, lo que sugiero es que en la canasta de bienes y servicios de un hogar pobre, el porcentaje de bienes y servicios no transables suele ser mucho mayor que aquél existente en la canasta de bienes y servicios de un hogar rico.
Por lo tanto, una medida del Banco Central preocupada con el aumento de la demanda agregada de bienes y servicios no transables, impactará relativamente de mayor manera a los pobres.
Esas conclusiones, tan usuales como rigurosamente técnicas (y dudosamente éticas), son las que considero que deberían estar mandadas a recoger. Que algo mejor hay que inventarse.

Mar, 2011-02-22 12:36

Por lo que se ve, desde el ángulo reducido del profano, el libro de Javier Gómez y Lavan Mahadeva, contiene estudios variados y profundos acerca de los métodos y procedimientos de intervención estatal en la polìtica monetaria. Aunque el tema pudiera parecer abstruso para los no iniciados, una lectura atenta nos permitió extraer conceptos útiles para la comprensión de ciertas medidas, si bien hay un mar de información y conocimientos específicos que no podemos suplir. En los tiempos de upa conocimos el libro de Oscar Alviar Ramírez, escrito en lenguaje preciso y apto para personas con mediana formación. La provechosa lectura de estas columnas no parecieran interesar a los economistas, al parecer por la dificultad de entablar debates al alcance de los no profesionales, o acaso por cierta renuencia inexplicable a confrontar ideas y apreciaciones. Ricardo Rodríguez Asensio

Añadir nuevo comentario