Por Julieta Lemaitre · 10 de Junio de 2014

7237

19

En un relato fantástico de la Guerra fría, Ray Bradbury imagina una invasión extraterrestre que empieza con un anuncio publicitario: “Muchachos” dicen las páginas de las revistas para jóvenes “¡Cultiven hongos gigantes en el sótano!” Los hongos gigantes, por supuesto, son apasionantes extraterrestres que usan la curiosidad juvenil para invadir la tierra.

Como tantas películas y libros de la Guerra Fría en Estados Unidos, la imagen terrorífica del extraterrestre oculto como un blanco de clase media, que de repente se revelaba en todo su horror mutante, era una fantasía que procesaba el mantra de la Guerra Fría: vivimos rodeados de enemigos ocultos. De comunistas ateos que seducen a los jóvenes, y los pervierten.

Somos nosotros, o ellos.

La Guerra es a muerte y hay que eliminar hasta la semilla.

No hay compasión posible.

O aprendes a matar, o mueres.

El momento más satisfactorio de la película era cuando el secreto se revelaba en su sangriento horror, y el héroe humano-capitalista luchaba por su vida y su estilo de vida americano.

En cambio, las películas pre-caída del muro de Berlín donde los extraterrestres empiezan a ser buenos (tipo E.T.) son un raro anti-clímax. ¿Qué pasó con la sangre y los estallidos? ¿A cuenta de qué nos tenemos que sentir culpables?

Ahora por supuesto, tenemos el poco sutil Godzilla, apropiado por Hollywood para ser, no la bomba nuclear (la fantasía extraterrestre japonesa) sino el extraterrestre actual, explosivo y letal, que hay que mantener allende a las fronteras. En el espacio exterior y si no en Venezuela.

Las memorias del pasado sin embargo cambian con mayor lentitud que las películas americanas.

Ahora que mi familia se divide, más o menos como el país, entre quiénes votan por Zuluaga o por Santos, me acuerdo de tiempos más lejanos.

Mi familia siempre ha sido dividida. Cuando estaba en la primaria, los padres de mis amigas me preguntaban, ¿y tu familia es liberal o conservadora? La respuesta, aprendí pronto, abría o cerraba sus rostros como puertas. Otra variante era ¿y tú qué eres de Eduardo Lemaitre? Mi abuelo, entre una familia de Lemaitres liberales, era el único conservador, laureanista para mayor detalle. Decir nieta despertaba deleite en unas familias; desconfianza mohína en otras. Y la respuesta real era, me la sabía de cajón, la familia de mi mamá es Liberal. La de mi papá Conservadora. Y esto había que decirlo así, con mayúsculas.

Mi bisabuelo Liberal, a quién conocí, venía de una familia de liberales come-curas, como decían entonces. Es decir, radicales anti-clericales, que habían peleado en las guerras del siglo XIX y se acabaron en la última, la gran guerra de los Mil Días, de la que sólo sobrevivieron mi bisabuelo y su hermana, que eran niños. Pero no olvidaron, y mi bisabuelo, que yo supiera, no pisó una iglesia en su vida, y llevaba una vida en extremo correcta, pero de talante oculto y secretivo, como quien tuviera miedo.

Alguna vez tuve la valentía de preguntarle a mi abuelo conservador por qué a Laureano le decían “El Monstruo.” Primero me habló de la restauración moral de la república. De la corrupción, y de Laureano como un hombre que no hizo fortuna con la política. A diferencia de los López, decía. Luego hubo una pausa larga y me dijo, saltándose la respuesta, pero sabes, nunca empuñó un arma. Era sólo la retórica.

El Frente Nacional barrió todo eso bajo la alfombra, y la pareja que eran mis padres estaba más marcada por el hipismo de los setenta que por las antiguas rencillas de partidos.

En estas elecciones, todo vuelve. Ya nadie recuerda qué es el Frente Nacional, ni por qué fue necesario.  Los partidos Liberal y Conservador, se dice, agonizan. Pero no mueren los recuerdos, las ideas. Los odios.

Ahora ardemos además atizados por odios y rencores más o menos nuevos. Pero los viejos persisten. La prensa bogotana liberal, que había olvidado que era Liberal, clama unida por Santos.

Pero entre la gente en las ciudades borbotea un odio espumante contra las FARC, el tipo de odio que lleva a decir, pues que nos lleve el diablo con tal que se lleve también a Timochenko. Timochenko, que parece salido de un película bien mala, sin plata para los efectos especiales.  Para muchos, verlo apenas es sentir arder la sangre, y el rencor es atizado por un hombre a quien las FARC asesinaron a su padre. Que representa a miles de otros huérfanos del mismo talante.

El odio a las FARC arde entre los jóvenes urbanos de clase media y alta que despertaron a la vida política con las imágenes del vejámen de Ingrid, de los policías tras las alambradas, del terror de salir de las ciudades por carretera. Jovenes cuya primera consigna política, gritada a plena calle fue ¡No Más FARC! en las marchas contra el secuestro.

Pero allí también arde, a fuego bajo, el desprecio y miedo conservador ante la chusma, puesto en escena sin humor por ese chiste que es Nicolás Maduro siempre en sudadera.

Arde también la desconfianza de la provincia conservadora ante un arreglo acomodado entre cachacos de cualquier bando. Cachaco palomo y gato, decían en mi tierra, tres animales ingratos. Mas cachaco que Santos, difícil. Santos que manda a dar declaraciones a cachacos que usan sandalias con medias y les importa cinco lo que pasa a más de 25 grados centígrados porque a esa temperatura están es de vacaciones.

Del otro lado, el miedo. El miedo Liberal que resuena en la voz temblorosa de César Gaviria que en su infancia vio pasar yipaos con los muertos liberales de su tierra. El miedo al salvajismo armado de la godarria paisa. Al fantasma de Carlos Castaño, que era laureanista confeso. A los godos y su policía, que siempre fue goda. Y chulavita. A su iglesia feroz, la de antaño, la que promete el cielo y el infierno, la del Opus Dei en cuyas universidades estudiaron los hijos de Zuluaga. La de los curas malos, la que bendijo los ejércitos.

Es también el miedo al precio de la derrota que vivió mi bisabuelo Liberal, a los ideales políticos convertidos en principios apenas personales, a las rebeliones que se quedan simbólicas y ocultas. Al bajo perfil que se tiene que tener por necesidad, porque en cualquier esquina hay un tira vigilando. O un jácker, que es lo mismo.

No hay como el olvido. Por eso: jóvenes desmemoriados, ¡a las urnas! Voten por ustedes mismos. Dejen atrás a su padres y sus abuelas. Estrenen esa cédula, vamos, voten por el país que quieren. Ustedes son más. No se dejen gobernar por los viejitos. Miren los programas. No piensen. No recuerden. Voten.

Los extraterrestres no existen. Estamos nosotros, solos.

 

Comentarios (19)

Diego Castro L

10 de Junio

0 Seguidores

Cuál es el respeto que exige usted en otras partes? Lleno de prejuicios ridí...+ ver más

Cuál es el respeto que exige usted en otras partes? Lleno de prejuicios ridículos y escribiendo vainas sin sentido y mal redactadas. Con la prosa uribista de la oligarquía bogotana que no tiene sentido. Que no tiene bases fácticas y que lo único que hace es acentuar la bobada del regionalismo. La gente de Bogotá ama a Colombia y siempre tiene los brazos abiertos a todos. Sus experiencias personales son irrelevantes para juzgar a toda una ciudad. Y si los bogotanos con los que usted se junta son como usted, no me sorprende que le haya ido mal.

Julieta Lemaitre

10 de Junio

35 Seguidores

De las reglas de los usuarios de La Silla:

"más que sumar una serie ...+ ver más

De las reglas de los usuarios de La Silla:

"más que sumar una serie de visitantes anónimos que emitan juicios de valor sin argumentos o pruebas, nos interesa convocar a aquellos usuarios cuyas participaciones apuntan a la verdad, cuyas discusiones en el debate respondan a argumentaciones sustentables y no a insultos, y cuya presencia en nuestra comunidad se convierta en garantía de credibilidad, respeto y pluralismo."

Yo agregaría, que sepa leer y que tenga algo de humor negro.

Le recomiendo se de una pasada por los videos de respuesta a la loca de las naranjas...

y que vote.

Julieta Lemaitre

10 de Junio

35 Seguidores

De las reglas de los usuarios de La Silla:

"más que sumar una serie ...+ ver más

De las reglas de los usuarios de La Silla:

"más que sumar una serie de visitantes anónimos que emitan juicios de valor sin argumentos o pruebas, nos interesa convocar a aquellos usuarios cuyas participaciones apuntan a la verdad, cuyas discusiones en el debate respondan a argumentaciones sustentables y no a insultos, y cuya presencia en nuestra comunidad se convierta en garantía de credibilidad, respeto y pluralismo."

Yo agregaría, que sepa leer (dice "para los conservadores de provincia" entre los que no me cuento... y que tenga algo de humor negro (es chistoso!!)

Le recomiendo se de una pasada por los videos de respuesta a la loca de las naranjas...

y que vote.

Julieta Lemaitre

10 de Junio

35 Seguidores

Le recomiendo este test para ver por quién votar. Si tiene la edad, cédula, ...+ ver más

Le recomiendo este test para ver por quién votar. Si tiene la edad, cédula, y está inscrita, claro.

http://www.uniandes.edu.co/noticias/informacion-general/voto-movil

chjarami

10 de Junio

1 Seguidores

Hola Julieta,
Esto de deshumanizar al oponente/adversario para así poder suspender las reglas de convivencia -extraterrestres, zombies y vampiros no tienen derechos humanos, ni merecen espacio entre nosotros, y se vale matarlos sin remordimiento- explica la polarización y el odio. Explica lo de que Timochenko se vaya al diablo, así nos vayamos con él. Pero no me queda claro cómo casa con la apatía, electoral en este caso, o frente a la pobreza o las víctimas de la violencia, o los soldados y guerrilleros que mueren.
Será que pobres, víctimas y demás también son extraterrestres y no empatizamos? Y si alguien no empatiza, será que la amenaza de un mundo de antipatías y polarización es capaz de moverlo de la apatía?

Hola Julieta,
Esto de deshumanizar al oponente/adversario para así poder suspender las reglas de convivencia -extraterrestres, zombies y vampiros no tienen derechos humanos, ni merecen espacio entre nosotros, y se vale matarlos sin remordimiento- explica la polarización y el odio. Explica lo de que Timochenko se vaya al diablo, así nos vayamos con él. Pero no me queda claro cómo casa con la apatía, electoral en este caso, o frente a la pobreza o las víctimas de la violencia, o los soldados y guerrilleros que mueren.
Será que pobres, víctimas y demás también son extraterrestres y no empatizamos? Y si alguien no empatiza, será que la amenaza de un mundo de antipatías y polarización es capaz de moverlo de la apatía?

Juan Felipe Correa

10 de Junio

0 Seguidores

Gracias Julieta, veo que ya no escribe sobre salir del país y que por el cont...+ ver más

Gracias Julieta, veo que ya no escribe sobre salir del país y que por el contrario volvió a sus raíces... la felicitó pues con un ejemplo personal interpreta lo que pocos ven: el despertar de los rencores que no están en otro lado que en nuestros propios genes temerosos. Ya no importa quien gané, así todos votemos, pues de nuevo se ha configurado en Colombia el juego macabro de los unos y los otros (mi familia y muchas otras ya también están divididas)... el de los bandos opuestos que tanto nos gusta interpretar. Tal vez las naciones como algunos dicen si tienen conciencias y la nuestra, si tenemos una, sigue siendo primitiva y adolece de bipolaridad.

dextra escudero

10 de Junio

0 Seguidores

Esa es la realidad y así seguiremos hasta el fin de nuestros días porque los...+ ver más

Esa es la realidad y así seguiremos hasta el fin de nuestros días porque los verdaderos culpables somos nosotros los que sembramos cizaña a medio pueblo para que se coma al otro medio, triste que los que quieren acabar la guerra sin justicia son los académicos los filósofos criollos que no saben que es empuñar un fusil para defender a su familia, su tierra, no saben que es el hambre la desnudez, no conocen la impotencia de ver morir ante sus ojos al inocente; esos que vivimos la guerra y el desplazamiento y lo perdimos todo tenemos hambre de justicia, no de sangre y guerra, porque ya estamos hastiados de vivirla y hacerla.
No nos engañemos, en la guerra y en la paz sin justicia siempre habrá daño colateral,la paz sin justicia que es generadora de mas odio y división.

Valeria Andrea Ayola Betancourt

11 de Junio

0 Seguidores

Me gustó la reseña histórica en un artículo conciso, hoy el país está di...+ ver más

Me gustó la reseña histórica en un artículo conciso, hoy el país está divido, dividido en una lucha de poder en la cual el pueblo poco importa. Con estas elecciones vamos a luchar para que por fin se nos dé lo de la paz, así es la dinámica en este país, los cambios llegan cada cuatro u ocho años, avanzamos tan poco de una elección a otra! La democracia en Colombia siempre ha pendido de un hilo, estas elecciones lo confirman, con qué cara les decimos a los jóvenes que voten si ninguno de estos dos gobiernos en su momento hizo algo para empoderar a los jóvenes. Las propuestas de ambos candidatos están alejadas del mundo juvenil, nadie ofrece cultura, educación, empleo de calidad o por lo menos un lugar para los jóvenes en la sociedad, incluso Santos criminalizó la protesta como lo hizo Uribe. La democracia en Colombia no funciona, siempre eligiendo por el menos peor, la abstención no es más que el sindrome de una crisis de representatividad, la gente no vota porque no le es útil.

Gerardo Duplat

11 de Junio

0 Seguidores

Julieta,
Excelente articulo. Muchos Colombianos vemos reflejado en este ar...+ ver más

Julieta,
Excelente articulo. Muchos Colombianos vemos reflejado en este articulo ese pasado de nuestras familias y las diferencia que podemos tener las nuevas generaciones hacia esas ideas. Yo si pienso que los jovenes sobre todo de Bogotá y Medellín están pensando cada vez más y votando en función de sus ideas. Pero en las provincias mas lejanas, tal vez el recorrido es aún muy importante. Pero ahi vamos...

SERGIO LORA MONTA?O

11 de Junio

0 Seguidores

Julieta no todos tenemos abuelos como los tuyos y era en mi tierra donde se de...+ ver más

Julieta no todos tenemos abuelos como los tuyos y era en mi tierra donde se decia Cachaco, palomo y gato tres animales ingratos, usted no tiene tierra, y si la tiene no es la costa caribe; tampoco gritabamos no mas FARC, gritabamos por la equidad, por tener una mejor educación, diciendo que a cualquier presidente lo pario una burra; parece que solo miro a su oligarca y burócrata familia y no la de los otros estratos que no son seis ni cinco ni cuatro pero que también hacen parte de una generación como la suya.

Óscar M

11 de Junio

0 Seguidores

Lo que usted comparte me recuerda mi familia con un papa de izquierda radical ...+ ver más

Lo que usted comparte me recuerda mi familia con un papa de izquierda radical y una mama conservadora. Tengo la sensación que las nuevas generaciones en general también se polarizan pero no por izquierda o derecha sino por respuestas a temas específicos como en esta campaña ha sido las conversaciones de Paz. Eso explica por que hay polarización entre dos derechas, ninguna de las dos necesariamente democráticas.

DIDUNDI

11 de Junio

1 Seguidores

Julieta, su artículo siendo bueno me recuerda uno anterior, creo q llamo ’...+ ver más

Julieta, su artículo siendo bueno me recuerda uno anterior, creo q llamo ’’pobre gordo’’ donde fuertemente le critiqué su actitud pasiva cuando- se miró las uñas-.Pero q igualmente refiere a su familia.
Tambien lo encuentro muy afín con la historia de Laura ‘’el olvido q no fue Furibe’’, y en ambos encuentro odas a tiempos pasados, pero al mismo tiempo y muy importante, invitación a uno mejor, aunque eso depende de la interpretación q cada cual le quiera dar.
Lo mejor de todo su relato, el párrafo final, esa invitación es fabulosa y muy pertinente, aunque creo un poco TARDE para las necesidades apremiantes del momento. Ojalá q el mensaje llegue
El nuevo opio del pueblo-léase internet y tecnologías asociadas- definitivamente absorben y embrutecen + d lo que se podría aprender, x eso se crearon los Facebook y los Instagram etc., como contrapeso a la autopista de información.
PD: no tengo Face ni Insta, ni tampoco se usar el twitter, no me interesan.

Aruberuto

11 de Junio

0 Seguidores

Es un relato entrañable que me agrada porque me recuerda todos esos relatos q...+ ver más

Es un relato entrañable que me agrada porque me recuerda todos esos relatos que nos mostraban, cuando era niño y estaba creciendo, ese mundo peligroso que estaba afuera, la visión de un 9 de abril de un niño y una niña y de la violencia desatada y enconada que siguió. Y lo que personas normales hicieron por rabia y dolor y estupidez. Entiendo perfectamente la situación de la familia dividida, yo solo quisiera tener a alguien de mi lado, o en el trabajo, pero eso viene siempre con tener la razón, o no tenerla. Eso dirá la histeria, que es esa rama de la historia escrita por los histéricos. En definitiva, me encanta el artículo, casi puedo escuchar ese acento cartagenero tan suavecito, como si fuera de mas cerca del cielo. Y si, a votar, porque es lo único que se puede hacer y es lo mas decisivo que se tiene en las manos. Y yo a seguir leyendo el Otoño del patriarca otra vez, para irme haciendo a la idea y recordar que la eternidad alguna vez puede tener fin. Gracias.

Alejandro Santander

11 de Junio

0 Seguidores

PUEBLO AMNESICO!!!... RECUERDEN COMO QUEDO COLOMBIA, DESPUES DE 8 AÑOS DEL IM...+ ver más

PUEBLO AMNESICO!!!... RECUERDEN COMO QUEDO COLOMBIA, DESPUES DE 8 AÑOS DEL IMPERIO CRIMINAL DEL "GRAN PARACO-LOMBIANO"!!!
http://t.co/HNhYqTc57x

alejandro alegre

12 de Junio

0 Seguidores

TODA ESTA CRISIS ES EL RESULTADO NEFASTO DEL MALDITO FRENTE NACIONAL; OMA OBSE...+ ver más

TODA ESTA CRISIS ES EL RESULTADO NEFASTO DEL MALDITO FRENTE NACIONAL; OMA OBSERVACION LAUREANITO ERA COMPADRE DE SU ARCHIRRIVAL ALFONSO LOPEZ PUMAREJO Y ERAN SOCIOS Y HACIAN QUE EL PUEBLO SE INCENDIASE A SUS ACOMODOS ALENTANDO A SUS HIJOS A SER FECHORÍAS IGUALITO A LOS HIJOS DE URIBE Y ZULUAGA CONTRA LOS HIJOS DE SANTOS, VAYA UNO A SABER QUE HARAN LOS HIJOS DE ESTOS SEÑORES EL LUNES 16 DE JUNIO DE 2014, COMO SE IRAN A REPARTIR LA MARRANA DE LAS CONTRATACIONES Y JUDICIALES, PORQUE POR LO MENOS LOS DE OIZ Y URIBE DEBEN MAS DE UNA EXPLICACIÓN A LA SOCIEDAD

camila lamas

12 de Junio

0 Seguidores

Julieta, por favor, es tiempo de que lxs intelectuales incorporen de una vez q...+ ver más

Julieta, por favor, es tiempo de que lxs intelectuales incorporen de una vez que "hacker" no es un término peyorativo. Significa jugar, explorar, "cacharrearle a algo". Existen comunidades de hackers muy respetables y activistas en favor de la democracia, como R. Stallman y la Free Software Foundation. Equiparar el término a "espía ilegal" es tanto como asumir que "indio" equivale a ignorante o "mujer" a cobarde o "comunista" a terrorista. Los medios han hecho una campaña muy eficaz, aunque desafortunada, de estigmatización de las personas que proponen otra informática. Saludos.

J. Felipe Parra

13 de Junio

0 Seguidores

El texto es buenísimo, la intención es fantástica, pero está desconectada ...+ ver más

El texto es buenísimo, la intención es fantástica, pero está desconectada de una realidad muy fuerte. Abramos por la puerta clave: los efectos culturales del Uribismo. Hasta Uribe, los símbolos patrios y la creación de un nacionalismo actualizado estaba oxidado, abandonado en el garaje. ¿Uno de los grandes logros de Uribe? Tomarlos, limpiarlos, darle bríos.
Entonces, entre sus 14-22 años toda una nación aprendió a validar, alabar y apreciar lo que hacía el uribismo porque se mostraba como la verdadera alma nacional. Empoderó los símbolos del mafioso como meme del país.
Uribe ES el Gran Colombiano porque hace lo que sea necesario para SER la materialización de esa Colombia paramilitar. Y eso gana adeptos.
Si las personas con visión hubieran puesto sobre la mesa con ahínco el voto joven con respeto y seriedad, seria distinto todo ello. Mas ser joven en Col = de 2da mano.

Las historias más vistas en La Silla Vacia