Por Tío Conejo · 23 de Febrero de 2014

7540

14

Por: Javier Sabogal y Carolina García Arbeláez 

Esta semana La Silla Vacía preguntó si Colombia debería apalancar su desarrollo en la minería. La respuesta es No. Y menos si se trata de carbón.

Invertir en carbón es invertir en el pasado. Tío Conejo les da diez razones por las que Colombia no debería apalancar su desarrollo en minería de carbón.

1. Mientras Colombia le está apostando su desarrollo al carbón (su producción pasó de 38.242.000 toneladas en 2000 a 85.803.229 en 2011 y parece que pronto será el principal producto de exportación) la tendencia en el mundo apunta a lo contrario. Las regulaciones ambientales de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) desalientan la creación de nuevas plantas eléctricas de carbón, se ha incrementado la competencia por energías renovables y se ha mejorado la eficiencia en el consumo de energía. Al parecer, la ventana de carbón se está cerrando, y esto no lo dice Tío Conejo, sino Goldman Sachs, uno de los grupos de banca de inversión más grandes del mundo. Por esta razón, el Banco Mundial y el Banco Europeo de Inversiones anunciaron el año pasado que sólo financiarán centrales eléctricas de carbón en casos excepcionales. A esta iniciativa se sumaron Estados Unidos y países nórdicos de Europa.

2. El gobierno Santos se ha esforzado en subir el perfil internacional del país. Uno de sus principales objetivos ha sido que Colombia haga parte de la OCDE. Pero este deseo de ingresar a la agrupación de países desarrollados con buenas prácticas aún está lejos de materializarse. Uno de los aspectos más importantes que debe mejorar el país para entrar a este grupo es la competitividad. Sin embargo, según el informe  más reciente del Consejo Privado de Competitividad, Colombia parece atascada en el tiempo: sigue produciendo lo mismo de la misma forma durante décadas. Es decir, el país lleva treinta años enfocándose en los mismos bienes primarios:  petróleo, carbón, café, flores, banano, y en lugar de diversificar su productividad, ha incrementado su dependencia extractivista con el boom minero-energético, en la cual el carbón cada vez toma más importancia.  

3. Es muy probable que la inversión desproporcionada que se está haciendo en proyectos de petróleo y carbón, pueda estar alimentando burbujas especulativas similares a las hipotecarias que generaron la crisis financiera de 2007. Las empresas que cotizan en bolsa tienen más de 7 billones de dólares invertidos en activos de carbón y se estima que empresas privadas y gobiernos tienen más del doble. Por la amenaza del cambio climático, se están incrementando las iniciativas que buscan ponerle precio a las emisiones de carbono y cada vez más hay más países con metas específicas de generación de energía con renovables . Estos cambios globales ponen en riesgo los activos de carbón y pueden hacer explotar la burbuja, como lo señaló el exvicepresidente de Estados Unidos Al Gore y como lo vienen advirtiendo diferentes consultoras financieras que buscan que sus clientes dejen de invertir en proyectos de carbón.

4. Apostarle al carbón en lugar de a las energías renovables es condenar al mundo a las consecuencias irreversibles del cambio climático. La quema de combustibles fósiles como el carbón es la causa principal del calentamiento global. Según el último informe del IPCC, el comité científico que asesora a la ONU, ya nos hemos gastado dos terceras partes de nuestro presupuesto de carbono antes de sobrepasar el límite de dos grados centigrados en el aumento de la temperatura global, que los expertos han fijado antes de entrar en un desajuste climático de consecuencias imprevisibles y sin opción de retorno. Si explotamos todas las reservas de carbón no sólo superaríamos esta barrera sino que nos encaminamos a un escenario de 4 grados de calentamiento donde la existencia humana en el planeta se vería seriamente en riesgo.  

5. A raíz de los impactos que tuvo el fenómeno de La Niña en 2010, Colombia fue catalogado como el tercer país del mundo más vulnerable al cambio climático. Si Colombia explotara las 7.500 millones de toneladas de reservas recuperables de carbón que existen en el país contribuiría con 271 mil millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono que terminarían atrapadas en la atmósfera y acelerarían el calentamiento de la Tierra. Esto sería como lanzar un boomerang al aire y cerrar los ojos: Colombia le está apostando su desarrollo a una industria que tiene el potencial de causarle graves daños ambientales y sociales, daños que probablemente no se sanarán ni con toda la plata de las regalías mineras.

6. Colombia tiene un discurso contradictorio ante las negociaciones internacionales de cambio climático. Por un lado se jacta de no tener una mayor contribución al cambio climático al tener una matriz de producción de energía eléctrica limpia (80 por ciento es hidroeléctrica). Pero al ser el carbón su segundo producto de exportación, Colombia tiene una parte de responsabilidad no reconocida en las millones de toneladas de emisiones de carbono que emiten sus clientes.  

7.  El boom del carbón no ha traído prosperidad en las regiones, como lo demuestran la Guajira y el Cesar, dos de los departamentos con mayor producción de carbón en país. Recientes informes de la Contraloría demuestran que la mayoría de municipios mineros viven en extrema pobreza, pareciendo corroborar que en Colombia, lastimosamente, se está dando la Maldición de los Recursos Naturales. Y en el caso de carbón, este problema es aún más dramático. Según los informes la minería ofrece menos empleos que otros sectores como el sector agropecuario o la industria manufacturera y sin embargo expone a la población a graves problemas ambientales y de salud. 

8. Desde que el gobierno Santos propuso la minería como locomotora de desarrollo, la oposición de las comunidades y ambientalistas ha aumentado y se ha fortalecido.  Es más, muchos de los proyectos mineros a los que le está apostando el gobierno no tienen licencia social para operar. El caso más mediático ha sido el de la minera de oro AgloGold Ashanti y el municipio de Piedras en Tolima. La oposición ha sido tan fuerte que por primera vez se hizo una consulta con el municipio y 2.971 personas votaron en contra de la minería y sólo 24 votaron a favor. Sin embargo, las mineras de carbón no se quedan atrás. Este año, la Drummond trató de pasar de agache tras tirar a la bahía de Santa Marta cientos de toneladas de carbón luego de un accidente de una de sus barcazas de cargue. Esta compañía, una empresa familiar de Alabama, es la segunda minera de carbón del país y como lo contó La Silla, ha sido cuestionada por sus prácticas ambientales y sociales, al punto de ser acusada de violar derechos humanos. 

9. La explotación de carbón tiene graves impactos en el agua y en los bosques. Estos impactos ambientales son alarmantes para un país como Colombia que es considerado uno de los más biodiversos del mundo y una despensa hídrica. Las empresas mineras incluso han tenido escándalos por intentar llevar a cabo proyectos de un altísimo costo ambiental y social como lo fue el intento de desviar el río Ranchería por parte de la minera Cerrejón. Ser una potencia ambiental debería ser un orgullos para los colombianos, sin embargo, en los últimos seis años el país pasó del puesto 8 al 85 en el prestigioso Índice de Desempeño Ambiental elaborado por las universidades de Yale y Columbia. Si la apuesta sigue siendo tan fuerte en el carbón, muy seguramente seguiremos bajando y perdiendo este potencial que nos diferencia de otros países.

10. A diferencia de otros países, Colombia no ha hecho una distribución estratégica de las regalías del carbón que le asegure la disponibilidad de recursos en el futuro. Costa Rica usa un porcentaje del impuesto a la gasolina para sus bosques. Esto, entre otras cosas, le permite que su principal producto de exportación sea el eco-turismo. Por otra parte, el actual gobierno de Noruega planea que el fondo de pensiones, que se ha nutrido de la explotación de combustibles fósiles, ahora financie proyectos de energías renovables. Colombia debería seguir estos ejemplos e invertir en proyectos del futuro como energías renovable y dejar de invertir en el pasado con minas de carbón.

Por todas estas razones Tío Conejo responde NO a la pregunta hecha por La Silla en días pasados. Definitivamente, apostarle al carbón no sirve para "apalancar"  el desarrollo, más bien para "aplacarlo". 




 

 

 

Comentarios (14)

Prada

23 de Febrero

1 Seguidores

e parece que el argumento ambientalista es claro, en cuanto a la explotación;...+ ver más

e parece que el argumento ambientalista es claro, en cuanto a la explotación; así como tampoco tengo muchas dudas respecto del argumento de la Maldición de los Recursos Naturales, que va de la mano con el de la espuria utilización de las regalías, amén de la confianza inversionista. E intentar controvertir o moderar alguno de ellos sería asunto de científicos y expertos lobbystas.
Pero otros argumentos parecen estar ahí como de relleno o de refuerzo inválido (y deslegitimador de los legítimos):
El argumento ambientalista del lado del consumo. Volvemos entonces a la discusión de la responsabilidad de la oferta sobre los efectos negativos de la demanda. La guerra contra las drogas y la responsabilidad de Bavaria en los accidentes de conductores borrachos.
¿Colombia invierte en carbón? Sé que lo hace en petróleo, por Ecopetrol, pero no tengo claro que lo haga en carbón.
El declive de la demanda podría verse también como un argumento a favor de explotar las reservas rapidito.

Javier Sabogal Mogollón

24 de Febrero

0 Seguidores

Hola Nuevo, gracias por los comentarios.
Sobre el argumento del lado del consumo, pues por supuesto no negamos que la principal responsabilidad es de los países consumidores, pero el cuentico de que Colombia es relimpio y no tiene nada de responsabilidad, pues creo que hay que revaluarlo.
Sobre el segundo punto, claro que Colombia invierte en carbón, señales hay miles, como que es el segundo producto de exportación y posiblemente pase al petróleo. Ahora bien, creo que haces referencia al gobierno, que en sentido estricto no invierte en carbón, pero tampoco decimos eso, si lees bien el artículo. El problema que vemos son las señales y apuestas gubernamentales, que sí se enfocan en sectores extractivistas, y mucho en el carbón, lo cual vemos equivocado.

Hola Nuevo, gracias por los comentarios.
Sobre el argumento del lado del consumo, pues por supuesto no negamos que la principal responsabilidad es de los países consumidores, pero el cuentico de que Colombia es relimpio y no tiene nada de responsabilidad, pues creo que hay que revaluarlo.
Sobre el segundo punto, claro que Colombia invierte en carbón, señales hay miles, como que es el segundo producto de exportación y posiblemente pase al petróleo. Ahora bien, creo que haces referencia al gobierno, que en sentido estricto no invierte en carbón, pero tampoco decimos eso, si lees bien el artículo. El problema que vemos son las señales y apuestas gubernamentales, que sí se enfocan en sectores extractivistas, y mucho en el carbón, lo cual vemos equivocado.

Prada

24 de Febrero

1 Seguidores

Comprendo. Sin embargo, es cuando menos confuso afirmar que "Colombia invierte...+ ver más

Comprendo. Sin embargo, es cuando menos confuso afirmar que "Colombia invierte en carbón", aunque no tengo dudas respecto a la afirmación de que "Colombia le apuesta al carbón", porque es un hecho que lo hace. Pero creo que son conceptos diferentes.
Pero no es solo el gobierno el que no invierte en carbón en Colombia, tampoco los privados Colombianos, por lo menos no en las grandes ligas de la explotación carbonífera. Claro que si la inversión fuera como la que hizo Carbocol, que siempre perdió mientras su socio trasnacional siempre ganó (raro, ¿no?), pues mucho mejor que Colombia no invierta en carbón. De pronto no le atino a comprender el significado que ustedes le dan a la palabra "invertir".
Mis disculpas si mis comentarios dejan ver mucha ignorancia en el tema, pero creo que les pueden ser útiles para enterarse cómo lo entiende un ciudadano común y corriente, sin conocimientos especializados en la materia. (uno de tantos).

Tío Conejo

24 de Febrero

0 Seguidores

Muchas gracias por tus comentarios. Tío Conejo agradece todos los comentarios...+ ver más

Muchas gracias por tus comentarios. Tío Conejo agradece todos los comentarios para poder enriquecer la discusión. La idea del blog es concientizar y genenar debate. Así que todas las preguntas son más que bienvenidas. Recuerda que cualquier cosa también nos puedes escribir a [email protected] 

 

Saludos, 

Javier Sabogal Mogollón

24 de Febrero

0 Seguidores

El tercer punto es claro y desde mi punto de vista el más preocupante. El mismo sector minero en el gobierno dice que hay que sacar todo el carbón que tengamos rápido porque en el futuro no se va a poder. Sin embargo, tampoco creo que se pueda hacer así como así (ejemplo claro es el cuello de botella en términos de exportación relacionado con los puertos).
Ahora bien, el tema me parece es que se hace con la riqueza en el corto plazo que el carbón pueda generar, que es lo que decimos en el punto 10. Noruega tiene un fondo de pensiones que se nutre de los recursos no renovables explotados y que más o menos permite que todos los noruegos si quieren se puedan retirar y vivir mejor. En Colombia no creo que eso esté pasando, porque las apuestas siguen siendo del pasado. Corea del Sur plantea ahora su desarrollo de largo plazo a partir de industrias climáticas, me pregunto: ¿cuál es la apuesta de largo plazo de Colombia? ¿Seguiremos como las últimas décadas apostando a lo mismo?

El tercer punto es claro y desde mi punto de vista el más preocupante. El mismo sector minero en el gobierno dice que hay que sacar todo el carbón que tengamos rápido porque en el futuro no se va a poder. Sin embargo, tampoco creo que se pueda hacer así como así (ejemplo claro es el cuello de botella en términos de exportación relacionado con los puertos).
Ahora bien, el tema me parece es que se hace con la riqueza en el corto plazo que el carbón pueda generar, que es lo que decimos en el punto 10. Noruega tiene un fondo de pensiones que se nutre de los recursos no renovables explotados y que más o menos permite que todos los noruegos si quieren se puedan retirar y vivir mejor. En Colombia no creo que eso esté pasando, porque las apuestas siguen siendo del pasado. Corea del Sur plantea ahora su desarrollo de largo plazo a partir de industrias climáticas, me pregunto: ¿cuál es la apuesta de largo plazo de Colombia? ¿Seguiremos como las últimas décadas apostando a lo mismo?

Javier Sabogal Mogollón

24 de Febrero

0 Seguidores

De acuerdo que los recursos mineros son necesarios, no hay duda. Sin embargo, parte del problema es que asumimos que los costos son sólo financieros y no vemos otros tipos de externalidades, que en el caso del carbón son gigantescos. Al respecto, con Fedesarrollo acabamos de hacer un estudio sobre costos-beneficios de proyectos de energía no convencionales, donde incluimos externalidades, y encontramos que los costos de las centrales eléctricas a carbón no son para nada despreciables.

De acuerdo que los recursos mineros son necesarios, no hay duda. Sin embargo, parte del problema es que asumimos que los costos son sólo financieros y no vemos otros tipos de externalidades, que en el caso del carbón son gigantescos. Al respecto, con Fedesarrollo acabamos de hacer un estudio sobre costos-beneficios de proyectos de energía no convencionales, donde incluimos externalidades, y encontramos que los costos de las centrales eléctricas a carbón no son para nada despreciables.

GMolano

23 de Febrero

0 Seguidores

Tío Conejo aun es muy temprano para decirle adiós al carbón.
Hay dos pu...+ ver más

Tío Conejo aun es muy temprano para decirle adiós al carbón.
Hay dos puntos clave que enredan la discusión, quienes explotan carbón en Colombia y como lo hacen. El Tío menciono a grandes rasgos el porque NO. Los protagonistas del carbón mas parecen antagonistas, con un balance muy pobre para el país. Sin duda es así por las condiciones políticas en las que los gobiernos de turno han planteado el negocio, de manera poco planificada, sin control y con mucha corrupción. Pero el carbón aun tiene futuro como fuente energética.
Esta la experiencia de Sasol en Sudafrica en épocas del Apartheid. Si bien los métodos CTL aun no son lo suficientemente evolucionados para considerarlos como alternativas medioambientales y económicas viables, hoy en día hay empresas chinas y gringas que están trabajando en la evolución de dichas tecnologías.
Acá en Colombia no se ha escuchado ni el mas tímido intento por ver que otras maneras de aprovechar el carbón existen.

Tío Conejo

24 de Febrero

0 Seguidores

Hola GMolano,
Puede ser temprano para decirle adiós pero nuestro argument...+ ver más

Hola GMolano,
Puede ser temprano para decirle adiós pero nuestro argumento principal es que debe haber una transición y esta trasición debería ser apalancada por los recursos provenientes del carbón, lo cual no sucede (punto 10). Por supuesto hay inversiones en carbón (aunque no creo que las de las épocas del Apartheid sean las que haya que mostrar, porque sigue evidenciando que es algo del pasado), pero sentimos que si Colombia quiere ser un país del futuro, su apuesta no debe ser este energético.
Como mencionas las tecnologías “más limpias” relacionadas con el carbón son muy caras y lo que diríamos es: ¿por qué en vez de invertir en estas tecnologías no hacemos una apuesta más fuerte en invertir en otras alternativas, como las energías renovables no convencionales?

cosmo

24 de Febrero

0 Seguidores

Contundente y oportuna me pareció esta contribución. Este país todavía no ...+ ver más

Contundente y oportuna me pareció esta contribución. Este país todavía no pone en discusión un modelo de desarrollo que parece sacado de "Las Venas Abiertas de América Latina." Algo similar había planteado el año pasado en "Burbuja Energética: la otra crisis por venir." http://www.unperiodico.unal.edu.co/dper/article/burbuja-energetica-la-ot... Me pifié ahí en dos cosas: Ecuador abandonó el modelo elaborado por Alberto Acosta de protección de la reserva de Yasuní. No resultó viable. Y el modelo de desarrollo de la República de Mauricio, si bien Stiglitz lo elogia, es el de un país que ha hecho de ser paraíso fiscal una de las claves de su éxito socio-económico. http://www.taxhavens.biz/other_tax_havens/tax_haven_mauritius/ Quizá a Carlos Raúl Yepes (Bancolombia se compró el HSBC de Panamá) le guste la idea de que en vez de carbón encontremos en ser un paraíso fiscal la clave de nuestro desarrollo.

Tío Conejo

25 de Febrero

0 Seguidores

Elgatodeschrodinger:

Es cierto que la economía global sigue siendo d...+ ver más

Elgatodeschrodinger:

Es cierto que la economía global sigue siendo dependiente de los combustibles fósiles y que es muy temprano para decirle adios a la explotación de energías no renovables. Sin embargo, a nivel mundial los países (y sobretodo los desarrollados) están tratando de hacer una transición a economías bajas en carbón. Es decir, aunque usan carbón hoy en día y siguen dependiendo de él saben que no es la energía del futuro. Nuestra crítica principal es que mientras el mundo se aparta (paulatinamente) del carbón, Colombia le está apostando su desarrollo a la explotación de este combustible fósil. Creemos, por todas las razones expuestas, que es una apuesta arriesgada y poco visionaria. 

Prada

25 de Febrero

1 Seguidores

A este argumento le falta un detalle para quedar sólido: Confrontar las escal...+ ver más

A este argumento le falta un detalle para quedar sólido: Confrontar las escalas de tiempo proyectadas del declive de la demanda y de la apuesta de colombia. Pues no tendría sentido que en Colombia se hicieran planes de desarrollo de la explotación carbonífera a 20 años si en 10 años no hubiera demanda. Pero ¿en caso contrario?
Creo que no basta con decir que "en el futuro" ya no se quemará más carbón, para que empecemos a desestimular su extracción desde ahora, pues se advierte que el mundo se aparta del carbón "paulatinamente".
Yo sé que hacer predicciones cuantitativas fundamentadas en esta materia es muy difícil, pero creo que para sustentar el argumento es necesario hacerlas, pues de lo contrario, queda cojo.

Las historias más vistas en La Silla Vacia