Nuestra Metodología

Detector de mentiras
Para publicar nuestros detectores de mentira nos basamos en el discurso, conversación, declaraciones o publicaciones emitidas por algún personaje de poder en Colombia. Lo que hacemos es comprobar a través de fuentes y reportería si sus afirmaciones son verídicas. Nuestro objetivo es combatir la posverdad y las declaraciones falsas que utilizan los políticos para manipular y engañar a la sociedad.
Los chequeos de hechos de La Silla juegan un papel importante pues cubren temas de la agenda nacional y los principales personajes del poder, en ningún caso estos chequeos contienen algún juicio de opinión. La Silla cita a todas sus fuentes, siempre y cuando es posible y la fuente lo autoriza. Dentro de lo posible incluimos el enlace al documento original que demuestra con datos o normativas la veracidad o falsedad de una afirmación.
 
Para hacer nuestros detectores realizamos un proceso de verificación de 6 pasos:
 
  1. Elegimos una afirmación o conjunto de afirmaciones con unidad temática o pertenecientes a un mismo discurso o presentación.
  2. Revisamos su relevancia e impacto en la sociedad. Las que no cumplan con alguno de esos dos criterios, las desechamos.
  1. Revisamos si son afirmaciones verificables. De no serlo, por tratarse de opiniones, las desechamos.
  2. Verificamos el contexto en el que se produjeron.
  1. Consultamos expertos en el tema o documentos que comprueben la veracidad de la afirmación.
  2. Calificamos cada afirmación en nuestra escala.
Detectores de Whatsapp
Hemos desarrollado un método específico para nuestros detectores de WhatsApp. En ese caso, si un usuario de WhatsApp se pone en contacto con La Silla Vacía con una cadena que tenga relevancia y trate temas que cubre La Silla Vacía, respondemos con un chequeo de esos hechos o una explicación por qué no podemos hacerlo A cambio del primero, le pedimos al usuario que comparta el chequeo de hechos con su círculo social, especialmente con quien le envió la cadena chequeada.
Verificar esos mensajes es una manera de involucrarnos en las conversaciones en las que las personas están participando y darles herramientas para formar opiniones y criterios basados en hechos. Un 90% de lo que hemos chequeado en cadenas en los primeros seis meses es falso, lo que sugiere que la gente comparte información en WhatsApp basada en sus emociones e intereses.
El detector WhatsApp se basa en el mismo sistema de etiquetado desarrollado para el detector de mentiras de La Silla Vacía.