Menú principal

Viernes Noviembre 21, 2014

En abril pasado se desató la polémica en Bogotá cuando un juez de la ciudad consideró que los camiones de los concesionarios del servicio público de recolección de basuras debían ser devueltos al distrito. Hace unos días, la Corte Constitucional declaró que los activos de las empresas concesionarias de telecomunicaciones celulares deben ser revertidos al Estado. Algunos analistas dijeron que el alcalde de Bogotá y la corte quieren expropiar a los concesionarios. Sin embargo, estos fallos apuntan es a hacer cumplir lo que está establecido en la ley y la regulación que rige los servicios públicos en Colombia y los contratos de concesión de los servicios de aseo y energía.

Los contratos de concesión de los servicios públicos en Colombia garantizan el pago de los activos y su rentabilidad en un plazo determinado. Terminado el plazo, quienes pagaron por el servicio, es decir los usuarios, deben tener la propiedad de los activos. Aunque nadie sabe quién representa a todos los usuarios, son ellos los dueños de los activos al terminar el plazo de la concesión.

La fórmula tarifaria que determina el precio que deben pagar los ciudadanos por gozar de un servicio público como el de aseo, telecomunicaciones o electricidad, se basa en el hecho de que el concesionario del servicio destina unos dineros para comprar los activos con que prestará el servicio y el Estado lo remunera devolviéndole esos dineros, más una rentabilidad a unas tasas determinadas (costo del capital). El Estado además aprueba el pago de los costos de administración y mantenimiento en que incurra el concesionario. El método utilizado para estimar este costo de capital que formará parte de la tarifa utiliza el llamado costo promedio ponderado de capital o Weighted Average Cost of Capital, WACC, por sus siglas en inglés. Esta es la tasa de retorno mínima exigida a los proyectos de inversión de tal forma que permita mantener el valor de la empresa.

Entonces, la tarifa que pagan los usuarios está compuesta por:

  • El monto de dinero que pone el concesionario para prestar el servicio, representado en antenas, torres, postes, camiones, etcétera. 
  • La tasa de interés o de renta mínima aprobada por el Estado (WACC), que le cobra el concesionario a los usuarios en la factura.
  • El periodo de la concesión.
  • El número de usuarios.
  • El consumo de cada usuario en las unidades de cobro del servicio: minutos, kilovatios-hora, toneladas, metros cúbicos, etcétera.

La tarifa que cada usuario debe pagar en su factura se calcula básicamente tomando el total del dinero invertido durante el periodo de la concesión, incluido el interés aprobado; dividido por el consumo total de todos los usuarios. Estos dos factores junto a otros de menor peso, se llevan a mensualidades o periodos de facturación y a cada usuario se le cobra lo correspondiente a su consumo.

A través del tiempo, en la factura, los usuarios realizan el pago de la infraestructura instalada para prestar el servicio, además aseguran el pago de una rentabilidad por el dinero invertido y cubren los costos de mantener los activos en uso. Dicho de manera simple, lo que hacen los usuarios de servicios públicos al pagar la factura mensual durante los años de la concesión es pagar toda la plata y los intereses que el Estado le aprobó al concesionario y todos los costos de administración y mantenimiento durante el periodo de la concesión. Como cuando se compra un carro con un préstamo bancario: el deudor le paga la plata y los intereses al banco y cuando termina de pagar es dueño del carro.

Pagada la utilidad sobre las inversiones y pagados todos los costos de operación y mantenimiento, la propiedad de los activos por los que se cobró un capital y un costo de ese capital a los usuarios no debe quedar a perpetuidad en cabeza del inversionista. Es decir, de alguna manera los usuarios deberían disfrutar del beneficio de haber cumplido con el pago de la infraestructura, deberían tener ciertos derechos de propiedad sobre la misma, que podrían traducirse por ejemplo en reducciones proporcionales en la factura.

Si el concesionario hace nuevas inversiones en expansión de cobertura o en mejoramiento de la calidad estos nuevos dineros deben seguirse cobrando bajo el esquema inicial, pero las inversiones que se pagaron con la tarifa deben ser hundidas al final del periodo. La tarifa debe reducirse de manera importante, pues solo cubrirá esas nuevas inversiones y la administración y mantenimiento habituales. Es decir que si el concesionario compró camiones de aseo, o instaló nuevas torres celulares que no estaban dentro del plan de inversiones inicial y estas nuevas inversiones no se han “pagado” a través de la factura cobrada al usuario, el concesionario puede seguir cobrándolas en la tarifa, pero si no hizo nuevas inversiones, los camiones de aseo o las torres de comunicaciones iniciales deberán costarle cero pesos al usuario al final de la concesión. Solo se podrá cobrar sobre ellos el mantenimiento.

Cada activo cobrado en la tarifa tiene un periodo de obsolescencia diferente, lo cual plantea diferentes periodos de pago del capital e intereses sobre los activos. Sincronizadamente con el cumplimiento de los plazos de “depreciación teórica” de cada activo o grupo de activos, la regulación debería permitir la reducción de la tarifa.

Ahora bien, en el terreno práctico, no existe una personería jurídica que agrupe a todos los usuarios y les haga valer sus derechos de propiedad en el momento en que adquieran los activos, por lo que se pretende que sea el Estado quien los reciba después de cumplida la vigencia del contrato de concesión. La infraestructura de celulares debería quedar en manos del Ministerio de TIC o de Hacienda, y los camiones de aseo de Bogotá deberían pasar a manos del distrito.

Otro es el caso de empresas como Codensa, Electricaribe, Gas Natural y otras del sector eléctrico y de gas, cuya infraestructura estaba construida en su mayor parte y cuya propiedad fue enajenada o vendida, no concesionada. Allí debe prevalecer el criterio de reducción de la tarifa por cumplimiento de los periodos de depreciación de los activos, pero no es viable la devolución de esos activos a los usuarios.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2013-09-25 09:15

Gato: la fórmula tarifaria debe incorporar la remuneración por los activos nuevos que se incorporen y debe hundir los activos cuyos plazos de "pago" se hayan cumplido. en el caso de los celulares, se deben remunerar los equipos nuevos de transmisión de datos y voz que se hayan incorporado recientemente, pero si los lotes y las torres y los cables y las edificaciones no se han renovado, pues sus costos deben ser "hundidos" o depreciados para que no formen parte de la tarifa. en el mercado tecnológico la obsolescencia es muy rápida y los cambios obligan a invertir. esas nuevas inversiones deben reconocerse y remunerarse. lo que es urgente es que la tarifa refleje los costos reales de prestación del servicio, que deben disminuir con el tiempo por efecto del mecanismo que se explica en el artículo y no al contrario.
El tema tiene connotaciones ideológicas y tiene aspectos técnicos y económicos complicados. por eso es bueno el debate.

Lun, 2013-09-30 12:50

Gato, para no seguir dando vueltas, las respuestas a estos puntos desde mi perspectiva: 1. Considero que el esquema de retribución incluido en la tarifa forma parte integral del contrato en la mayoría de los casos, luego los activos debieran considerarse como "pagados" al final del periodo. 2. De acuerdo. solo deben incluirse en la masa de activos remunerables, los activos nuevos y los que no hayan cumplido su periodo de obsolescencia teórico. 3. No está claro en muchos casos quén es el dueño de los activos. el operador debe probar que los actIvos reportados como propios realmente lo son para que se le reconozcan como remunerables.

Vie, 2013-09-20 10:38

Si lees mis comentarios abajo, verás que hablo sobre que los concesionarios u operadores del servicio usan unos costos llamados "eficientes" que son la referencia del precio del servicio y que están relacionados con el valor de los activos en un esquema precio máximo. las eficiencia administrativas u operativas que logre el concesionario son rentas adicionales que deberían convertirse realmente en reducciones de tarifa pero como el esquema está pensado para que genere rentas, entre estas sean mayores, se supone que mejor funciona. una cosa es el costo de referencia de los activos y otra muy diferente los costos reales de operación que siempre son menores a los de referencia. El abuso de posición dominante de los concesionarios en condiciones de monopolio regulado es otra fuente de rentas pues se cobran servicios que no se prestan o se prestan deficientemente.

Mar, 2013-09-17 11:03

Desde el punto de vista del valor de los activos, que son la referencia para definir la tarifa, el hecho que los bienes sean móviles en basuras no tiene mayores diferencias con los bienes no móviles de los celulares. La diferencia está en el periodo de depreciación teórica establecido en la norma. Es fácil ver que son activos que funcionan como vehículos de transporte de materias, a veces tangibles (basuras,) a veces intangibles(minutos o energía), pero que en general resultan conformando redes para el uso del servicio concesionado.

Mar, 2013-09-17 09:02

Desconozco completamente los marcos legales que existen para la prestación de servicios públicos en el país, escasamente me enseñaron la ley 80 de contratación en la universidad y por ahí se acuerdan dos o tres neuronas.

Si me voy a los hechos de lo que uno observa en el país, digamos que todo está concesionado, desde las carreteras hasta la basura. Los negocios privados, nacionales y extranjeros, son dueños de casi todo el país. Es otra razón para que no haya sentido de pertenencia con un país que parece un gran negocio desde que entras al aeropuerto hasta que arrojas un papel a una caneca.

Cómo olvidar la venta de Telecom a los españoles y adicionalmente inyectarle 3 billones de pesos de nuestros impuestos a una empresa privada. Estamos en el país del absurdo. Es por eso que me parece importante rescatar nuestro país de las manos de estos señores cuyo único interés es económico y nunca social, así Pacific saque mil propagandas.

Sáb, 2013-09-14 09:40

Entonces, para dolor menstrual de los que odian visceralmente a Petro, aquel tenía razón cuando exigió la devolución de los camiones de basura utilizados y explotados debidamente durante le ejecución de los contratos de recolección de basura con entidades privadas. Y si ya la Corte Constitucional le dio la bendición, no hay lugar a las "demandas" de las que apocalípticamente habla el señor "gato". Esa Corte es la última instancia jurídica en este país.

Vie, 2013-09-13 11:48

La idea realmente es hacer énfasis en que la estructura de pago de todos los servicios que involucran redes de transporte de electricidad, de comunicaciones, de basuras, etc.; se basa en una metodología que remunera totalmente al inversionista en el periodo de la concesión, es decir que todos los costos y gastos de la operación y la renta se cubren en ese periodo. El contrato utiliza una estructura tarifaria especifica emitida por el regulador que con algunas particularidades usa este esquema. Creo que si la norma regulatoria es parte integral del contrato, es suficiente como argumento para la devolución.

Mar, 2013-09-10 16:21

Tiene razón que el WACC es RECONOCIDO por el Estado en el cálculo de la tarifa, pero el WACC es una tasa MÍNIMA GARANTIZADA sobre los costos del capital invertido que el operador del servicio reporta al Estado. Durante todo el periodo de la concesión los activos se consideran nuevos, pues no se deprecian en la tarifa. Depende del concesionario ser mas o menos eficiente o apoyarse en las asimetrías de información (el operador sabe más que el usuario) para no ejecutar el servicio o ejecutarlo de manera deficiente y cobrarlo como bueno, con lo cual aumenta su renta.
Es diferente el caso de las empresas que compraron los activos y los derechos de prestación del servicio, respecto de quienes obtuvieron una concesión, pues el primero ejerce los derechos sin límite en el tiempo y los concesionarios operan un servicio en un periodo acotado en el contrato.

Vie, 2013-09-06 10:58

El periodista que escribió este artículo evidencia un profundo desconocimiento de como operan los servicios públicos domiciliarios en Colombia, los cuales fueron liberalizados a partir del artículo 365 de la Constitución, no concesionados, además los esquemas tarifarios de energía, telecomunicacion y aseo son bastante disímiles. En nuestro pais a libertad de entrada, articulo 334 de la Constitucion y 10 de la Ley 142/94, lo cual quiere decir que cualquier persona puede prestar tales servicios. En el caso de aseo en Bogotá se ha utilizado la concesión porque se han fijado áreas de servicio exclusvio, que son una excepción al régimen general de libre competencia. Articulos como este desorientan por su ligereza conceptual. Periodismo investigativo cero.

Mar, 2013-09-10 16:49

Existen variadas maneras en Colombia de prestar Servicios Públicos Domiciliarios o no Domiciliarios, una de ellas es a través de concesiones. Igualmente hay variedad de concesiones de servicios publicos, pero en general diría que todas las formas utilizan el esquema del costo promedio ponderado del valor de los activos como referente para el cálculo de las remuneraciones reconocidas. Hay libertad de entrada teórica al mercado pero la infraestructura existente es una barrera para quien quiera entrar detrás de los operadores actuales. Por eso el cumplimiento de los periodos de las concesiones es tan importante. En general la Libre competencia es una teoría que en la práctica se vuelve Competencia Regulada, pues no hay suficientes actores en la oferta para que haya condiciones de mercado de competencia perfecta y esto hace necesaria la presencia del Estado.

Vie, 2013-09-06 09:41

Cuando algo está "concesionado", dado en concesión, por ejemplo las frecuencias de radio, eso le pertenece al Estado o a l colectividad territorial respectiva. Si los concesionarios de basuras compraron camiones para prestar el servicio, lo hicieron con la plata que les dio el Estado, o la ciudad en este caso, derivada del recaudo (recibos de servicio de basura, pagados por los usuarios, o cosa equivalente). El concesionario puede quedarse con sus camiones, siempre y cuando pague por ellos. Otra cosa es una cesión o una venta de activos, porque ahí hay cambio de propietario. A usted no lo están expropiando cuando le están quitando algo que no de su propiedad.

Mar, 2013-09-10 16:29

Tiene razón que lo que se concesiona es el servicio, pero para su ejecución se requieren inversiones que se representan en bienes. El costo del servicio se basa en el costo de mercado de esos bienes mas una renta y un costo de operación. Los contratos pueden o nó contener la reversión, pero nadie puede negar que se pagan (RECONOCEN) en la tarifa el costo de los activos, la renta mínima y la operación. luego quien paga el servicio debe recibir los activos al final del periodo.

Vie, 2013-09-06 08:30

Este análisis está chévere, pero ¿y las normas?. No es necesario tener una clausula de reversión en un contrato? el carácter solemne de los contratos estatales del art. 41 de la Ley 80 no implican que esto habría que preverlo por escrito?.

Vie, 2013-09-06 08:16

Muy buena entrada! Esperemos que mas personas lean esto para ver si entienden...

Añadir nuevo comentario