Menú principal

Domingo Noviembre 23, 2014

El representante conservador Pedro Jiménez se quedó sin la presidencia de la Comisión Séptima de la Cámara. Aunque su partido ya tenía asegurado este cargo, la oposición ganó el pulso y subió a Rodrigo Romero, miembro del partido Opción Centro. Este no es más que otro de los minicomplots que la oposición, envalentonada por tener la Presidencias de Senado y Cámara, quiere armar para debilitar la hegemonía uribista en el Congreso. Otros casos y el análisis en “La oposición está mandando en el Capitolio”.

Otros confidenciales recientes

Viernes, Noviembre 21, 2014 - 14:25
12
3353

Mañana en la Gobernación de Cundinamarca, a partir de las nueve de la mañana, se realizará la primera asamblea distrital de la Alianza Verde desde que se dio la fusión Partido Verde-Progresistas. El evento va a ser clave porque ahí la Alianza evidenciará su distancia con Gustavo Petro y anunciará su intención de jugar con aspirante propio por Bogotá en 2015.

Durante la asamblea, el Ejecutivo de la Alianza Verde (conformado entre otros por los exsenadores Luis Carlos Avellaneda, Jorge Londoño y Camilo Romero) anunciará los nombres de los por ahora precandidatos verdes a la Alcaldía de Bogotá, los concejales Carlos Vicente de Roux y Antonio Sanguino, quienes han expresado su deseo de aspirar.

También, según le contó a La Silla un miembro del Ejecutivo, habrá un pedido público para que el exalcalde Enrique Peñalosa y el senador Antonio Navarro se sumen al ramillete que todavía está verde.

Al encuentro, en el que se esperan al menos unas dos mil personas, no asistirá ni el alcalde Gustavo Petro (elegido por Progresistas, por lo que en teoría debería hacer parte de la Alianza) ni sus posibles precandidatos Hollman Morris, María Mercedes Maldonado y Guillermo Alfonso Jaramillo. De hecho, en julio Petro envió una carta al Consejo Nacional Electoral declarando públicamente que no hace parte de la Alianza Verde, razón por la que no fue invitado aunque no se descarte una alianza posterior.

Viernes, Noviembre 21, 2014 - 11:19
0
1854

La ex viceministra de Ambiente Adriana Soto acaba de ser escogida como directora regional de The Nature Conservancy para toda la zona andina, Panamá y Costa Rica. Desde allí, Soto estará a la cabeza de la estrategia de la mayor ONG ambiental del mundo en torno al agua, incluyendo en Colombia.

Desde hace un par de años, The Nature Conservancy (TNC) centró todo su trabajo en el buen manejo del agua como eje del desarrollo. Alrededor de él hace lobby y financia proyectos en temas cruciales para el país como la seguridad alimentaria, la adaptación al cambio climático y lo que llaman infraestructura inteligente, que básicamente es asegurar que los grandes proyectos de desarrollo no se sitúen en zonas ambientalmente sensibles y que sus impactos puedan ser mitigados.

En Colombia, TNC quiere posicionar más el tema del correcto manejo de los recursos hídricos, que aún pasa bajo el radar. Más ahora que avanza el proyecto de navegabilidad del río Magdalena, que muchos científicos y técnicos del sector ambiental insisten debe venir acompañado por esfuerzos serios en restauración de bosques en cuencas, evitar deforestación en rondas de río y conservación de ciénagas y humedales, que a largo plazo permitirán evitar debacles sociales y económicas como las de las olas invernales de 2010 y 2011.

Soto -una economista experta en cambio climático- será la tercera colombiana con un cargo clave en TNC. Con ella están Ricardo Sánchez, el primer vice de Agricultura que tuvo Juan Camilo Restrepo y quien dirige la línea de seguridad alimentaria en América Latina, y el economista vallecaucano Aurelio Ramos, que dirige los programas de conservación para toda América Latina.

Jueves, Noviembre 20, 2014 - 16:09
26
5801

Hace dos días Manuel Sánchez -la pieza clave del cartel de la contratación convertido en testigo estrella de la Fiscalía en ese proceso- salió a defender al alcalde Gustavo Petro. Lo que no se ha enlazado es que el abogado Sánchez es muy amigo de uno de los abogados del Alcalde. 

Este martes Semana.com reveló extractos de las declaraciones de Sánchez (quien es uno de los protagonistas del escándalo de corrupción más grande de los últimos años en Bogotá) ante el Consejo de Estado.

En ellas habla de la existencia de un presunto complot para torpedear el esquema de basuras que implementó Petro en 2012 e incluso de “una colecta de recursos entre todos los que participaban en las reuniones clandestinas para acelerar [su] destitución”. Hasta donde permite ver el artículo, Sánchez no aportó pruebas de ese supuesto sabotaje.

Lo que no menciona ese artículo es que uno de los amigos más cercanos de Sánchez es Mario Iguarán, el ex Fiscal General que era abogado de Petro ante la Fiscalía. Tan cercano que fue el padrino de su matrimonio en una hacienda colonial en Sopó en junio de este año, como lo muestra la foto que publicó El Tiempo.

A esa coincidencia se suma la reciente defensa que hizo Daniel Prado -otro de los abogados y también amigo de Petro- del empresario y contratista cordobés Emilio Tapia, el primero que habló de la existencia de una supuesta vaca para tumbar al Alcalde (de la que tampoco aportó pruebas).

Hace tres semanas Prado -quien era abogado de Petro y luego pasó, por decisión del Alcalde, a ser abogado del Distrito en el caso del Carrusel- le dijo a El Espectador que “hay intereses para callar” a Tapia y lo defendió en el escándalo por sus parrandas en la cárcel.

Tapia es el mismo que aparece en una grabación telefónica con un periodista -publicada en enero por Noticias Uno- diciendo que “ahí [en sus declaraciones judiciales] hay una cantidad de cosas que no sucedieron, que probatoriamente no existen”.

La defensa de Petro ha buscado que tanto Tapia como Sánchez declaren en favor del Alcalde por el caso de las basuras. Pero, como contó La Silla, hay versiones según las cuales los dos implicados en el cartel se habrían puesto de acuerdo -según una persona que fue imputada y está encarcelada- en las versiones que dan a la justicia.

Aunque lo que dijeron Sánchez y Tapia sobre el supuesto complot contra Petro no es necesariamente falso, hasta el momento no han aportado pruebas que lo sustenten. Y es curioso que ambos tienen relaciones con abogados del Alcalde.

Páginas