Menú principal

Martes Noviembre 25, 2014

Pareciera que es vendedor informal aquel que no está en Metrocentro o Gran Vía, y por lo tanto, estorba y ocupa un espacio que no le corresponde. Leí que algunos de los “intrusos” a pesar de tener más de 20 años de vender zapatos o ropa en la Calle Arce, no significa que valgan la pena o que sean motivo suficiente para que Quijano les pregunte si están o no de acuerdo a trasladarse a un lugar más digno. ¿Hubo un ofrecimiento de tal naturaleza? Eso sin tomar en cuenta el local maltrecho y desfigurado que fue presentado como la solución en su momento.

La inteligencia policial dijo que los extorsionistas y ladrones fueron los más afectados al desalojar y “limpiar” el centro de la capital. Por eso estoy esperando que los medios publiquen las fotos de las bandas criminales que han sido desarticuladas, y que Payés haga un recuento de los capturados. ¿Ya dieron estos datos? Por el momento solo tengo en la memoria el reportaje en el cual describían el menú de los extorsionistas que pasan vacaciones en las cárceles, y del cambio de colchonetas liderado por la primera dama. Sin contar con los televisores plasma y los cuartos remodelados para recibir las visitas “privadas”.

No estoy en contra de tener un centro capitalino agradable y atractivo, pues en Guatemala hace varios años, hubo una situación similar que tuvo un final distinto; los reubicados satisfechos -con una negociación larga y difícil- y el centro histórico recuperó su encanto de antaño. Tampoco estoy en desacuerdo de usar los espacios para tener variedad de centros comerciales, pues así los turistas y extranjeros harían una escala obligada en las tiendas del Centro. Pero no se puede mejorar una situación para el visitante en detrimento y claro abuso de poder hacia los nacionales, es decir, golpear al pueblo salvadoreño para que el chele venga al nuevo Starbrucks que seguro abrirá. De esa forma se “limpia” el centro no solo de vendedores callejeros, sino de aquel salvadoreño que no gane el doble del salario mínimo.

Sucede este lamentable episodio en un momento en que el Huracán Sandy, golpea a Estados Unidos y lo deja vulnerable ante la fuerza de la naturaleza. Martinelli en Panamá, parece dar su brazo a torcer y hace caso de las primeras reacciones en contra de la iniciativa de vender parte de la Zona Libre de Colón. Y en Guatemala encontraron el cuerpo sin vida y con señales de tortura de un campesino que estaba reportado desaparecido, fruto del enfrentamiento entre militares y manifestantes el 4 de octubre pasado.

Pareciera que El Salvador no podía quedarse atrás en tanto a mostrar fotografías de calamidad y destrucción.

De tal manera que si de esta forma se ganan votos y simpatizantes, preparémonos para agrandar aún más la brecha social y seguir cometiendo los mismos errores de siempre. Al fin de al cabo, ¿por qué hacer las cosas bien, si se pueden hacer mal?

©Francisco Díaz