Menú principal

Lunes Septiembre 01, 2014

Dom, 2012-03-18 09:43

Hablaremos en este espacio de las ARS, ese perverso negocio montado con los subsidios para los menos favorecidos, que se han convertido en la caja mayor, por la que se desangra el presupuesto y se mal gastan recursos públicos, para empresas que supuestamente no tienen animo de lucro, pero que enriquecen a grupos que vieron en ese negocio, un filón inagotable, en el que se mueven billones de pesos, en detrimento de la red pública y en beneficio de politiqueros baratos y sociedades que obtienen lucro aunque lo nieguen. Una verdadera vergüenza nacional, que deteriora cada día mas, la ya precaria red pública, esa que según la CN debe ser privilegiada, para dar cumplimiento a la norma constitucional que obliga al Estado a responder de manera universal por la salud d los colombianos.
Un negocio perverso, hijo ilegitimo de la ley 100, que con todas sus purulencias, debemos en su totalidad al Mesías de Salgar, Alvaro Uribe Vélez, padre de la mayoría de males que hoy tenemos en salud.

Añadir nuevo comentario