Menú principal

Jueves Octubre 23, 2014

Invitado Especial: David Chala.

"Es difícil hablar con neutralidad ante un conflicto en el que los medios nos revelan una víctima y un culpable, pero en todo conflicto el participe se convierte automáticamente en cómplice y en mártir".

Con ésta entrada no busco revelar una posición respecto al conflicto, lo que busco es generar conciencia ante éste y los miles de combates que se viven a diario y que nosotros no percibimos en el transcurso de nuestros días monótonos y cotidianos.

Pienso y me atrevo a asegurar que el conflicto bélico entre Israel y Palestina no es más que un juego de ajedrez en el que lideres sionistas y de la yihad manejan un negocio lucrativo donde los civiles sufren y perecen a causa de una guerra que ya no tiene ideales.

Usualmente nos quedamos con la idea que la televisión o el periódico nos brinda, pero la posición presentada en los medios es toda una pared pintada, siempre censurando la opinión de los civiles perjudicados y no perjudicados, quienes en su mayoría no tienen problema alguno con sus vecinos judíos o musulmanes y donde se revela solo la posición de los administradores de la guerra.

Hoy hablaba sobre el tema con mi profesora de filosofía política y tuve la oportunidad de escuchar un curioso relato en el que ella me contaba que muchas mujeres judías se reunían en las cercanías de la parte oriental de Jerusalén para interactuar con mujeres musulmanas, disfrazarlas de judías y llevarlas a conocer el mar. Esta corta anécdota me puso a meditar, y pude recordar esas épocas en las que se tildaba a todo colombiano de terrorista y paramilitar, siendo esto erróneo ya que el colombiano en su gran mayoría repudiaba y repudia estas tendencias. Así, después de hablar con mi profesora y varios cercanos judíos y musulmanes llegué a la conclusión de que ni el pueblo judío ni el palestino apoyan esta absurda guerra.

Muchos civiles apoyan la oficialización del estado palestino sin violencia, otros simplemente hablan de unificación como hermanos que son, y los pocos que contradicen al pueblo lamentablemente están en la cumbre del poder, jugando con vidas y haciendo de este conflicto algo sin sentido y retrogrado, una fiesta de meses y años que el pueblo ya no quiere vivir más.

En un mundo globalizado y de crisis económicas cotidianas se podría creer que la guerra es una fuente de ingresos, pero esta produce más miseria que riquezas, cosa que no logran entender los gobernantes del mundo; contrario a esto se ignora que el futuro económico de un país radica en la unión, la fraternidad y la diversidad, que se convierten en fuerza para emerger de la miseria y los diferendos, y que son el verdadero tesoro moral y económico de cualquier estado.

Es hora de abrir los ojos, no se puede ignorar una guerra que nos están obligando a padecer, es hora de exigir el cese del fuego sin sentido, es hora de disparar ideas y procurar vivir tranquilamente, sin dolor y dejando vivir al otro.

Pueden seguir a nuestro invitado especial en twitter: @davidchala

"Gran aporte de nuestro invitado especial, un punto de vista claro y veras, sobre una guerra que para algunos puede ser absurda, pero que en verdad tenemos que hacer algo, porque en medio de estos conflictos hay personas inocentes que sufren"

Andrés Camilo Hernández Ramirez @andrescamilohr