Por Blogoeconomia · 29 de Agosto de 2017

1119

1

Por  José Ignacio López ()

Uno de mis profesores decía que frente a cualquier pregunta siempre hay tres tipos de respuestas: la ingenua, la sofisticada y la súper-sofisticada. Lo paradójico, agregaba, es que en muchas ocasiones la repuesta súper-sofisticada coincide con la respuesta ingenua.

¿Es posible predecir el comportamiento de las acciones? ¿Qué va a pasar con las acciones en Colombia en lo que resta del año?

La respuesta ingenua es que es posible predecir el comportamiento de las acciones. De hecho, algunas analistas de mercado ofrecen recetas de inversión, en algunos casos cándidas, con base en pronósticos de corto plazo del comportamiento del mercado accionario, así como de otros mercados financieros. Es común escuchar a algunos de ellos hablar sobre cómo será el desempeño de las acciones con base en el precio del petróleo, el dólar, el consumo, entre muchas otras variables económicas, todas de información pública.

La respuesta sofisticada frente a la pregunta inicial es que todas estas predicciones basadas en información pública no sirven como guía de inversión, son ingenuas. La teoría clásica de finanzas nos dice que los precios de los activos financieros recogen toda la información de dominio público. Hacer predicciones con base en dicha información es inútil. Si, por ejemplo, hay una depreciación del peso que debería tener un efecto sobre el mercado accionario, el precio de las acciones rápidamente incorpora esta información y un inversionista que busque ingenuamente rentabilidad en inversiones con base en dicha información va a terminar decepcionado. En este sentido los mercados financieros son eficientes desde el punto de vista de la información. Esta teoría, que se enseña en cualquier clase introductoria de economía y finanzas, es útil para des-mitificar muchos consejos de inversión que se basa en una lógica simplista sobre la operación de los mercados financieros.

No obstante, muchos trabajos sobre el mercado accionario en Estados Unidos y en otros países durante los últimos 30 años han revelado nuevos hechos que van en contra de la teoría clásica. Los retornos del mercado accionario son predecibles, incluso en mercados líquidos y altamente competitivos. La repuesta súper-sofisticada.

Dicha predictibilidad no se basa en la idea de que usar información pública nos puede decir hacia dónde va el mercado en el corto plazo, sino que los retornos del mercado accionario tienen ciclos de largo plazo que pueden ser explicados por la capacidad de asumir riesgo por parte de los inversionistas (que cambia en el tiempo y depende del ciclo económico), o de fenómenos asociados con comportamientos de los inversionistas como exceso de confianza o pesimismo. No hay consenso sobre las razones últimas por las cuales existe poder de predicción de los retornos de mercado accionario, pero si lo hay sobre el hecho de que los retornos son predecibles en horizontes de más de un año.

Los trabajos pioneros de Campbell, J. y Shiller, R. (1988a , 1988b) y los trabajos de Cochrane (2007, 2011), entre otros, muestran que existen varias variables que pueden predecir los retornos del mercados accionario con un poder de predicción que aumenta en la medida que el horizonte de pronóstico es más largo. Una de las variables estudiadas para predecir el comportamiento de largo plazo de las acciones es la relación precio-ganancia, más precisamente, el componente cíclico de dicha variable (conocido en inglés como el CAPE o el Shiller P/E).  Otra variable, que resulta incluso más informativa, es el ratio dividendo-precio (D/P), conocida también como el rendimiento por dividendo.

En la teoría clásica de finanzas, una noticia positiva sobre los dividendos futuros del mercado accionario debería aumentar el precio actual de las acciones.  Por lo tanto, movimientos del ratio dividendo-precio deberían pronosticar cambios en los dividendos de los próximos años. Por ejemplo, si los precios suben porque los inversionistas esperan más dividendos en el futuro, el ratio actual dividendo-precio debería caer. Los datos cuentan una realidad diferente. El ratio dividendo-precio actual pronostica cambios en los rendimientos futuros y no cambios en la tasa de crecimiento de dividendos futuros. Este descubrimiento cambió radicalmente la teoría financiera de precios de los activos.  

De vuelta a nuestra pregunta inicial: ¿Es posible predecir el comportamiento de las acciones? La respuesta es sí, en el largo plazo. ¿Qué va a pasar con las acciones en Colombia en lo que resta del año? El indicador dividendo-precio del mercado accionario colombiano (gráfica 1) para el período marzo 1996 - julio 2017 sugiere el mercado de acciones debería estar en un ciclo de mediano plazo de mejores  retornos.  Según este modelo un inversionista que compró en julio de este año un paquete diversificado de acciones colombianas debería tener en julio de 2018 un retorno aproximado de 17%. El mismo indicador muestra que las acciones deberían tener retornos relativamente altos en 2018.

¿Qué tan buenas son estas predicciones? Es importante aclarar que los modelos de predictibilidad tiene un nombre que puede ser engañoso. Predictibilidad en estos modelos no significa que se pretende predecir exactamente el comportamiento del mercado. Predictibilidad significa que en algún momento del tiempo el comportamiento esperado del mercado tiene una probabilidad diferente a otro momento. La probabilidad de sacar uno cada vez que se tira un dado es siempre la misma. Un dado es impredecible.  

Los modelos de predictibilidad basados en el rendimiento por dividendo nos dicen que este año la probabilidad de tener retornos por encima de 10% es mayor que en otro momento. Esto no implica que el modelo es capaz de predecir con certeza lo que va a pasar (no podría, ¡no hay que ser ingenuos!)

La gráfica 2 muestra el retorno histórico del mercado accionario colombiano y la predicción para cada momento del tiempo usando el rendimiento por dividendo (D/P) rezagado 3 años.  Como puede verse el pronóstico no es perfecto y los retornos están expuestos a muchos choques ex post que el modelo no busca, ni puede predecir.

 

Referencias

Campbell, J. y Shiller, R. (1988a). The dividend-price ratio and expectations of future dividends and discount factors. The Review of Financial Studies 1(3), 195–228.

Campbell, J. y Shiller, R. (1988b). Stock prices, earnings, and expected dividends. The Journal of Finance 43(3), 661–676.

Cochrane, J. (2007). The dog that did not bark: A defense of return predictability. The Review of Financial Studies 21(4), 1533–1575.

Cochrane, J. (2011). Presidential address: Discount rates. The Journal of finance 66(4), 1047–1108.

 

Gráficas

Gráfica 1. Rendimiento por dividendo mercado accionario colombiano (1995-2017)

Gráfica 2. Retornos observados y pronosticados mercado accionario colombiano  (1998-2020)

Comentarios (1)

GMolano

30 de Agosto

0 Seguidores

Valga anotar que la "emocion" ya no esta en las acciones sino en otros malabar...+ ver más

Valga anotar que la "emocion" ya no esta en las acciones sino en otros malabares finacieros derivados de las acciones. En Colombia aun es pequeño el volumen comparado con el mercado de acciones. Pero no por eso no deja de ser atractivo. De hecho Invercolsa se fue al piso por jugar demasiado largo y con plata ajena con un derivado de la accion de Fabricato. 

Las historias más vistas en La Silla Vacia