Por Carlo Tognato · 23 de Agosto de 2017

2336

6

Cuando un grupo guerrillero deja las armas para emprender una lucha política pacífica, inevitablemente enfrenta desafíos a nivel material, organizacional y legal, pero también en lo simbólico. La escogencia de símbolos adecuados es una dimensión importante del proceso de transición a la vida civil.

En particular, esos símbolos no tendrían que interferir con los rituales de perdón que generalmente se llevan a cabo durante el posconflicto, dificultando las expresiones de respeto hacia las víctimas por parte de sus victimarios.

Ni tendrían que obstaculizar el desarrollo de colaboraciones futuras entre el grupo y las fuerzas políticas que puedan haber sostenido los acuerdos de paz.

Tampoco tendría que generar excesivo ruido en relación a la autenticidad del compromiso que ese grupo tiene con la paz. Compromiso que se demuestra no solamente abandonando las armas y desmantelando las estructuras militares de ese grupo, sino también dando algunas señales, quizás tímidas en un comienzo, de que ese grupo renuncia además a su pasado de violencia. Distanciarse del fantasma de las prácticas mortíferas del pasado es crucial para asegurar el derecho a la existencia de ese grupo en el escenario político. Derecho cuya base no es simplemente legal, sino también social, por lo cual no es suficiente que el grupo cuente simplemente con el apoyo de su base. También necesita de la aquiescencia de una supermayoría de ciudadanos que no necesariamente votarán o votarían por él.

La decisión reciente por parte de Timochenko de nombrar su nuevo partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria de Colombia, preservando así la sigla FARC, acude a un símbolo que podría cerrar prematuramente ciertas opciones políticas para ese partido, añadiendo además otra paja adicional que podría contribuir a quebrar la espalda del camello del posconflicto.

La escogencia de ese símbolo constituye otro acto más de insensibilidad hacia las víctimas de las FARC. Ya en el pasado esa insensibilidad ha nutrido el triunfo inesperado del NO en ocasión del plebiscito para la paz. Esta vez, podría contribuir a minar un posible consenso social hacia futuro en torno a los acuerdos. ¡Quizás, quizás, quizás!

Para las fuerzas políticas que han sostenido la paz llegar a acuerdos más o menos puntuales con un partido llamado FARC resultará más costoso, porque parte de sus electores podría no estar dispuesto a ir tan lejos como para tragarse eso y por ende podría decidir abandonarlos.

Finalmente, para un partido llamado FARC será más difícil distanciarse de los fantasmas del pasado y lograr así aquel nivel mínimo de legitimidad social entre un segmento amplio de la ciudadanía que se necesitaría para sostener en el largo plazo el derecho a la existencia de ese partido en el escenario político.

En conclusión, en las transiciones políticas, los símbolos son importantes. Si un segmento supermayoritario de la sociedad viera a un grupo como un conjunto de violadores, no ayudaría que sus miembros dejaran las prácticas del pasado y fundarán un partido llamado Visionarios para una Economía Reformada, Gozosa y Asociativa – VERGA.

Comentarios (6)

José Saramago - 0

23 de Agosto

0 Seguidores

Sabemos bien que eso no era un grupo guerrillero,sino una banda Criminal sin i...+ ver más

Sabemos bien que eso no era un grupo guerrillero,sino una banda Criminal sin ideología, o mas bien si, con la ideología del delito, que cometieron delitos de Lesa Humanidad, y que ahora no solo les darán impunidad, sino que los recompensaran con cargos de poder y con el lavado de su patrimonio ilícito. Patrimonio que junto con los impuestos de los colombianos pagaran su campaña electoral.

Prada

24 de Agosto

1 Seguidores

Supongamos que se llamaran "Poder Emancipador Democrático Obrero - PEDO", o "...+ ver más

Supongamos que se llamaran "Poder Emancipador Democrático Obrero - PEDO", o "Fuerza Alternativa Revolucionaria Tropical - FART". Por fuerza del uso y la costumbre terminarían llamándose "[PEDO|FART], el partido de las FARC".
Llamándose FARC se evitan los circunloquios más los eufemismos y los mensajes subliminales falsos a los que nos tienen acostumbrados los políticos-mercaderistas colombianos.

Andres Felipe Garcia Rovira

25 de Agosto

1 Seguidores

A mi tanta negligencia mezclada con ignorancia, me preocupa porque podrian hac...+ ver más

A mi tanta negligencia mezclada con ignorancia, me preocupa porque podrian hacer un proceso de Asesoria Suave Estructurada Simple Y Naturalmente Apoyada Tacitamente Organizaciones Sociales en forma selectiva, sobretodo teniendo en cuenta que muchos no creemos entregaron las armas, dejaron de delinquir y por eso deberian estar en Centros Amenos Rojos Como El Ladrillo

عبد القادر

27 de Agosto

0 Seguidores

La la la la.... https://elpais.com/internacional/2017/08/22/america/15034...+ ver más

La la la la.... https://elpais.com/internacional/2017/08/22/america/1503416735_680337.ht...

عبد القادر

27 de Agosto

0 Seguidores

https://elpais.com/internacional/2017/08/22/america/1503416735_680337.ht......+ ver más

https://elpais.com/internacional/2017/08/22/america/1503416735_680337.ht...

José Saramago - 0

27 de Agosto

0 Seguidores

acorta enlaces con: https://goo.gl/ 
y con eso no tienes problem...+ ver más

acorta enlaces con: https://goo.gl/ 
y con eso no tienes problemas de enlaces largos que se 'trozan'  

Las historias más vistas en La Silla Vacia