Por César Caballero · 03 de Octubre de 2017

1121

6

El 3 de septiembre visité la zona veredal Antonio Nariño, ubicada en el municipio de Icononzo Tolima, donde cerca de 330 hombres y mujeres de las  FARC se han concentrado.

La llegada desde Bogotá tiene dos obstáculos grandes: la salida de la capital y los últimos dos kilómetros de acceso a la zona veredal, donde la carretera no está terminada y los carros difícilmente pueden pasar. Es decir, a pesar de estar a una distancia corta de la capital, los temas de infraestructura vial en los últimos dos kilómetros y la entrada/salida de la ciudad pueden hacer que el viaje tome 6 horas, cuando deberían ser máximo 3.

La infraestructura de la zona claramente está muy rezagada y los 6 funcionarios públicos del nivel nacional con los que hablé lo reconocen, casi con la actitud de estar rendidos y aceptando como inevitable que seguirá demorado. Las habitaciones, de un total de 330 faltan un poco más de 90; de las zonas comunes, sólo una está lista. No hay agua (ni ese día ni los anteriores). La carretera interior que recorre la zona apenas está en sus inicios.

El contraste con la ubicación de Naciones Unidas y del Ejército Colombiano, es muy grande. Se trata de dos campamentos contiguos que no sólo son cómodos sino también muy bellos. Es un ejemplo más de las desigualdades profundas que puede generar este país en muy poco tiempo. Puede tener varias explicaciones, pero no es justificable semejante diferencia.

Los dos mayores con quienes converse, uno del Ejército Colombiano y otro del Argentino, me dieron la impresión de sentirse muy orgullosos del trabajo adelantado: seguridad de la zona, el recibo y traslado de las armas entregadas y la destrucción los elementos explosivos. Señalaron el momento en que el helicóptero se llevó el contenedor con las armas como el instante más memorable y honroso de sus carreras militares:

“Durante años los combatí,  ahora los cuido y lo hago con el mismo convencimiento y determinación. Vi morir compañeros a mi lado, pero como Militar me siento honrado de estar viviendo este momento. Quien no ha vivido la guerra, nunca entenderá los beneficios de este proceso, sólo ve los costos”

En la zona estuve unas seis horas, la mayor parte acompañado de uno de sus mandos medios. Luce como un típico campesino colombiano, me dijo que tenía 40 años, que había nacido en Vista Hermosa municipio del Meta -pero igual, al principio con gran seguridad y convencimiento, me dijo tener 50 años y haber nacido en otro lugar- y que está en la guerrilla desde los 12 años y se incorporó a ella por decisión propia

 “Aquí no hay nadie obligado, eso del reclutamiento forzado es un invento de los medios, ¡usted no puede tener obligado a nadie cuando además le da un fusil!”

Tiene palabras medidas, muchos silencios, un lenguaje claro sin ser refinado y en su cuerpo se nota el desarrollo de un buen estado físico y de los avatares de años en la guerra. Siempre mira fijamente a los ojos y puede ser intimidante. Al inicio fue muy amable y contestó las preguntas con lo que yo llamaría un “libreto de la organización” :

“Estamos comprometidos con el proceso, el gobierno no está cumpliendo, los grandes medios son enemigos de nuestra organización, nuestra lucha fue justificada por la pobreza”.

En el recorrido me guió por las áreas con mayores dificultades para caminar, por el barro y la pendiente. Estuve a punto de caerme en tres ocasiones hasta que decidió ir por otro camino más organizado y con menos pendiente. Finalmente llegamos a la zona común que está terminada, un gran espacio con techo y una sola pared, donde hay imágenes de Marulanda, Simón Trinidad y Bolívar.

Nos sentamos en la mitad y reiniciamos la conversación. De nuevo sentí que estaba bajo un libreto predeterminado.

“Nuestro gran logro militar es que el Estado NUNCA fue capaz de derrotarnos militarmente, nuestro gran fallo es que políticamente nos arrinconaron”

Continúa:

“Los medios de comunicación nos muestran como unos monstruos que no somos”

“Nuestra fortaleza es la de ser una organización, un grupo, estar juntos es parte de nuestra estrategia”

“Mi gran admiración es por Manuel Marulanda, un campesino que de la nada forjó un ejército y lo lideró dentro de las mayores dificultades ,fue un hombre sencillo, nunca lo vi de mal genio ni regañando en público a nadie”

“Ecomun será nuestro instrumento para construir una nueva Colombia” En estas zonas veredales, donde nos vamos a quedar está el nuevo país”

“Mi gran preocupación son los hombres que confiaron su vida en mi dirección. Siguen vinculados, unos se van otros vuelven pero todos seguimos en contacto y eso es lo que me da tranquilidad”.

“Del gobierno nos ha llegado el Sena, lo de deportes, el pago mensual. Pero las zonas no estaban listas y 90 hombres siguen durmiendo en cambuches”

“Los funcionarios vienen a que los escuchemos. Escuchan nuestros reclamos y se van. Los importantes a tomarse una foto y nada más”

“Los turistas, académicos y los curiosos a preguntarnos, a vernos como bichos raros. Poca gente viene a conversar”

Un momento que recuerdo especialmente es cuando me preguntó:

 

¿Usted votaría por nosotros?

No. -le contesté-

¿Por qué?

Ustedes se equivocaron, hicieron muchas cosas malas y tomaron el camino de las armas, lo cual yo, sin ser del sistema, no hice.

¿Nunca votaría por nosotros? -Volvió sobre el tema- 

Me quedé pensando y negué con mi cabeza

¿Y si pedimos perdón, y si hacemos buenas propuestas, y si mostramos hechos concretos, aun así, nunca logaríamos que alguien como usted votara por nosotros?

Tendría que pasar el tiempo, -le dije….-

En el camino de regreso nos encontramos con un grupo de Italianos, nos saludamos mutuamente. Eran unos 20. Esa noche querían dormir en los “cambuches” y tener la experiencia de un campamento. Me dijo que los despertaría a las 4 am, les tendría café y harían una caminata al amanecer. Les cobra treinta mil pesos a cada uno.

También hablé con una mujer que estaba estampando unas camisetas. Se le ve contenta e ilusionada con esta nueva vida, aunque es evidente su enorme –como yo lo llamaría-  “ingenuidad económica”, pues dado que la máquina que usa junto con los insumos y las camisetas que tiene, fueron donadas, ha puesto el valor de cinco mil pesos a su producto. Al despedirse de mi me dijo:

“Bienvenido a nuestra montaña mágica”

Luego evalué lo vivido con autoridades locales, sostuve conversaciones con seis miembros del gobierno nacional encargados del tema e intercambié notas con George Kunham, profesor de Oxford, quien estuvo en la misma zona unos días antes.

De ello puedo incluir algunos temas adicionales, que complementan este texto:

 

  • Todos reconocen el atraso de las zonas veredales y de ésta en particular.
  • El alcalde, hasta el momento, ha sido un convidado de piedra, ni el gobierno ni las Naciones Unidas han buscado su opinión. Simplemente que ejecute unas tareas que ellos consideran funcionales para sus propósitos.
  • El gobierno nacional se ve desarticulado, sin iniciativa ni ganas de impulsar el proceso de reincorporación.
  • La zona queda en medio del filo de una montaña y al parecer las FARC siempre buscaron este tipo de locaciones, argumentando motivos de seguridad.
  • Está ubicada en la mitad de un predio particular, al parecer cercano a uno de sus líderes nacionales de las FARC.
  • El gobierno inició las zonas con la idea de que fueran transitorias, pero al poco tiempo les fue claro que serían permanentes, aunque algunos funcionarios se nieguen a aceptar esa realidad.
  • No se ha iniciado el proceso de compra de predios, que claramente deberá suceder, ni la ruta de incorporación de la Agencia. Hay una tensión en si debe aplicarse un proceso individual, (la zona de confort de la Agencia) o colectivo, como al parecer quieren las Farc y algunos miembros del gobierno.
  • El contratista de esta zona ha presentado muchos problemas y está a punto de un tema de caducidad.
  • No parece haber ningún tipo de coordinación de las entidades nacionales: el ICBF no ha hecho presencia a pesar de, según algunas fuentes, haber ya 18 mujeres embarazadas; no hay zona WiFi ni Kiosko digital, sólo Coldeportes y el Sena se han hecho presentes.
  • A pesar de declararse como un grupo igualitario, es claro que las mujeres cumplen unos roles condicionados por su género. Los hombres se sientan a ver Tv y las mujeres en la cocina. Quienes sirven alimentos y bebidas son ellas.

 

Mi sensación es de enorme tristeza. Hay en estas zonas una apuesta hacia el futuro de nuestro país, pero el gobierno luce desarticulado, lento, sin ganas ni liderazgo; los mandatarios locales están aislados del proceso, los empresarios no se han acercado y la sociedad en general, parece estar apostándole a que simplemente pase el tiempo.

Las Farc, claramente, tienen un libreto de acción y conversación, juegan a la resistencia como grupo y a usar los incumplimientos del gobierno como parte de su plataforma política. En estas zonas intentarán crear nuevos pueblos, centros de la dinámica económica, política y social de su miembros.

Se firmó el acuerdo, paró la confrontación de esta guerrilla con el Estado, pero lo más difícil, lo más necesario -que es facilitar su reincorporación- no está sucediendo. En lo personal creo que como sociedad debemos apostar a que tengan éxito en la legalidad, pero hemos dejado el proceso completamente aislado.

Seguiré visitando Icononzo, tratando de identificar y apoyar actividades productivas NO agropecuarias y buscando una alianza de voluntades para que, al menos en esa zona, las condiciones mejoren.

Comentarios (6)

DIDUNDI

03 de Octubre

1 Seguidores

Noto una actitud combinacion d  experanza dominada x cansancio, desconsuelo y hasta resignacion a la expectativa q lo unico xq' lu...+ ver más

Noto una actitud combinacion d  experanza dominada x cansancio, desconsuelo y hasta resignacion a la expectativa q lo unico xq' luchar es la vida misma.
Y sobre la apreciacion d los 2 mayores q' opina Caballero?. Zonas veredales como referencia turistica parece ser la moda, una especie d Cartagena donde la playa nubla la vista a la popa resort.

dokholord

04 de Octubre

0 Seguidores

Se necesita un compromiso mas grande del Estado y articular todos los estadios que podrían ser de utilidad para conseguir el fin, las entid...+ ver más

Se necesita un compromiso mas grande del Estado y articular todos los estadios que podrían ser de utilidad para conseguir el fin, las entidades territoriales no pueden ser elementos sumisos que no aporten sus elementos desde el conocimiento, y los privados ahi es donde tienen que entrar, es más falta de gestión del Estado para que llegeuen con propuestas e inversión.

DIDUNDI

04 de Octubre

1 Seguidores

La urgencia d dar continuidad al posconflicto es absolutamente relevante, Santos parece conformarse con la firma y su Nobel, los medios a la expectati...+ ver más

La urgencia d dar continuidad al posconflicto es absolutamente relevante, Santos parece conformarse con la firma y su Nobel, los medios a la expectativa d la nota-chiva y pensando + en el nuevo inquilino.
Es una cadena d voluntades, propósitos e intereses  x enrutar  a favor dl país q parece no importarle a nadie'.

Juan David Gonzalez

04 de Octubre

0 Seguidores

Creo que la marca FARC en el fondo tiene un grupo de parasitos como marcha patriotica, Cepeda,Piedad, sindicatos,MANE, capos del narcotrafico Timochen...+ ver más

Creo que la marca FARC en el fondo tiene un grupo de parasitos como marcha patriotica, Cepeda,Piedad, sindicatos,MANE, capos del narcotrafico Timochenko,Marquez, criminales de Guerra como el Paisa o Romaña, que le causan repulsiòn al pais, pero el grueso de la guerrillerada son la misma carne de clientelas de las otras organizaciones. Ignorantes y herramientas de los poderosos,a ellos si.

Aureus

16 de Octubre

0 Seguidores

Se necesita darle fuerza a la acción comunal a nivel nacional ¿cómo? Reformando el artículo 355 de la CP para que las JAC, que están clasificadas...+ ver más

Se necesita darle fuerza a la acción comunal a nivel nacional ¿cómo? Reformando el artículo 355 de la CP para que las JAC, que están clasificadas como privadas, puedan recibir recursos del Estado previos requisitos de calidad de gestión de c/u de las JAC. Con recursos propios, las JAC podrían desarrollar proyectos en unión del Estado y del sector privado. Cada zona veredal tendría su JAC.

Las historias más vistas en La Silla Vacia