Por LaSillaVacia.com · 06 de Septiembre de 2017

2384

1

 

Aunque los homicidios han disminuido en casi todo el país, una tendencia que se viene dando en los últimos años, hay algunos municipios en todas las regiones donde este año se disparó la cifra con respecto al año anterior. La hipótesis de la Fiscalía -según un experto que habló con la condición de no ser citado- es que el aumento de los homicidios este año está relacionado a disputas entre bandas o grupos armados ilegales por controlar los territorios que antes dominaban otros actores como las Farc.

Por eso, La Silla revisó los 10 municipios donde más han aumentado porcentualmente los casos entre el 1 de enero y el 23 de agosto de este año en comparación con el mismo período del año anterior. Aunque no son los municipios con más homicidios (este puesto lo ocupan ciudades como Tumaco, Cúcuta, Neiva, Tibú o Medellín), sí son los que el año pasado tuvieron cifras muy bajas y que, en lo que va de este año, la cifra se multiplicó hasta 8 veces.

A diferencia de ciudades como Bogotá, Cali y Villavicencio donde más ha bajado la tasa porcentual, estos diez municipios tienen en común que todos quedan en zona rural y que en siete de los diez casos los homicidios han aumentado por el vacío que dejaron las Farc, lo que comprueba la hipótesis de la Fiscalía y también la incapacidad del Gobierno por garantizar la seguridad de los habitantes en estos lugares. Dado que son municipios pequeños, calculamos la tasa de homicidios por mil habitantes con datos del Dane para este año.

Estos son los casos en detalle:

Mapiripán, Meta


Aunque aún no se han esclarecido en este municipio los motivos de los asesinatos, las primeras pesquisas apuntan a tres grupos delincuenciales que estarían operando en la zona: las disidencias del Frente Primero de las Farc, integrantes del Clan Úsuga y 'Los Puntilleros'.

Mapiripán es visto como una ruta del narcotráfico porque conecta directamente con el Guaviare a través del río Guaviare. Cuatro de los ocho homicidios se registraron en el corregimiento de Puerto Alvira, que queda a cuatro horas del centro urbano. Allá a los miembros de la junta de acción comunal han tenido que realizar el levantamiento de los cadáveres. Aunque la Alcaldía local adelantó en el mes de abril un Consejo de Seguridad para analizar la situación, dice que en ninguno de los hechos se ha establecido responsables. Recién el mes pasado entró a operar la Fiscalía 50 que se encargará de estas investigaciones. En Puerto Alvira, o Caño Jabón, los paramilitares al mando de Carlos Castaño asesinaron a 20 campesinos en mayo de 1998.

El Carmen, Norte de Santander


Aunque aún no se han esclarecido los móviles específicos de los ocho asesinatos (todos se cometieron en la zona rural del municipio),las hipótesis preliminares apuntan a que están relacionados con la expansión territorial del ELN y EPL, guerrillas que empezaron a copar los espacios que dejó el Frente 33 de las Farc cuando se replegó en el Catatumbo.

Dos de las víctimas eran líderes comunales. Uno, Ezequiel Rangel, era hijo del presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Juan XXIII del corregimiento el Guamalito, lideraba uno de los comités veredales de la Asociación Campesina del Catatumbo, Ascamcat, y, según las versiones de sus familiares, desapareció el día anterior a su muerte, y fue encontrado en la vereda Vegas de Aguilar de ese mismo corregimiento con varios disparos. El segundo era un líder de la vereda El Lorito, su nombre era Diafonor Pérez Vacca, pertenecía a la junta de acción comunal y al igual que Rangel fue encontrado con varios disparos en una vereda de Guamalito. Los dos asesinatos ocurrieron el mismo fin de semana.  

Las otras víctimas fueron campesinos que se dedicaban a raspar a coca. Uno de ellos era un menor de edad que también trabajaba como mototaxista. El asesinato más reciente ocurrió el 21 de agosto cuando a un joven de 23 años oriundo de Aguachica, César, lo asesinaron, al parecer, por robarle la moto.

Dos autoridades de la zona que pidieron la reserva de su nombre por seguridad, le dijeron a La Silla que la ola de asesinatos obedece a que al ELN y al EPL les interesa controlar El Carmen porque tienen varias carreteras clandestinas que conectan con otros municipios de esa subregión y con el Cesar y eso lo hace un corredor estratégico dentro del Catatumbo. En ese mismo municipio también es común la voladura de varios tramos del oleoducto de Caño Limón (este mes un derrame contaminó quebradas que abastecen a los habitantes del municipio), y a inicios de este año el ELN secuestró durante 10 días el papá del actual Alcalde, Edwin Contreras.

Guachené, Cauca


En Guachené, municipio del norte del Cauca, de los 7 casos reportados por la Fiscalía, 3 corresponden a venganza, que en el argot técnico de la Policía se refiere a peleas entre conocidos (vecinos, familiares, socios) que terminan en que una de las partes manda a matar a otros con sicarios. Uno de estos casos ocurrió en julio, cuando fue asesinado el líder comunitario Hector Julio Mina que era contratista de la Alcaldía y miembro de Marcha Patriótica. Los otro cuatro casos son 'ajustes de cuentas' entre grupos delincuenciales que en el caso de Guachené están asociados al mercado de la marihuana que se cultiva sobre todo en las montañas de municipios vecinos como Corinto y que es una de las de mejor calidad en el país.

Según una fuente de la Policía que pidió la reserva de su nombre porque no es vocero oficial, el 'sar' de este negocio en en la región es un desmovilizado del Frente 6 de las Farc conocido como alias 'El Inválido' y que aunque entró al proceso de paz, ahora se separó de las filas de la recién desmovilizada guerrilla. Este grupo domina el negocio de la marihuana en municipios vecinos a Guachené como Corinto, Villarica, Puerto Tejada, partes de Santander de Quilichao y Caloto. Este último municipio es otro donde porcentualmente más han aumentado los homicidios este año y según la fuente consultada, la mayoría también están relacionados directamente a disputas por el control del negocio de la marihuana.

La Jagua de Ibirico, Cesar


En La Jagua, un municipio que es corredor para grandes empresas mineras que explotan carbón en el Cesar, no sólo los asesinatos no guardan patrón aparente sino que según le dijeron a La Silla dos fuentes, la personera y un funcionario del sector humanitario, las cifras de las Fiscalía no coinciden con las que ellos tienen a nivel local. "No ha habido aumento de los homicidios este año, y el año pasado para estas fechas no sólo hubo un caso", dijo la personera Elizabeth Mahecha.

Aún así, encontramos algunos casos como el de un joven que fue identificado como Elmer Becerra fue asesinado en enero por un Policía a las 2 de la mañana, según familiares, por un tema pasional; Argemiro Galvis, un recolector de basuras que fue atacado con piedras y machetes, y cuya muerte desconcertó a buena parte de los habitantes del municipio porque la víctima no tenía un pasado conflictiva; Gerardo Daza Figueroa, un hombre de 54 años que era conductor de una empresa que transporta carbón, fue asesinado ese mismo mes por un tiro en el pecho cuando salía de su casa; y José Líder Gómez Mendoza, un gallero del municipio que al parecer fue asesinado por una disputa relacionada con su oficio en abril. La Silla también supo que hace tres semanas se presentó un doble homicidio al parecer a desmovilizados del ELN, pero nos dieron más información. Actualizaremos esta información cuando nos contesten las autoridades que consultamos para esta historia.

Mesetas, Meta


El aumento de los homicidios este año en Mesetas se debe principalmente a ataques contra líderes sociales y dirigentes comunitarios.

El 8 de marzo fueron asesinados los hermanos José Antonio y Luz Ángela Anzola Tejedor, miembros del Partido Comunista y del Sindicato de Trabajadores Agrícolas Independientes de Meta (Sintragrim), en la vereda El Gobernador. Posteriormente, el 2 de abril fue asesinado Eliver Buitrago Rodríguez, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Buenos Aires. Por la gravedad de los hechos y ante los reclamos de la comunidad que adelantó paros para llamar la atención, la Fiscalía delegó un fiscal especializado para aclarar los móviles. La Alcaldía y la Personería también han reportado homicidios en las veredas Alto Cafre y La Paz. En un Consejo de Seguridad adelantado en abril las autoridades conocieron denuncias sobre presencia de disidencias del Frente Tercero de las Farc bajo el mando de alias 'Benjamin Pescuezo'. Días después el 12 de abril fue capturado en la vereda La Argentina alias 'Yeinner' que fue señalado como hombre de confianza de ´Benjamín Pecuezo', y responsable de extorsionar y coordinar asesinatos en la región.

En Mesetas también estuvo ubicada una Zona Veredal de las Farc con cerca de 500 guerrilleros.

Jardín, Antioquia


La información que hasta ahora tiene la Personería y la Secretaría de Gobierno de Jardín, en el suroeste antioqueño, es que de los seis asesinatos cometidos este año en su jurisdicción, tres han sido en el casco urbano y tres en zona rural. Según Ángela Jaramillo, secretaria de Gobierno, tres de esos homicidios estuvieron presuntamente relacionados con microtráfico de marihuana y bazuco, que es el que más se ve en el municipio; otro caso tuvo motivos pasionales y los otros dos están en investigación. Además, este año fue asesinado el conservacionista de la reserva Mesenia,Gustavo Alberto Suárez. Según la Secretaría de Gobierno y la Policía, el homicidio estaría relacionado con negocios personales y no con su defensa del medio ambiente y su oposición a proyectos mineros en el suroeste antioqueño.

Una fuente que conoce el municipio le dijo a La Silla que desde el 2015 las Autodefensas Gaitanistas o Clan del Golfo han entrado al municipio para controlar la venta de cocaína y marihuana, que ya ha tenido injerencia de la Oficina de Envigado a través de pequeños combos. Por eso, algunos de esos homicidios estarían relacionados con disputas del mercado del microtráfico, que es un negocio rentable en Jardín, uno de los municipios más turísticos de Antioquia.

Puerto Escondido, Córdoba


En la zona costera cordobesa, donde está Puerto Escondido, tiene injerencia del Clan del Golfo. Su atractivo está en que es un punto de salida hacia Centroamérica de la droga que se cultiva y procesa en el Nudo de Paramillo, al sur del departamento. De ahí que este año hayan ocurrido dos atentados contra la fuerza pública por parte del Clan del Golfo, uno en mayo y otro en agosto que dejaron un policía herido.

Aunque las investigaciones que adelantan el CTI de la Fiscalía y la Policía no han terminado y lo único que se sabe es que estas muertes han sido selectivas, según el Coronel Marcelo Russi, Comandante de la Policía de Córdoba, cinco de los seis homicidios cometidos este año en el municipio han sido en zona rural y los asesinados han sido personas jóvenes que no trabajaban en el campo. El único asesinato que se cometió en zona urbana fue el de un mecánico de motocicletas y no se ha determinado quién pudo ser el responsable.

Los demás, según una fuente local que por seguridad no quiso ser nombrada, han sido personas que no hacen parte de la comunidad; que vienen de otros municipios del departamento o de Urabá (queda a 20 kilómetros de Puerto Escondido) o que son del municipio pero llevaban mucho tiempo sin vivir allí. El caso que tuvo más revuelo en prensa fue el del profesor Washington Cedeño en el corregimiento Sabalito en julio,  pero, como en los otros casos, no se ha determinado quién es el responsable.

Ni la Policía ni la Personería han recibido denuncias de extorsiones ni amenazas este año, y el microtráfico en el municipio se ha mantenido con respecto al 2016.

San José del Palmar, Chocó


En este municipio, ubicado en los límites de Chocó con el Valle del Cauca y Risaralda, el ELN está buscando copar el espacio que dejaron las Farc. Además de los cinco asesinatos que reporta la Fiscalía este año, se han presentado al menos cuatro secuestros de habitantes del municipio que ya recobraron su libertad o por presión de las fuerzas armadas o porque el ELN los liberó, como es el caso del suboficial Fredy Alexander Chavera y su esposa, quienes fueron retenidos en marzo de este año.

En medio de su intento por dominar el territorio, el ELN ha instalado minas en vías, caminos interveredales, alrededores de dos escuelas y la cancha municipal en la vereda La Italia; y, según el último informe de Colombia Desmina, se han presentado tres accidentes con minas en el municipio. La situación es crítica, según una fuente del sector humanitario que ha seguido el caso de cerca, al punto de que las principales autoridades del municipio están amenazadas precisamente por denunciar.

La violencia en San José del Palmar ha tenido eco en el norte del Valle donde también ha aumentado la cifra de secuestros. Allí, el Ejército capturó a cuatro guerrilleros del ELN en agosto incluyendo a alias 'presidente' que “era el vocero y presidente de la junta de acción comunal de San José de Palmar", según el general Luis Fernando Rojas, comandante de la Tercera División del Ejército en un consejo de seguridad a mediados de agosto. Otra de las capturadas, alias Gavilana, era la que según el General hacía "el reconocimiento de las víctimas a la que someterían a secuestro. Ella llevaba el reporte para que hombres del frente Ernesto Che Guevara, [del ELN] ubicados en el departamento del Chocó, se desplazaran hasta el lugar y cometieran los plagios”. 

Albania, Guajira


Albania es un municipio ubicado entre Maicao y Riohacha, que son los municipios con más homicidios durante el 2017 en La Guajira, con 48 y 33 respectivamente, según la Defensoría departamental. Y aunque al ser un fronterizo hay contrabando, no hay una razón clara que explique el incremento de homicidios en lo que va del año.

Este año las incautaciones han sido principalmente de tabaco, ropa, ganado y combustible. De hecho, uno de los cinco homicidios ocurridos de enero a agosto se dio en medio de un cruce de fuego entre el Ejército y un grupo de hombres que transportaba gasolina ilegal desde Venezuela.

Según la personera del municipio Keith Pérez, y el obispo de Riohacha, Héctor Salah, es posible los venezolanos que cruzan la frontera estén afectando la situación de los municipios fronterizos. Sin embargo, según el comandante de la Policía departamental, el coronel José Wilmer García Mendivelso, no hay venezolanos implicados en ninguno de esos homicidios, que han sido hechos aislados: dos por atraco, dos por venganza, y uno nuevo el 3 de septiembre, por una riña en la cabecera municipal.

Magüí Payán, Nariño


Este municipio ubicado en el norte de Nariño hace parte del triángulo de Telembí que incluye a los municipios de Barbacoas y Roberto Payán (los tres limitan con el municipio costero de Tumaco). El río Telembí es una ruta del narcotráfico clave en el departamento que ocupa el primer lugar en producción de coca en el país. Por Magüi también pasa el río Patía que conecta el Cauca con el pacífico nariñense y es un corredor fluvial estratégico no sólo para el narcotráfico, sino para el comercio legal.

Aunque la Fiscalía reporta 5 homicidios en lo que va del año, el comandante de la Policía de Nariño dice que van 4: un pescador, un minero y dos personas que se dedicaban a oficios varios. Todos fueron asesinados con arma de fuego, dos de ellos murieron en el casco urbano y dos en el rural, y su explicación aún es materia de investigación de la Fiscalía.

Aún así, la hipótesis más fuerte es que dado que en esta región operaban el Frente 29 y el Daniel Aldana de las Farc que controlaban de esta zona, este municipio quedó en medio de las disputas territoriales entre grupos como las AUC, Clan del Golfo, el ELN, y un grupo de disidentes de las Farc que hace dos meses era liderado por alias La Vaca que fue asesinado por su primo, y ahora, al parecer, está al mando. Eso, sin embargo, no ha sido confirmado por las Fuerzas Militares. Estos grupos están buscando tener el control de los corredores estratégicos y de los cultivos ilícitos.

Las disidencias en Nariño son un problema grande según el Secretario de Paz Harold Ruiz. Según sus cifras, de 1200 hombres que integraban las Farc en este departamento sólo se desmovilizaron 350, por lo que habría de 800 a 900 que están engrosando 13 grupos de disidencias.

Además, en este municipio hay denuncias de extorsión sobre todo a quienes se dedican a la minería ilegal.

Comentarios (1)

fran

07 de Septiembre

0 Seguidores

Precisión geográfica: El río Patía no pasa por el municipio de Magüi-Pay...+ ver más

Precisión geográfica: El río Patía no pasa por el municipio de Magüi-Payán, sino que la cabecera, Magüi, es puerto de su afluente, tanbién navegable, el río Magüi.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia